Economía

La Seguridad Social empeora drásticamente sus previsiones: España perderá 2,5 millones de habitantes en 8 años

La Seguridad Social ha empeorado drásticamente sus perspectivas demográficas para el periodo 2013-2022. Según el último informe económico financiero publicado en los Presupuestos de 2015, el éxodo de España se acrecenta y en 2018 las defunciones superarán por primera vez los nacimientos.

La Seguridad Social ha empeorado drásticamente sus perspectivas demográficas para el periodo comprendido entre 2013 y 2022, según el último informe económico financiero publicado en los Presupuestos de 2015. De acuerdo con estas previsiones elaboradas a partir de cifras del INE, España perderá 2,5 millones de habitantes en los próximos ocho años, casi un millón y medio más que lo que avanzaba la Seguridad Social hace tan sólo un año.

En los Presupuestos de 2014, la Seguridad Social estimaba que durante esta década se marcharían de España unas 510.000 personas al año. En cambio, tan sólo llegarían a España unos 388.000 individuos para compensar estas salidas, lo que al final arrojaría un saldo migratorio negativo de 1,1 millones de habitantes menos al término de esta década.

Sin embargo, en cuestión de doce meses el horizonte demográfico ha ido a peor a marchas forzadas. Por segundo año consecutivo, el INE ha recogido un descenso de la población, un hito nunca antes registrado en la historia reciente. Salvo los chinos, todos los colectivos de inmigrantes se reducen.

Y eso se ha reflejado en los cálculos de la Seguridad Social publicados en los Presupuestos de 2015. Éstos pintan ahora bastante más sombríos y prevén una sangría anual de 542.000 emigrantes al tiempo que sólo entran en España unos 292.000 inmigrantes. De ahí que las proyecciones para el ejercicio 2022 arrojen una pérdida de 2,5 millones de ciudadanos como consecuencia de los flujos migratorios. La bomba de relojería demográfica se vislumbra un poco más cerca y puede suponer una losa más en el largo camino de la recuperación económica.

Pero ahí no queda la cosa. Lamentablemente, el crecimiento vegetativo también retrocede con fuerza debido al incremento de las defunciones y la caída de los nacimientos. Mientras que en los pronósticos del año pasado se esperaba que entre 2012 y 2021 la natalidad disminuyera un 10,45 por ciento respecto a la década anterior, ahora la Seguridad Social augura un desplome de la natalidad aún mayor, del 17,1 por ciento entre 2013 y 2022.   

De acuerdo con las nuevas estimaciones, en 2022 se registrarán unos 340.000 nacimientos, un 24,9 por ciento menos que en 2012. Y la razón de semejante declive estriba en la caída del número de mujeres en edad fértil nacidas entre los años 80 y 90, sostiene la Seguridad Social.

Al mismo tiempo, la esperanza de vida seguirá subiendo y el envejecimiento de la población elevará la cifra de fallecimientos en un 6,2 por ciento durante la próxima década. Para 2015, se anticipa una tasa de natalidad del 9,26 por mil frente a una tasa de mortalidad del 8,72 por mil. O lo que es lo mismo, el año que viene todavía estaremos en unos umbrales de crecimiento órganico de la población.

Sin embargo, para 2018 estos números ya se habrán dado la vuelta y depararán una tasa de decrecimiento de la población que ni siquiera se compensará con la mejora de la inmigración. Tal y como explica el informe de la Seguridad Social, por primera vez las defunciones superarán los nacimientos. 

En 2020, la ratio de natalidad se situará en el 8,03 por mil frente a una tasa de mortalidad del 9,13 por mil. Lo cual significa que la población disminuirá orgánicamente y que el crecimiento vegetativo alcanzará una tasa negativa del 1,1 por mil al comienzo de la próxima década, momento en el que empezará a jubilarse la generación del ‘baby boom’ con la consiguiente presión al alza sobre el sistema de pensiones.

Aun así, el documento de la Seguridad Social señala que el mayor incremento en los mayores de 65 años se producirá a partir del año 2030, justo cuando uno de cada cuatro españoles tendrá más de 65 años. Y la tendencia proseguirá inexorable su camino hasta el año 2050, momento en el que se tocará un pico al alcanzar una proporción de uno por cada tres.

Inmersos en una suerte de estancamiento secular similar al sufrido en Japón, las consecuencias económicas de este achatamiento de la pirámide poblacional resultan harto preocupantes y se suman a los problemas de exceso de endeudamiento y falta de competitividad. En opinión de muchos analistas, que crezcamos un 1 por ciento ahora que desciende la población es como si se estuviese creciendo a tasas del 3 por ciento con el censo aumentando a ritmos del 2 por ciento. Es decir, en tanto en cuanto el número de habitantes siga disminuyendo no podremos crecer mucho. El reto del invierno demográfico, ese término acuñado por Michel Schooyans, ha comenzado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba