Economía

Santander se va de compras en Portugal: pujará por las filiales lusas de BBVA y Barclays

Responsables del banco con sede en Boadilla han mantenido ya contactos con sus homónimos de BBVA de cara a la venta de la filial portuguesa de la entidad presidida por Francisco González. El banco 'azul' ha contratado a Nomura para realizar esta operación.

Emilio Botín, presidente del Santander, y Francisco González, su homólogo en BBVA.
Emilio Botín, presidente del Santander, y Francisco González, su homólogo en BBVA. EFE

Santander prepara movimientos en el mercado ibérico. Sin embargo, el foco no está en España sino en Portugal. El banco con sede en Boadilla quiere aprovechar la reestructuración financiera en el país luso para hacer crecer a su filial en la geografía vecina. Santander Totta pujará por hacerse con los negocios de BBVA y Barclays en ese país, según confirman fuentes del sector. De hecho, los dos gigantes españoles ya han mantenido conversaciones preliminares ante la salida del banco presidido por Francisco González de Portugal.

Estas conversaciones no se han transformado aún en una oferta concreta, pero los contactos evidencian el enorme interés de Santander por el negocio luso de BBVA. La entidad ‘azul’ está aún sondeando al mercado para detectar si existe suficiente interés para abrir el proceso de venta de su banco en Portugal. BBVA tomará una decisión en las próximas semanas. En caso de abrir el proceso, éste se iniciará a mediados del próximo mes de junio de la mano del banco de inversión Nomura.

La filial portuguesa de BBVA, al contrario que las de Estados Unidos y Latinoamérica, no se gestiona de forma independiente sino que funciona como una dirección territorial más del negocio español. La entidad apenas supone el 0,91% de los activos del grupo y perdió 133 millones de euros entre el 2011, el 2012 y los tres primeros trimestres del 2013.

La entidad presidida por Francisco González ha decidido abandonar Portugal ya que esta división no se encuentra entre las entidades punteras del mercado luso. BBVA es uno de los tres bancos líderes en todas las geografías en las que está presente, lo que no sucedía en Portugal. Por su parte, la estrategia del Santander es la contraria. Pretende el crecimiento de su filial portuguesa Santander Totta mediante la reestructuración financiera que está viviendo el país vecino. Gran parte de su sector recibió ayudas públicas para recapitalizarse, dentro del programa del rescate el país luso, lo que está obligando a las entidades a tener que reducir su capacidad. Otras entidades, como es el caso de BBVA o Barclays, deciden abandonar este negocio por decisión de sus matrices.

Santander quiere aprovechar esta situación para que su filial portuguesa gane tamaño. Al igual que sucede con BBVA, el banco con sede en Boadilla ha sondeado también a los responsables de Barclays, según confirman desde el sector, para adquirir su negocio y red en la marcha de la firma británica de Portugal. Con esta operación, Santander Totta apuntalaría su segmento de clientes premium y banca privada.

La filial lusa de Barclays cuenta con 147 oficinas en este país, repartidas principalmente entre Lisboa y Oporto, y una plantilla de 1.600 trabajadores, la mayor parte en su división de banca retail. Por su parte, BBVA cuenta con 83 sucursales en tierras lusas a cierre del pasado ejercicio. Mientras, Santander Totta presenta una red mucho más amplia con 640 oficinas por todo el país luso y una plantilla de 5.635 trabajadores.

Santander Totta, filial portuguesa del Banco Santander de España, obtuvo un beneficio neto de 114 millones de euros para el grupo en 2013, según el informe financiero de la entidad española, lo que supone una caída del 6,3% respecto al año anterior. La filial lusa del Santander español precisó que el retroceso hubiera sido del 11% si se hubieran excluido los ingresos extraordinarios de 2012 procedentes de la venta de una parte de su cartera de seguros. La filial portuguesa representa el 2,6% de las ganancias totales del grupo con sede en Boadilla, que alcanzaron durante el pasado ejercicio los 4.370 millones de euros. En este primer trimestre, logró unos beneficios de 41 millones.

El propio presidente de Santander Totta, Vieira Monteiro, viene defendiendo, desde principios de año, una mayor concentración en el mercado financiero luso. Incluso se muestra partidario de que algunas de estas fusiones fructificase entre alguno de los cinco principales bancos portugueses. De hecho, Monteiro ha deslizado en alguna ocasión la posible unión con BPI, de quien Caixabank es uno de sus principales accionistas. "La concentración entre los grandes parece complicada. Por eso, Santander Totta ha decidido crecer de otra manera", aseguran estas fuentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba