Economía

Santander presenta una oferta para comprar Novo Banco, el antiguo Banco Espíritu Santo

La entidad presidida por Ana Patricia Botín, que ya controla en Portugal el Santander-Totta, el quinto mayor banco luso, quiere ahora hacerse con Novo Banco, resultante de la escisión del colapsado Banco Espírito Santo.

La presidenta del banco Santander, Ana Patricia Botín
La presidenta del banco Santander, Ana Patricia Botín GTRES

Banco Santander ha presentado este viernes una oferta no vinculante para adquirir Novo Banco, la tercera mayor entidad financiera de Portugal resultante de la escisión del colapsado Banco Espírito Santo (BES), informaron a Efe fuentes portuguesas de la entidad española. La entidad presidida por Ana Patricia Botín, que ya controla en Portugal el Santander-Totta, el quinto mayor banco luso, no divulgó más detalles sobre la propuesta.

El Banco de Portugal (BdP) ha dado de plazo hasta la medianoche de este viernes para que las 15 entidades que aspiran a esta compra se pronuncien sobre la operación por la que se espera lograr al menos los 4.900 millones invertidos en la recapitalización de Novo Banco.

De esas 15 entidades, "no sabemos cuántas van a presentar hoy (este viernes) una oferta similar", según las fuentes, que incidieron en que el proceso está aún en una fase de ofertas "no vinculantes". En la primera criba, además del Santander, ya figuraban Banco PopularBBVA, entidad esta última que, según medios lusos, habría decidido retirarse de la subasta. También estaban en la lista de aspirantes el portugués BPI, los chinos Bank of China, Fosun y AngbangInsurance Group y, además, el estadounidense Apollo.

Con 72.465 millones de euros de activos y una cuota de mercado del 18%, el Novo Banco cayó el pasado año un puesto en el ránking de mayores bancos lusos y hoy es el tercero, después de haber perdido unos 10.000 millones de euros en activosdesde el colapso del BES el pasado verano. La segunda posición la ocupa el Banco Comercial Portugués (BCP), con 78.800 millones en activos, y en el primero se sitúa la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), con 100.000 millones.

La idea del Gobierno luso es que Novo Banco pueda ser vendido al menos por lo que costó el rescate: 4.900 millones de euros

"El punto más bajo en términos de liquidez fue alcanzado a finales de septiembre y principios de octubre. Desde entonces, recuperamos más de 4.000 millones de euros", detalló el pasado febrero el responsable del Novo Banco, Eduardo Stock de Cunha.

El BES, intervenido el 3 de agosto de 2014 por irregularidades contables y de gestión, fue escindido por el BdP en una parte saludable -reflotada con un crédito público de 3.900 millones de euros y bautizada como Novo Banco- y en otra tóxica, que mantiene la denominación del BES y a la que fue a parar el capital de accionistas y de inversores en deuda a corto plazo.

Debido a la inédita aplicación en el caso del BES del mecanismo de resolución aprobado por la UE en 2012, el Novo Banco recibió, además de los 3.900 millones de euros de créditos públicos, otros 1.000 euros del sector financiero luso. La idea del Gobierno luso y del sector financiero local es que el Novo Banco pueda ser vendido al menos por esos 4.900 millones de euros para recuperar lo invertido en la entidad.

El Novo Banco, sin embargo, está bajo la mira de varios despachos de abogados que defienden a los accionistas que perdieron toda su inversión y de asociaciones de afectados por el papel comercial vendido por el BES a pequeños clientes, que perdieron sus ahorros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba