Economía

La declaración del Banco Santander en España salió a devolver: Hacienda le reembolsó 315 millones en 2014

Montoro no consiguió cobrar en 2014 ni un solo euro del Banco Santander por el Impuesto de Sociedades. Es más, tuvo que devolverle 314 millones. Entre 2013 y 2014, el Santander ha pagado de media un 7% de su beneficio en España, muy por debajo del tipo oficial del 30%. En gran medida porque como consecuencia de la crisis todavía tiene 11.638 millones de pérdidas deducibles, según declara la propia entidad en sus cuentas.

Ana Patricia Botín en una imagen de archivo
Ana Patricia Botín en una imagen de archivo Efe

¿Cuánto pagó el Santander por Sociedades a la Hacienda española en 2014? Pues el Estado le devolvió 315 millones de euros, si bien es cierto que en el ejercicio anterior la entidad abonó 695 millones. De modo que el banco que preside Ana Patricia Botín pagó de media entre 2013 y 2014 un 7% de su beneficio bruto, un tipo muy por debajo del 30% fijado en el Impuesto de Sociedades.

Estas cifras proceden de la información confidencial que la entidad entrega a la Comisión Europea especificando cuánto paga exactamente por jurisdicción, unos datos que el banco hace públicos en un ejercicio de transparencia.

¿Y cómo puede haber ocurrido que uno de los mayores bancos del mundo tenga en su sede una liquidación que le ha salido a devolver? Muy sencillo, en los últimos años Salgado y Montoro fueron endureciendo la normativa hasta el punto en que se forzó a las grandes empresas a abonar los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades como si no existiesen las exenciones y deducciones. Es decir, anticipaban el impuesto igual que si lo estuviesen pagando al 30% y no al tipo efectivo que realmente abonan y que siempre suele ser mucho menor. Con el Santander atravesando problemas por la crisis en casa, la principal fuente de beneficios del banco residía en el exterior, en concreto en los dividendos repatriados que ya habían pagado impuestos en su lugar de origen y que por lo tanto estaban exentos a pesar de que Hacienda obligase a que tributaran en los pagos fraccionados. En definitiva, se trataba de una forma de financiar al Estado en un momento de dificultades.

Además, como adelantó Vozpópuli, en 2013 la Agencia Tributaria retrasó las devoluciones del Impuesto de Sociedades para cuadrar un déficit público que se le resistía. Es decir, Hacienda no permitió que el Santander recuperase lo que había tributado de más. Y eso provocó que en el ejercicio 2014 la entidad que preside Ana Botín obtuviese tanto la liquidación que le correspondía de 2013 como la que tenía atrasada de 2012. Al juntar las dos liquidaciones en un solo ejercicio, al Santander le ha salido la declaración de 2014 a devolver, tal y como se puede comprobar en la tabla adjunta extraída de las cuentas auditadas del Santander.

Lo cual significa que en el 2013 no se tuvo en cuenta la liquidación de 2012 y que la entidad por tanto tributó entonces de más. Tomando las cantidades tributadas y el resultado bruto de los dos años, se puede calcular la media de cuánto pagó exactamente el banco a la Hacienda española. Y la ratio resultante asciende a un 7,2% entre 2013 y 2014. Aunque estos datos han sido contabilizados con criterios de caja, la cifra es harto relevante porque se trata de lo que efectivamente la Agencia Tributaria ha recaudado cada año del Santander.

Fuente: Banco Santander.

Ahondando todavía más en los números, ¿a qué se debe que el tipo efectivo que paga el Santander sea tan bajo, muy lejos del 30% establecido en el Impuesto de Sociedades? Pues de un vistazo a las cuentas se desprenden dos motivos. Por un lado, la propia entidad declara que en España acumula activos fiscales diferidos por valor de 11.638 millones de euros. Es decir, que el banco ha sufrido unas pérdidas del entorno de los 38.800 millones de euros que se ha apuntado al 30% y que se deducirá en el futuro. De ahí salen esos 11.638 millones que suponen ni más ni menos que el 1% del PIB español y que el Santander va a emplear en los próximos años con el fin de reducir su factura fiscal.

¿Y durante cuánto tiempo va a tributar el Santander menos por estar compensándose esas pérdidas? La entidad afirma que tardará unos 15 años en hacerlo. O lo que es lo mismo, a lo largo de quince años el Santander va a abonar el equivalente al 1% del PIB menos de impuestos. Y todo ello a raíz de las pérdidas sufridas durante la crisis en un contexto de saneamientos de carteras, márgenes erosionados por unos tipos ultrabajos, mayores requisitos de capital y altos costes por reestructuraciones. En definitiva, estos guarismos ponen de manifiesto las consecuencias de la Gran Recesión en las cuentas del Santander y, por extensión, de toda la banca española. Lo que a su vez va a tener un efecto brutal en los ingresos de las arcas públicas.

Por otro lado, en 2014 el Santander ha inyectado en la matriz unos 2.500 millones de euros de dividendos de filiales, buena parte de ellos repatriados de sus negocios en el extranjero. Sin esa inyección, la matriz de España habría encajado unas pérdidas del orden de los 1.000 millones de euros. Lo cual implica que las filiales están pagando a la matriz para que ésta presente unas cuentas más decorosas. Sólo que de cara a Hacienda el problema consiste en que esos dividendos en su mayor parte están exentos debido a que, como ya hemos explicado, han tributado en su país de origen. El Estado español ha estado incentivando la salida al exterior de las grandes empresas por una doble vía, permitiendo la deducción del fondo de comercio en las compras y soportando la desgravación por los costes financieros. Sin embargo, los beneficios de esas inversiones no tributan en España. Y ésas son las nefastas consecuencias de semejante política para las arcas públicas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba