Economía

Las 8 compras de Sabadell durante la crisis le cuestan 7.000 M. en ampliaciones de capital

El británico TSB es la llave de entrada de Sabadell en la City Londinense. Los gestores del banco catalán no descartan nuevas adquisiciones de pequeñas entidades en el mercado británico para apuntalar el 6% de cuota de mercado de TSB.

Josep Oliu, presidente de Sabadell.
Josep Oliu, presidente de Sabadell. Sabadell

TSB ha sido la llave de entrada de Sabadell en la City londinense. La octava operación de compra desde que comenzó la crisis. A lo largo de estos siete años, la entidad catalana ha ampliado capital en 7.022 millones (bonos convertibles, capital puro y otros productos híbridos) para hacer frente a las ocho adquisiciones, incluida la entidad británica, y reforzar su solvencia, actualmente en el 11,5% de capital de máxima calidad (CET 1) fully loaded (la que obliga a anticipar el mercado). Sabadell pagará los 2.400 millones que costará la OPA del 100% de TSB mediante una ampliación de capital de 1.600 millones. El resto se compensará con fondos propios de la entidad. Los gestores del banco catalán prometen que la operación tendrá un efecto neutro en capital (11,6% de CET1 fully loaded).

El banco presidido por Josep Oliu ha realizado siete adquisiciones desde que se inició la crisis en 2008, con la caída de Lehman Brothers. Mellon United National Bank (Miami), Guipuzcoano, Lydian Private Bank (Miami), Banco CAM, la red catalana y aragonesa de Caixa Penedés, Gallego y la red en España de Lloyds han sido sus adquisiciones. Desde este viernes, suma la compra de TSB.

Este desembarco en el mercado británico se verá acompañado de futuras operaciones para hacer crecer a la todavía filial de Lloyds dentro de la reestructuración que sigue viviendo el sistema financiero de las islas. "Hay muchos pequeños jugadores desconsolidados por lo que hay espacio para hacer operaciones que fortalezcan la posición de TSB como primer challenger del mercado británico", aseguró Jaime Guardiola, consejero delegado de Sabadell, en la presentación de la octava operación desde que comenzó la crisis.

Con TSB, Sabadell logrará un cuota del 6,1% en oficinas (631 establecimientos) y un 4,3% en el mercado de cuentas corrientes. Sin embargo, la penetración de la entidad en buena parte de segmentos del negocio sigue siendo testimonial. Apenas cuotas del 1,5% en tarjetas de crédito, del 2,2% en hipotecas o del 2% en depósitos. Sus cifras caminan aún muy lejos de las seis mayores entidades (Lloyds, RBS, Santander, Barclays, HSBC y Nationwide) de aquel mercado. Incluso, en el segmento de Pymes, TSB no tiene presencia.

Estos baja penetración se debe al pasado reciente de la entidad británica. Pese a que nació en 1810, ganando tamaño con la suma de pequeños bancos de cajas, su historia acabó en 1995 cuando se fusionó con Lloyds. Tras esta operación, el gigante controlaba el 70% del nuevo grupo y TSB, apenas el 30%. Su dilución, que incluyó la desaparición de la marca, era ya un hecho cuando en 2009, Lloyds tuvo que ser recapitalizado con fondos públicos. Fruto de esa intervención, como ha sucedido en España con las entidades nacionalizadas, Europa impuso un severo programa de desinversiones, que incluían la segregación de determinados activos en un nuevo banco que fomentase la competencia en el mercado británico.

De esta manera, Lloyds volvía a recuperar la marca TSB, reconocida en el mercado. Así, TSB se convirtió en el mayor challenger (banco de nueva creación para dinamizar el mercado) en la reestructuración del sistema financiero británico. Actualmente, TSB cuenta con unos activos totales de 34.884 millones de euros, 4,6 millones de clientes y 8.638 empleados. Su ratio de mora apenas es del 0,9%, cuenta con un exceso de depósitos (31.600 millones euros) frente a su activo (27.900 millones en créditos) y un posición holgada de capital. Su capital de máxima calidad 'fully loaded' es del 19,7%.

El mandato de Bruselas también obligaba a la matriz a sacar a bolsa el 50% del nuevo banco (así sucedió en 2014) y vender el otro 50% antes del fin de este ejercicio. Lloyds intentó, sin éxito, colocar el segundo paquete en Bolsa. También intentó venderlo a The Co-operative bank, una pequeña entidad británica, pero ésta no logró el suficiente apoyo en la ampliación de capital que planteó para ejecutar la compra de TSB. Ante esta obligación, y fruto del acuerdo entre Lloyds y Sabadell, comenzaron las negociaciones entre estas dos entidades.

Las dos entidades bancarias iniciaron sus tratos el 22 de enero pasado y las negociaciones tomaron fuerza el 27 de febrero. Este viernes, Sabadell y Lloyds anunciaron la operación, después de que el jueves ambos consejos dieron luz verde. La entidad catalana presentará su oferta, una OPA por el 100% de TSB que supondrá un pago de 2.400 millones de euros, a lo largo de los próximos 28 días, plazo legal. A partir de entonces, se abrirá otro calendario que abarca entre 21 a 60 días hábiles para que los accionistas acepten la oferta de 4,70 euros por acción, pagaderos en efectivo.

El importe que ofrece Sabadell supone una prima del 29% sobre el precio referenciado al pasado 11 de marzo, día anterior a la publicación de la oferta preliminar. Unas cifras que, desde el mercado, se consideran elevadas. "La operación es cara o barata depende de dónde se mire. Se compra sin generar fondo de comercio. Además, en Reino Unido hay un elemento que penaliza a algunas bancos, las multas por mala comercialización de productos en el pasado. TSB no tiene que hacer frente al pago de ningún tipo de penalización por eso tiene una valoración más alta", razona Guardiola.

Entre las palancas que utilizará Sabadell para rentabilizar la operación destacan las sinergias de ingresos al implementar el catálogo de productos de Sabadell, especialmente en el segmento de pymes; la reducción de costes (aproximadamente de 100 millones de euros desde 2018) por la migración de la plataforma tecnológica -actualmente servida por Lloyds- a la de Sabadell. Precisamente, Llodys pagará 450 millones de libras a TSB si deja de utilizar su plataforma desde finales de 2016.

"Esta adquisición es clave para nuestro crecimiento y para nuestra expansión internacional, cuyos planes nos marcamos hace dos años; el mercado británico es atractivo para nuestra entidad, hemos visto la oportunidad de entrar y puesto que ya teníamos relación con Llyod's en Miami y en España, no hemos querido dejar pasar la oportunidad", ha explicado el presidente de Sabadell en Londres.

La entidad de origen catalán sigue los pasos del Santander en Reino Unido, un ejemplo que Oliu no esconde, y sobre lo que reconoce lo siguiente: "la experiencia del Santander ha sido un elemento a considerar aunque la atracción del mercado británico para los bancos españoles va mucho más allá de este ejemplo puesto que Reino Unido atraviesa un buen momento económico, es una democracia muy estable y un mercado flexible".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba