Economía

El Eurogrupo cree que la ayuda rusa no ayudaría a solventar la crisis de Chipre

El presidente Dijsselbloem ha admitido ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara que "no hay muchas alternativas" a la tasa a los depositantes chipriotas. Respecto a Rusia, añadía que un nuevo préstamo no ayudaría a la sostenibilidad de la deuda. 

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, antes de comparecer ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, antes de comparecer ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios Gtres

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha avisado este jueves de que un nuevo préstamo de Rusia a Chipre no ayudaría a resolver la crisis del país porque no mejora la sostenibilidad de la deuda. Dijsselboem ha apuntado que "no hay muchas alternativas" a la tasa a los depositantes para financiar parte del rescate y ha pedido que se aumente a las grandes fortunas salvaguardando a los pequeños ahorradores, según recoge Europa Press. 

"No estoy seguro de que este plan (de rescate acordado por el Eurogrupo el sábado) haya fracasado y esté superado por completo, porque honestamente no veo muchas alternativas", ha dicho Dijsselbloem en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. "Por su puesto, hay una forma diferente de hacer la tasa y estamos muy abiertos a un enfoque más justo sobre cómo se estructura", ha agregado.

"El Eurogrupo ve muy importante que haya un reparto de la carga justo. Eso significa una mayor contribución de los grandes depositantes", ha afirmado, y al mismo tiempo una reducción de la tasa a los pequeños ahorradores. "Ahora corresponde a las autoridades chipriotas presentar nuevas propuestas con alternativas", ha señalado el presidente del Eurogrupo. A su juicio, la única manera de garantizar la sostenibilidad de la deuda chipriota es limitar el rescate a 10.000 millones de euros, mientras que los 6.000 millones restantes que se necesitan debe aportarlos Nicosia.

Dijsselbloem ha avisado de que la crisis de Chipre "supone definitivamente un riesgo sistémico y la inquietud de los últimos días lo ha demostrado, desafortunadamente". "Tenemos que trabajar por un programa que elimine este riesgo", ha dicho.

El jefe del Eurogrupo ha insistido que hará todo lo posible para que Chipre no deje la eurozona, pero siempre sin aumentar el coste del rescate. "Debemos trabajar juntos y encontrar una solución que permita a Chipre quedarse en la eurozona y encontrar una nueva senda de crecimiento sostenible. Creo que este compromiso es posible. Pero requiere reparto de la carga con el sector bancario", ha apuntado.

No muy buenas noticias sobre Rusia

Por lo que se refiere a Rusia, Dijsselbloem, ha desvelado que, durante los preparativos del rescate, se discutió con Rusia sobre la posibilidad de alargar los plazos y reducir los intereses del crédito de 2.500 millones que Moscú ha concedido a Nicosia, pero no de un nuevo préstamo ni de la compra por parte de los rusos de algún banco chipriota.

"El Gobierno chipriota está discutiendo ahora con el Gobierno ruso sobre si se puede hacer algo más", ha explicado el presidente del Eurogrupo, pero ha desvelado que no tiene "muy buenas noticias por esa parte".

"Si los rusos dicen ahora que pueden prestar más, eso no ayudaría a la sostenibilidad de la deuda. Aumentar la deuda de Chipre no les ayuda a trabajar hacia un nuevo futuro", ha subrayado.

La tasa a los depositantes es un impuesto a los ricos

Dijsselbloem ha justificado la tasa a los depositantes por "las circunstancias muy excepcionales en Chipre" y el "grado de reducción que necesita el sector bancario". "No se impondrá esta medida a ningún otro país", ha sostenido.

En su opinión, esta tasa garantiza que no sean sólo los chipriotas los que paguen los costes del rescate sino también "el gran porcentaje de depositantes no residentes", en referencia a los rusos. Y no cuestiona la garantía europea que protege los depósitos por debajo de 100.000 euros sino que debe interpretarse como un "impuesto sobre la fortuna".

"La tasa es una medida fiscal, comparable a un impuesto sobre la fortuna", ha sostenido Dijsselbloem. "No tiene nada que ver con tocar el sistema de garantía de depósitos", ha resaltado. Es más, ha sostenido que la mayoría de los depositantes en Chipre "no son ahorradores sino inversores".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba