Economía

Ni dolo ni estafa: el segundo contrainforme de Bankia también saca la cara por Rato

El documento elaborado por el economista Rubén Manso concluye que las cuentas presentadas por Bankia en su salida a Bolsa presentaban la imagen fiel de la entidad. A su juicio, el banco cotizado contaba con suficientes provisiones para hacer frente a los ajustes propuestos por los dos peritos del Banco de España.

Rodrigo Rato, ex presidente de BFA-Bankia e imputado por la Audiencia Nacional por el caso Bankia, el día de la salida a Bolsa.
Rodrigo Rato, ex presidente de BFA-Bankia e imputado por la Audiencia Nacional por el caso Bankia, el día de la salida a Bolsa. EFE

No hubo dolo, ni estafa ya que las cuentas de Bankia en su salida a Bolsa mostraban la imagen fiel de su patrimonio. La conclusión no es nueva. El segundo informe presentado este lunes por el grupo BFA-BAnkia ante el juez Fernando Andreu , firmado por Rubén Manso, inspector del Banco de España en excedencia, vuelve a incidir en que el banco cotizado contaba con suficientes colchones de provisiones para acometer todos los ajustes que tuvieron que hacerse a posteriori.

Sin embargo, Manso no contabiliza esta provisión como genérica, como viene defendiendo el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) desde el inicio del proceso, sino como unos colchones específicos que surgieron con el asiento de la fusión de las siete cajas que dieron lugar al grupo. A su juicio, los ajustes en las diferentes carteras crediticias que proponen tanto Víctor Sánchez como Antonio Busquets sólo afectarían a BFA y no a Bankia, "ya que se trata de entidades independientes, ni tampoco por la situación patrimonial de Banco de Valencia, no viéndose, en cualquier caso, alterada la solvencia del Grupo".

A 31 de diciembre de 2010, BFA contaba con provisiones por 2.901 millones de euros. Mientras, que a 31 de marzo de 2011, Bankia contaba con provisiones de 2.768 millones de euros, una cifra que bajó a los 2.257 millones a 30 de junio de 2011. En el caso de que se hubieran aplicado los ajustes contables que defendía Busquets, el sobrante de la provisión genérica en el caso de las cuentas de BFA hubiera sido de 2.901 millones de euros y el de Bankia a 31 de marzo de 2011 de 1.691 millones. Si se hubiera tomado como referencia las cifras a 30 de junio de 2011, el sobrante habría sido de 103 millones. Por el contrario, si se hubieran considerado los ajustes de Víctor Sánchez, el sobrante de provisión en el caso de BFA hubiera sido de 2.124 millones de euros, en Bankia a 31 de marzo de 2011 de 1.443 millones y a 30 de junio de 2011 de 383 millones de euros.

"Del trabajo realizado no puedo mas que concluir que los estados financieros del Grupo BFA/Bankia deben reputarse como acordes con la imagen fiel de los sujetos economicos que representaban, ya que no hay evidencia alguna que muestre que los mismos, durante el periodo analizado, contuvieran errores materiales ni contables en su formulacion, tal y como han mantenido los administradores del Grupo", sostiene el informe de Manso, al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Los dos contrainformes aportados por Bankia (el del catedrático Leandro Cañibano, además del mencionado de Manso) consideran que las últimas cuentas que presentó el ex presidente Rodrigo Rato correspondientes a 2011 eran "conforme a la ley", aunque eso no impide que posteriormente fueran reformuladas por su sucesor, José Ignacio Goirigolzarri. Su reformulación, que transformó un beneficio de 309 millones en 2011 en unas pérdidas de 2.979 millones tras llega a Bankia en mayo de 2012, no se debió a errores contables sino a un cambio en las estimaciones al haber nueva información disponible. Las excepcionales circunstancias económicas que España en general y las entidades financieras en particular venían atravesando en los momentos finales de 2011 y principios de 2012 justificaban esos cambios, argumentan ambos informes. También fue determinante para BFA-Bankia acabar necesitando más ayudas públicas.

"Unos estados financieros auditados sin salvedades deben reputarse que expresan la imagen fiel de la situación económico-financiera, el patrimonio y los resultados y los flujos de efectivo de la entidad a la que describen, de manera similar a como la fe pública notarial asevera la realidad que describe", sostiene la tesis de Manso. "Los estados financieros del Grupo BFA/Bankia analizados en este informe estaban auditados y gozaban, además, de un contraste adicional de calidad como es la supervisión de las Autoridades Públicas", incide.

A su juicio, únicamente podrían cuestionarse dichos estados financieros si la duda sobre los mismos se convierte en una certeza en caso de encontrar la evidencia de que algunas de las partidas reflejadas en los mismos no lo están adecuadamente y por un importe suficientemente significativo, "lo que no ha ocurrido", juicio de este inspector del Banco de España. "Un reflejo inadecuado pero por un importe no significativo no afectaría, por lo tanto, a la imagen fiel".

El técnico contratado por Bankia explica que "habría en tal caso un error, pero de carácter inmaterial a estos efectos". Para resolver la duda caben dos procedimientos diferentes: bien practicar de nuevo la revisión contable como si de un nuevo proceso de auditoría se tratase, bien analizar sólo las partidas para las que hay indicios de que pudieran estar mal contabilizadas, para intentar llegar a alcanzar una evidencia de que así lo eran.

"La evidencia, posteriormente, debe ser cuantificada para poder concluir que tenía importancia significativa. El estudio de las partidas controvertidas requiere sustraerse del momento actual, posterior al de la formulación para la que surgen sospechas (cuentas anuales aportadas en el folleto de emisión, estados financieros semestrales de 2011, estados financieros formulados en marzo de 2012 del ejercicio anual 2011 y su posterior reformulación), evitando un sesgo prospectivo por la contaminación de las evidencias posteriores en forma de hechos", mantiene este economista.

Por tanto, "las valoraciones a valor razonable del negocio de las Cajas, y recordemos que hubo tres: valoracion de las Cajas en la constitucion del SIP, primera segregacion en favor de BFA y segunda segregacion en favor de Bankia, fueron contrastadas por el auditor de la entidad, en el primer caso, y por expertos independientes, en los otros dos, estando supervisado todo el proceso por parte de Banco de Espana, pronunciandose favorablemente. Estas valoraciones contrastadas, que ya incluian un fuerte deterioro del valor de la cartera crediticia, adjudicados y participadas, sirvieron de base para elaborar la informacion financiera en la constitucion de Bankia. De la evidencia anterior, no puede mas que concluirse que los estados financieros del Grupo en la constitucion del SIP reflejaban la imagen fiel del mismo", incide.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba