Economía

Santander se desmarca de su pasado con Rato: de la defensa a ultranza al silencio total

Lejos quedan aquellos días en que sus directivos aseguraban que tener al exvicepresidente del Gobierno Aznar era un "lujo" para la entidad. Como el PP con Bárcenas, el CEO del banco rojo ya ni cita su nombre para referirse a su antiguo consejero internacional.

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander.
José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander.

Con la llegada de Ana Botín se inició el cambio de paso con Rodrigo Rato. Una de las herencias envenenadas que debía gestionar la nueva presidenta. La solución fue 'ad hoc'. Acabar con el todo (el consejo asesor internacional) para no sonrojar a la parte (la salida del expresidente de Bankia). Una salida buscando minimizar el ruido. Ahora, tras conocerse que el Sepblac está investigando a Rato tras acogerse a la amnistía fiscal, como adelantó este medio, Santander incrementa la distancia con el exvicepresidente del Gobierno de José María Aznar. De la defensa a ultranza de trimestres anteriores al silencio total. Incluso, como hace el PP con su ex tesorero Luis Bárcenas, sus directivos evitan hasta citarlo.

"No voy a comentar sobre terceras personas en esta presentación de resultados". La cita se escuchó hasta en dos ocasiones de boca de José Antonio Álvarez, el nuevo CEO de la entidad, durante la presentación de resultados del primer trimestre. Primero, ante la pregunta de si en la entidad se sentían decepcionados por los últimos datos conocidos acerca de Rato. Más tarde al solicitarle una reflexión sobre si la salida del ex presidente de Bankia del sanedrín internacional podría suponer una mejora reputacional frente a los clientes e, incluso, frente a los propios trabajadores. No en vano, Rato violaba hasta ocho puntos del código ético de la entidad tras verse salpicado por las tarjetas black.

Con esta frase lacónica Álvarez quiso cortar de raíz con aquellos días de vinos y rosas en los que Javier Marín, la mano derecha de Emilio Botín, realizaba encendidas defensas a la presencia de Rato en su Consejo Asesor Internacional pese a estar ya imputado por el caso Bankia. "Tener en el consejo asesor si no al mejor a uno de los mejores ministros de Economía, es un lujo", sentenciaba Marín, en octubre de 2013, días después de que el fallecido presidente de la entidad la recuperase para el grupo. Preguntado entonces qué esperaba de la labor de Rato, Marín ha valorado los niveles de sus contactos internacionales y nacionales y su visión de la economía española y global. "Estamos muy contentos", reiteró.

"En un momento como el actual de la regulación financiera, con cada vez mayor peso internacional, la experiencia, la imagen y los contactos de Rato son una ayuda y un lujo para el banco", decía Marín en abril de 2014

Apenas dos trimestres después, en abril de 2014, Marín insistía en la exaltación. "Estamos encantados de tener a Rato en el consejo asesor internacional. En un momento como el actual de la regulación financiera, con cada vez mayor peso internacional, la experiencia, la imagen y los contactos de Rato son una ayuda y un lujo para el banco", argumentó. Como a finales de 2013, el antiguo CEO enfatizó que lo que le interesaba a la entidad del exdirector gerente del FMI era su capacidad de hacer lobby a su favor en las instituciones internacionales, gracias precisamente a su experiencia y a esa amplia agenda de contactos.

José Manuel Campa, ex secretario de Estado de Economía y Hacienda del Gobierno Zapatero, realiza ahora esta labor de lobista frente a los organismos regulatorios internacionales, después del aterrizaje de un ex Bank of America Merrill Lynch como director de Relaciones con Inversores y Analistas de Santander. Precisamente Campa, habitual en las últimas presentaciones de resultados, no se dejó ver este martes en Boadilla.

Hasta marzo, el grupo firmó unos beneficios de 1.717 millones, un 32% más, debido al incremento de los ingresos por la mayor actividad comercial y por el tipo de cambio, así como a la reducción de las provisiones, en línea con el conjunto del sector. Álvarez destacó la mejora de los ingresos también en todas las geografías, con dos excepciones Chile y España, consecuencia en este último país de las menores aportaciones de los resultados por operaciones financieras (ROF).

El beneficio creció en nueve de los diez mercados clave para el Grupo: en España, alcanzó los 357 millones de euros, con un incremento del 1% en su cartera crediticia especialmente activa en empresas (24%) y particulares (36%); en Reino Unido, el beneficio atribuido se situó en 477 millones de euros, con un incremento del 5% en créditos y del 3% en recursos; en Brasil, su mercado latinoamericano más potente, el beneficio atribuido alcanzó 516 millones de euros, con un incremento del 17% del crédito y del 12% de los recursos.

Se confirma la recuperación de España en la cuenta de resultados, aunque su aportación está aún muy lejos de las ganancias anteriores a la crisis. En el primer trimestre Santander ganó en su mercado de origen 357 millones de euros –que ya representa el 15% del total de los resultados del grupo–, el 42,1% más en su actividad comercial, ganancias que pasan a ser de 305 millones, el doble que un año antes, al restar las pérdidas de 95 millones por la gestión de sus activos inmobiliarios adjudicados, y al sumar los 43 millones de beneficios de Santander Consumer. El crecimiento de los resultados en España se deben en parte al descenso en un 27,6% de las provisiones, una tendencia positiva, ya que supone una bajada de la mora (en la actividad comercial es del 7,25%, con una bajada del 0,36%, pero sube al 10% al incluir inmuebles), y a los menores costes (-4,7%).

Se confirma la recuperación de los beneficios en España, por las menores dotaciones, pese a que la presión en los márgenes son cada vez mayores

Pese a que España vuelve a recuperar fuelle en la cuenta de resultados por la mejora de la economía, Álvarez considera que “no podremos hablar de mejora económica real en España hasta que baje el inaceptablemente alto desempleo” que hay y que sigue siendo el gran problema de la economía. “Es verdad que las cifras macro tendrán que trasladarse a la creación de empleo, por lo que hasta que no se supere ese tema no podremos decir que estamos en una buena situación, aunque las cifras macro comparen favorablemente con otros países”.

Álvarez ha descartado que la recuperación económica pueda descarrilar por culpa de la incertidumbre electoral: "La situación política ya está metida en esa ecuación, lo que le afecte de positivo o de negativo ya está descontado, y nosotros creemos que la situación económica va a ir bien".

Por otro lado, ha reconocido que los esfuerzos que está realizando el banco para cumplir los requisitos de la Reserva Federal estadounidense pueden no ser suficientes para aprobar los test de estrés en 2016, después de los suspensos de 2014 y 2015. "Es una labor de varios años, si consideran que es suficiente ir en el buen camino, aprobaremos; si piensan que tenemos que llegar al destino, suspenderemos, porque para esa fecha no vamos a tener en EEUU un holding como el de Boadilla".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba