Economía

Así se acuñarán los euros de Felipe VI: de la plastilina al bolsillo de los españoles

La Casa Real y los grabadores de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) se reunirán para proponer un troquel. La cara de Felipe VI se molderá primero en plastilina hasta llegar al bolsillo de los españoles. 

Antes de que una moneda llegue a serlo, los monarcas suelen tener algo que decir en el proceso de acuñación. En este caso, los grabadores de la Fábrica de Moneda y Timbre (FNMT) se reunirán con los diseñadores de la Casa Real para pactar una serie de bocetos con distintas alternativas. A continuación, los técnicos de grabado y acuñación son los que analizan la viabilidad técnica de esos diseños y, finalmente, la decisión de qué moneda se acuña corresponde al llamado Departamento de Moneda (el que integran el Tesoro, el Banco de España y la FNMT). Oficialmente, son Economía y el banco central los que tienen la capacidad de decisión, aunque la Casa Real suele tener también una última palabra.

A partir de ahí, comienzan una serie de modelados que dan lugar a:

  • Un primer modelo en plastilina
  • Una segunda copia de escayola
  • Una tercera copia de resina epoxi o “plástico”

Ese borrador de moneda es el que se digitaliza y da lugar a un grabado informático que una máquina fresadora imprime en una pieza de acero. Tras los retoques a mano de un grabador se genera una matriz final y los troqueles definitivos que permitirán imprimir en acero las piezas de 1 y 2 euros.

Tras un largo proceso las monedas que finalmente circularán con la imagen de Felipe VI se acuñarán de un solo golpe “a una velocidad de unas 750 piezas por minuto en prensas de alimentación automática con una presión que puede ir de 25 a 90 toneladas” en función del tamaño y la aleación de la moneda, según la FNMT. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba