Economía

La comisión propone que las empresas tributen al 25% en 2015 y al 20% a partir de esa fecha

Los sabios plantean terminar con todas las deducciones, incluídas las del I+D y las de contratación estable, y sólo mantendrían las bonificaciones a quienes contraten trabajadores con discapacidad. El recorte de las desgravaciones supondría una recaudación adicional para el Estado de unos 3.309 millones anuales, calcula la comisión.

“Ha llegado el momento de hacer una profunda reforma del Impuesto de Sociedades” afirma el informe remitido al ministro de Hacienda por el comité de sabios presidido por Manuel Lagares. Sin embargo, las propuestas en lo que afecta a las empresas son mucho menos profundas y mucho más graduales de lo que se esperaba. La comisión de expertos aboga por rebajar los tipos de Sociedades pero progresivamente y por terminar con todas las deducciones de que gozan las empresas también concede largos plazos de hasta 5 y 10 años a las compañías para adaptarse a un nuevo régimen fiscal.

“Ha llegado el momento de hacer una profunda reforma del Impuesto de Sociedades” afirma el informe

Según el informe, las empresas deberían ver una rebaja en su gravamen hasta el 25% en el año 2015, "dejando para un momento inmediato posterior el situarlo en su posición final del 20%", concluye el informe de los sabios. La rebaja pretende ser tan gradual que los sabios apuestan por que sea la Administración Tributaria la que determine si el ajuste puede perjudicar a algunas empresas ampliando su base imponible para que sea el fisco el que introduzca elementos correctores e incluso que algunas empresas puedan solicitar a la Administración Tributaria continuar con el tipo de gravamen actual hasta que finalice la compensación por las pérdidas fiscales.

La propuesta aboga también por eliminar todas las desgravaciones a las empresas y sostiene que el recorte de deducciones fiscales aprobado en 2006 se saldó con mayores beneficios fiscales de los que había antes de la supresión. "Los incentivos terminan por ampliarse pese a las prescripciones legales para su reducción", protestan los expertos que, por ese motivo, concluyen: "una acción importante en este ámbito conduce inevitablemente a la supresión de todas las deducciones". Eso significaría que sólo se mantendría la desgravación para las empresas que contraten a trabajadores con discapacidad por su "alto contenido social" pero se extinguen todas las demás deducciones, a saber:

  • la desgravación por investigación y desarrollo e innovación tecnológica;
  • la deducción por inversión de beneficios;
  • la deducción por inversiones en producciones cinematográficas, restablecida recientemente;
  • la deducción por inversiones medioambientales;
  • la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios;
  • y las deducciones por creación de empleo estable.

Igualmente, los sabios apuestan por eliminar los demás beneficios fiscales de que gozan las pymes o las que afectan a depreciaciones, etc. En total, el recorte de deducciones sumaría una recaudación adicional para Hacienda de 3.309 millones de euros.

Dos grupos de empresas realmente perjudicadas

La propuesta remitida al ministerio de Hacienda sí deja dos perdedores claros a la hora de evaluar qué impuestos pagarán: en primer lugar, las empresas sin ánimo de lucro dedicadas a asistencia sanitaria, investigación científica y desarrollo tecnológico, de bienes de interés cultural, música, teatro o cine verán como se duplica su carga fiscal si la propuesta sale adelante. Los sabios plantean que el tipo especial del 10% que grava sus actividades no está justificado y que, por tanto, ha de ser abolido. En la práctica eso significa multiplicar por dos la presión fiscal a esas compañías.

En segundo lugar, también figuran entre las grandes perdedoras las empresasque paguen en el extranjero impuestos inferiores al 10%. Si están en esa situación, Hacienda debiera forzarles a tributar por sus beneficios también en España, sostiene el informe que asegura que toma esa cifra porque busca la referencia del tipo más bajo de Sociedades que hay en la Unión Europea. Así pues, si una empresa tributa en un paraíso fiscal a un 3%, debería abonar en España el 7% restante hasta completar ese mínimo europeo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba