Crudo, tipos y depreciación del euro afianzan el optimismo en el Gobierno

Las cinco bazas económicas en las que confía Rajoy para evitar el descalabro electoral

El ciclo electoral a punto de arrancar verá una lluvia fina pero constante de buenos datos económicos y en ellos confía Mariano Rajoy para recuperar el voto abstencionista y evitar el descalabro en las urnas. El crecimiento por encima de las previsiones oficiales, una creación de empleo más sólida de la conocida en 2014, la rebaja de impuestos que se estrena en enero, la mayor alegría del consumo y la estabilidad en el cobro de las pensiones son las cinco bazas principales a las que el Gobierno fía sus esperanzas electorales.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en rueda de prensa tras el último Consejo de Ministros del año
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en rueda de prensa tras el último Consejo de Ministros del año EFE

Pese a las turbulencias de la zona euro, en aumento por el proceso electoral en Grecia, el Gobierno está convencido de que la recuperación está asentada en España y se verá favorecida por el descenso del precio del petróleo, la rebaja de los tipos de interés y la depreciación del euro. Esta sigue siendo una de las bazas electorales más sólidas de Mariano Rajoy y el Gobierno la asienta sobre los siguientes pilares.

  • Un PIB por encima de las previsiones. La economía acumula cinco trimestres consecutivos en positivo tras 20 en negativo, después de que el PIB haya llegado a crecer hasta el 1,6% en el tercer trimestre del año. El Gobierno va a enfatizar durante los próximos meses el mensaje de que España es líder en crecimiento entre los grandes países de la eurozona, después de haber estado en el ojo del huracán nada más ganar el PP las elecciones en noviembre de 2011. La evolución del Producto Interior Bruto durante la legislatura demuestra que durante los ejercicios de 2011 y 2012 el PIB llegó a caer un 2,5%, con el momento más delicado en el cuarto trimestre de este último ejercicio, iniciando una remontada en el primer trimestre de 2013 que se mantiene hasta hoy. Si bien para el año que viene las previsiones de crecimiento llegan al 2%, algunos servicios de estudios y el propio Gobierno barajan la posibilidad de que llegue a alcanzar el 2,5% si los precios del petróleo se mantienen estables, los tipos de interés no repuntan y la depreciación del euro sigue facilitando las exportaciones.

  • Más empleo y más cotizantes a la Seguridad Social. El Gobierno espera que la mejora de la situación económica se traslade desde ahora con mayor agilidad al mercado de trabajo. El paro, que en algunos momentos de la crisis llegó a subir un 83% anual, ha cambiado de tendencia y hoy se reduce a una tasa cercana al 9%. En el último año, ha bajado en más de medio millón de personas. El peor momento para el empleo se dio en el primer trimestre de 2009. La inflexión importante tardó en llegar y se constató en el segundo semestre de 2012, si bien la creación de empleo neto no se vio hasta el cuarto trimestre de 2013. Los avances se reflejan también en la evolución de las afiliaciones a la Seguridad Social. En el segundo y tercer trimestre de este año se han creado 550.000 empleos en términos EPA y en los últimos 12 meses la afiliación ha crecido un 2,5%, en más de 400.000 personas. El dato del pasado noviembre es el mejor de toda la serie histórica y el Gobierno espera que 2014 cierre como el mejor año para el empleo desde el arranque de la crisis. El mes de julio de 2013 marcó, según las cifras que maneja el Ministerio de Empleo, un antes y un después en la evolución de las afiliaciones a la Seguridad Social.
  • Fuerte impacto de la reforma fiscal. La bajada general de impuestos del 12,5% que tendrá como principales beneficiarios a los ciudadanos con rentas más bajas será un importante acicate electoral, en opinión del Gobierno, ya que pondrá en manos de los contribuyentes del IRPF y del Impuesto sobre Sociedades 9.000 millones de euros de renta disponible en los dos próximos años. El impuesto dejará de existir para 750.000 asalariados que ganan menos de 12.000 euros anuales y que pasarán a cobrar su salario íntegro, sin retenciones, desde este 1 de enero. La rebaja final media en 2016 para los 14,4 millones de contribuyentes con rentas inferiores a 24.000 euros, que son el 72% del total, será del 23,47%. Para las rentas inferiores a 18.000 euros, 11,6 millones de contribuyentes, que son el 58% del total, la rebaja media será del 31,06%. El tipo mínimo, que en 2011 estaba en el 24% y que subió 0,75 puntos en 2012, se va a quedar en el 20% en 2015 y en el 19% en 2016. Cinco puntos menos que con el PSOE. La primera reforma del IRPF realizada por el PP, en 1998, devolvió a los bolsillos de los ciudadanos unos 5.000 millones de euros; en la del año 2000, la inyección de liquidez fue de 3.800. En esta ocasión, la reforma del Gobierno va a tener un impacto en el IRPF en los próximos dos años de 5.900 millones de euros.
  • Mayor alegría en el consumo. El consumo de las familias ha recuperado su vigor y ya crece a niveles previos a la crisis, según los datos que maneja el equipo económico. El consumo privado aumentó entre julio y septiembre un 2,7% interanual, el mejor dato en seis años. Según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, el suelo se tocó en el primer trimestre de 2013, fecha a partir de la cual comenzó un crecimiento continuo que no se ha detenido hasta hoy y que alcanza porcentajes cercanos al 3% en términos anuales, según las cifras ya confirmadas del tercer trimestre de este año referidas al consumo de las familias. Los datos fueron negativos entre el tercer trimestre de 2010 y el primer trimestre de 2013.

  • El IPC mantiene el poder adquisitivo de las pensiones. El Pacto de Toledo nació, en parte, con el objetivo de que las pensiones no entren dentro de la disputa partidista cada vez que se acerca un periodo electoral. Esto se ha cumplido solo en contadas ocasiones en una campaña de legislativas y, en el curso electoral que se avecina, ninguno de los dos grandes partidos ofrece garantías de que una cuestión tan sensible para más de nueve millones de pensionistas vaya a quedar al margen. El Gobierno no ahorrará esfuerzos a la hora de demostrar que, pese a la doble recesión vivida en España, la cuantía media de la pensión ha crecido en términos reales. De los 959 euros de 2011 ha pasado a 1.006 en 2014 en euros constantes. En el Ejecutivo se presume de haber garantizado con la última reforma que las pensiones no puedan congelarse ni reducirse. Se acaba de aprobar una revalorización del 0,25% que, teniendo en cuenta la evolución de los precios a la baja, -0,4% en el IPC de noviembre, garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, se argumenta en el Ejecutivo.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba