Economía

De 'proyecto Midas' a 'proyecto Fénix': el Gobierno obliga a la banca a rebautizar el 'banco malo' empresarial

El Gobierno ha obligado a la banca a cambiar la marca del proyecto que ultima para dar viabilidad a las empresas altamente endeudadas. Las entidades han cambiado el nombre: de 'proyecto Midas' a 'proyecto Fénix'.

Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos, vicepresidenta del Gobierno y ministro de Economía y Competitividad, respectivamente.
Soraya Sáenz de Santamaría y Luis de Guindos, vicepresidenta del Gobierno y ministro de Economía y Competitividad, respectivamente. EFE

A lo largo de la semana, el Fondo Monetario Internacional incidió en el quid del proyecto. La necesidad de poner en marcha, más pronto que tarde, un escenario que ayudara a las empresas en dificultades, pero viables, a seguir funcionando. Para ello, el FMI llegó a solicitar quitas de deuda a las empresas. La banca lleva semanas trabajando en la estructura de ese ‘banco malo’ empresarial que bautizó como ‘proyecto Midas’. Un nombre que ha sido sustituido por ‘proyecto Fénix’ por indicación del Gobierno, según confirman fuentes del sector.

Al Ejecutivo, que ahora se muestra contrario a este vehículo impulsado por los bancos, parece preocuparle más la forma que el fondo. En el sector explican que el Gobierno trasladó a la banca que parecía “demasiado pomposo y fuera de lugar” utilizar la imagen del ‘rey Midas’ para bautizar el proceso que puede salvar a muchas empresas de la desaparición. Junto a los comentarios, desde Moncloa se insistió en el cambio de nomenclatura. “No era la denominación más adecuada ni para el proyecto ni para la imagen actual de la banca”, reconocen desde alguna entidad, que tampoco están muy de acuerdo con la nueva definición de ‘proyecto Fénix’. Una denominación que también comporta mucho significado.

El cambio de ‘marca’ de este vehículo coincidió, durante las pasadas semanas, con el diseño definitivo por parte de las entidades. El diseño definitivo se articula alrededor de una única sociedad que aglutinará a todas aquellas empresas que los bancos consideren que son viables, según adelantó este medio el pasado 22 de mayo.

Las entidades quieren ponerlo en funcionamiento antes del verano, aunque no estará plenamente operativo hasta finales de año, explican estas mismas fuentes. El G6 también ha desestimado que este fondo pueda contar con inversores extranjeros, como ha sucedido en Italia con la entrada de KKR en una experiencia similar a la que se proyecta en España.

El plan de la banca, sin embargo, puede verse alterado por el cambio de posición que ha dado el Gobierno en este tema. Este miércoles, el portavoz de Economía del PP en el Congreso de los Diputados, Vicente Martínez-Pujalte, ha descartado la idea de impulsar un banco malo industrial, similar a la Sareb, en el marco del proyecto de ley de medidas en materia de refinanciación y reestructuración de la deuda empresarial.

En un encuentro sobre reestructuraciones financieras organizado por PwC, el diputado del PP subrayó que "no queremos más Sareb, ya tenemos una para el sector inmobiliario; no queremos una Sareb industrial". Martínez-Pujalte señaló que otra cosa es abordar un marco jurídico y tributario de las entidades financieras para "gestionar las participaciones industriales que se puedan tener". El ministerio de Economía encargó, a principios de año, al banco de inversión N+1 para estudiar la viabilidad del proyecto tras las peticiones efectuadas por Bankia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba