Economía

El PIB recuperará en 2017 el nivel precrisis, pero con 2,3 millones de empleos menos

Se crearán más de 800.000 empleos entre 2016 y 2017, pero la ocupación seguirá lejos del máximo de 20,18 millones alcanzado en 2008.

El Gobierno lleva tiempo vendiendo las virtudes de la reforma laboral allá donde va. La más importante es que ha rebajado el nivel de crecimiento que necesita el país para generar empleo. El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho en varias ocasiones que si hace unos años España tenía que crecer al menos al 2% para crear nuevos puestos de trabajo, ahora lo puede hacer cuando crece cerca de un 1%. Y en las alegaciones que envió el ministro a Bruselas para evitar la famosa multa por el déficit se mostró aún más optimista al asegurar que la cifra ha caído ya al 0,7%.

Sin embargo, son muchos los analistas y economistas que dudan de la calidad y la estabilidad del empleo que se está creando. Por eso, algunos servicios de estudios como el de Bankia han mejorado considerablemente sus previsiones de PIB, pero no tanto las de empleo. Según la entidad, la economía recuperará el nivel de crecimiento que alcanzó antes del estallido de la crisis a mediados del año próximo, pero no ocurrirá lo mismo en el mercado de trabajo. De hecho, seguirán faltando 2,34 millones de empleos equivalentes a tiempo completo.

“El legado de la crisis seguirá aún presente en términos de empleo”, sostiene Bankia en su último informe en el que, sin embargo, ha mejorado sus previsiones económicas para España porque cree que la economía está manteniendo una notable fortaleza, con un avance “dinámico y sostenido” del PIB. Además, no se han materializado algunos riesgos que se cernían sobre el avance económico y se sigue generando empleo, ya que el volumen de afiliados se ha situado en máximos desde hace seis años.

La entidad cree que el PIB crecerá un 3,2% este año y un 2,5% en 2017 gracias a la demanda interna

Así y aunque en la segunda mitad de 2016 y a lo largo de 2017 la economía irá ralentizándose de forma paulatina, el PIB crecerá un 3,2% este año y un 2,5% en 2017. Las nuevas cifras suponen una mejora de cuatro y dos décimas, respectivamente. El crecimiento tanto en 2016 como en 2017 procederá exclusivamente de la demanda interna, gracias al consumo de los hogares y la inversión. Y el gasto de las familias también mejorará por la rebaja fiscal, el aumento del empleo y a pesar de la moderación salarial.

En cambio, el consumo público se frenará de forma importante por la necesaria contención del déficit. Pero la inversión seguirá mejorando. En concreto, cogerán fuerza la inversión en bienes de equipo y en vivienda, y se resentirá la inversión en construcción por el segmento no residencial debido a las exigencias del control presupuestario y el retraso en la formación de gobierno. La demanda externa, por su parte, contribuirá de forma prácticamente nula al crecimiento los dos ejercicios, aunque las exportaciones se mantendrán sólidas.

Aunque el empleo no se recuperará del todo, se crearán más de 800.000 empleos en los dos ejercicios

Y aunque no se podrá recuperar todo el empleo perdido en la crisis, Bankia cree que la economía sí será capaz de crear 443.000 puestos de trabajo este año y 371.000 en 2017, lo que dejaría el número total de ocupados al final del periodo en 18,34 millones de personas, lejos aún del máximo de 20,18 millones alcanzado en el primer trimestre de 2008, justo antes de que el empleo empezara a sufrir los golpes de la crisis. El número de parados, por su parte, acabará 2017 cerca de los 4 millones, la cifra más baja desde finales de 2008, y la tasa de paro cerrará 2017 por debajo del 18%.

Antes de las elecciones del 26 de junio, el Gobierno se comprometió a crear casi 2 millones de empleos en la próxima legislatura, a razón de 450.000 empleos cada año. Este nivel permitiría volver a los 20 millones de ocupados en el año 2019, pero Bankia no es tan optimista. Aunque sus nuevas previsiones solo llegan a 2017, la entidad cree que la creación de puestos de trabajo perderá bastante fuerza el año que viene.

Riesgos del escenario

En cualquier caso, la entidad espera que la economía española sea capaz de mantener el ciclo expansivo en los próximos trimestres, pero a un ritmo algo más lento. Sin embargo, este escenario no está exento de riesgos, puesto que el país tiene que hacer frente a desafíos importantes como reducir el nivel de paro y de endeudamiento, adoptar medidas para mejorar su crecimiento potencial y hacer frente al reto demográfico que supone el progresivo envejecimiento de la población.

Y hay una cosa que preocupa aún más a la entidad: el tono que puede adoptar la política fiscal ahora que España tiene por delante un duro ajuste para cumplir con las autoridades comunitarias tras el desfase de 2015 y después de que Bruselas decidiera dar una tregua al país al cancelar una multa que podría haber llegado a los 2.000 millones de euros y haber dañado considerablemente la credibilidad como socio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba