Ningún grupo parlamentario de la oposición se compromete con los objetivos de déficit

El Gobierno da por hecho que Rajoy agotará la legislatura y cocinará los Presupuestos de 2016

Un mes antes de las elecciones locales y autonómicas de mayo, el Gobierno remitirá a Bruselas el programa de estabilidad y, con posterioridad, elaborará el techo de gasto, antesala de los Presupuestos de 2016. Todas las hipótesis con las que trabaja apuntan, pues, a un agotamiento de la legislatura.

El debate presupuestario que ha concluido este miércoles arroja varias evidencias. La primera, que el equipo económico del Gobierno trabaja con la hipótesis de que Mariano Rajoy agotará la legislatura. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, advirtió ayer a algunos grupos parlamentarios que “no cierren la tienda” tan pronto ni den por seguro que los de 2015 serán los últimos Presupuestos que elabore el actual Gabinete. De hecho, recordó que el ciclo presupuestario comienza a finales de abril con la preparación del programa de estabilidad y evoluciona después, en junio, con la fijación del techo de gasto. El Gabinete da por descontado que cumplirá con estos compromisos y que Mariano Rajoy, por tanto, no convocará a las urnas hasta, como mínimo, noviembre. “Todavía nos queda mucho por hacer, lo vamos a hacer y vamos a encarar nuevas reformas para impulsar el crecimiento y crear empleo”, aseguró Montoro.

En abril se enviará a Bruselas el programa de estabilidad y en junio se hará el techo de gasto para 2016

La otra certeza que refleja el debate concluido ayer en el Congreso es que si Rajoy no tuviera mayoría absoluta, se vería en serias dificultades para garantizar el compromiso contraído con Bruselas de dejar el déficit por debajo del 3%. Ningún grupo de la oposición ha tendido la mano al Gobierno para avalarle en este objetivo. Cristóbal Montoro acentuó ayer la credibilidad internacional ganada por España gracias al cumplimiento de los objetivos de déficit en 2013 y, previsiblemente, en 2014 y 2015. Al final, Hacienda espera acabar la legislatura con 50.000 millones menos de déficit anual que en el último Gobierno socialista. Será del orden del 4,2% frente al 9% que dejó José Luis Rodríguez Zapatero en 2011.

Toda la oposición pide más gasto

Superado el primer escollo de los Presupuestos con el debate de totalidad, tras ser rechazadas todas las enmiendas de devolución, ahora se abre el trámite de las enmiendas parciales. Si los grupos de la oposición son coherentes con sus discursos, buena parte de las que defenderán en comisión albergarán un aumento de gasto, por lo que su admisión por el Gobierno complicaría acabar el año que viene con el déficit comprometido con Bruselas.

El líder socialista, Pedro Sánchez, propone más gasto para ‘rescatar’ a las familias con menores recursos e hijos a cargo, plan que alcanzaría a los trabajadores autónomos en dificultades. En sus enmiendas reclamará también mayor gasto para formación profesional, 3.000 millones más para políticas activas de empleo y un aumento del Salario Mínimo Interprofesional que lo coloque en la media europea. Entre sus prioridades destaca una mayor dotación de la partida destinada a dependencia y a la protección de los casi dos millones de parados que no cuentan con prestación. Los socialistas consideran también urgente una subida de las pensiones superior en un 10% a la que prevé el Gobierno, a pesar de que el año que vienese destinarán 131.000 millones de euros, una cifra récord. Hay que tener en cuenta que la revalorización del 0,25% prevista para 2015 llegará con una inflación interanual que hoy se sitúa en -0,2%.

CiU defiende un aumento de las dotaciones para desempleo en un 15%, más de 4.000 millones de euros, más recursos para el pago de las pensiones, un aumento de las transferencias del Estado a las comunidades autónomas y de las inversiones regionalizadas. Su objetivo es compensar en varios ejercicios los 16.000 millones de deuda que los nacionalistas creen que les debe el Estado.

Mayor margen para el déficit

Los nacionalistas vascos han pedido directamente a Cristóbal Montoro que defienda en Bruselas una relajación de los objetivos de déficit para que no se exija a España llegar al 3% hasta 2020. El PNV defiende ganar con ello un margen adicional de 15.000 millones para aliviar la situación financiera de las autonomías.

Los grupos minoritarios advierten al Gobierno que les tenga en cuenta porque serán imprescindibles en la próxima legislatura

Desde Izquierda Unida se propone al Gobierno dotar las prestaciones por desempleo con 10.000 millones más en 2015, a pesar de que esta partida ya supera los 25.000.

Pese a que la mayoría de estas propuestas dispararían el déficit hasta extremos preocupantes, algunos grupos han aprovechado el debate presupuestario para avisar al Gobierno del riesgo que corre si las desoye y no las encaja en las cuentas del año que viene, sabiendo las dificultades que puede encontrar en la próxima legislatura para gestionar un Parlamento que se atisba mucho más fragmentado que el actual. “No rechace sin más nuestras enmiendas sin discutirlas empleando la fuerza de la mayoría absoluta”, le ha advertido al Gabinete el portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, con este añadido: “Estamos ante una situación crítica".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba