Economía

La banca entra en el capital de San José y le refinancia otros 1.100 millones

Las entidades llegan a un acuerdo con Jacinto Rey y ejecutan casi 275 millones de deuda en acciones de una banco mal interno en el que se aglutinará la división inmobiliaria con el resto del pasivo. La segunda parte de la operación contempla la refinanciación a 5 años del sindicado por 1.100 millones.

Jacinto Rey, presidente del grupo San José
Jacinto Rey, presidente del grupo San José

Las procelosas negociaciones entre la banca acreedora y San José han concluido con la entrada de las entidades financieras en el capital de la compañía de Jacinto Rey. Pese a que aún no está decidido el porcentaje que tomará la banca de San José, ambas partes han acordado la creación de una especie de banco malo interno en el que se incluirá toda la división inmobiliaria del grupo, además de gran parte de la deuda, según confirman fuentes conocedoras del proceso. Las entidades tomarán el capital de esta división.

El acuerdo terminó de fraguarse antes del verano, pero, hasta la semana pasada, no comenzó a ratificarse por los diferentes comités de riesgo de las entidades. La entrada en el capital es sólo una de las dos partes de las negociaciones. De hecho, la banca transformará en capital alrededor de 275 millones de los 1.360 millones que componen el macrocrédito sindicado con San José. La operación se completa con la refinanciación del resto de la deuda, en el entorno de los 1.100 millones. Los bancos han dado un balón de oxígeno a la empresa de 5 otros años, con un interés del euríbor junto a un diferencial del 0,8%. La fórmula de pago también se modulará en función de los resultados que vaya obteniendo la compañía.

El acuerdo terminó de fraguarse antes del verano, pero, hasta la semana pasada, no comenzó a ratificarse por los comités de riesgo de las entidades

Hace cuatro años, la compañía renovó un crédito con un sindicato de bancos, formado entre otros por Santander, Barclays, Popular, Sabadell, Novagalicia y BBVA de más de 1.300 millones de euros. De este 'pool' se han caído recientemente tanto Santander como Barclays.

El acuerdo de 2009 permitía a Grupo San José disfrutar de un periodo de carencia de tres años, en los que no tenía que hacer frente al principal: sólo debía abonar los intereses. Pero le obligaba a tener que amortizar el préstamo a partir de este ejercicio, a razón de 77,5 millones en 2013, 81,6 millones en 2014 y 1.181 a partir de 2015.

La compañía y las entidades llevan meses negociando una hoja de ruta para que San José se deshaga de su división inmobiliaria, una especie de dación en pago para hacer frente a su pasivo. La banca considera que este acuerdo servirá para dar oxígeno a la compañía y pueda hacer frente a sus pagos. De hecho, San José no ha podido hacer frente al compromiso de 170 millones, entre principal e intereses de la deuda, con la banca acreedora de los últimos meses.

En julio del pasado año, la empresa llegó a un acuerdo con las entidades acreedoras para retrasar el vencimiento de una cuota de 77 millones de euros. Según la compañía había comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para el ejercicio 2013 se establecía un primer pago de la deuda refinanciada. Este año tendría que hacer frente a otra cuota de 81,6 millones de euros, dejando para 2015 y siguientes la devolución de hasta 1.181 millones de euros. De los 77,5 millones comprometidos, acordó aportar solamente 20 millones. El resto de la cuota la abonaría junto al pago correspondiente en este ejercicio. Sin embargo, finalmente no ha sido así.

Para protegerse de otro posible impago dentro de la nueva hoja de ruta marcada, la banca tiene la opción de poder convertir en capital otros 150 millones. De esta manera, las entidades seguirán avanzando en el control de la compañía.

Los problemas de San José están relacionados directamente con la deuda inmobiliaria derivada de la compra de Parquesol. La constructora se vio obligada a refinanciar su pasivo tras la adquisición de la inmobiliaria vallisoletana y su salida a bolsa.

Ese es el principal problema que detecta la banca que, no obstante, ve con buenos ojos la internacionalización que está acometiendo la compañía, que ha conseguido cerrar jugosos contratos en el exterior en los últimos tiempos. De hecho, el pasado diciembre, el grupo de Jacinto Rey logró hacerse con la adjudicación de las obras de un nuevo hospital en Abu Dabhi por 900 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba