Economía

Los lobbies han funcionado: de la ‘sicav para pobres’ al Planes Ahorro 5, claramente ventajoso para la banca

A finales del pasado año se dejó caer que la reforma fiscal traería un vehículo revolucionario: la sicav para pobres, que, entre otras cosas, permitía una enorme desbancarización. Pero la realidad ha sido otra: el Planes Ahorro 5 será un producto más de red. Los lobbies han funcionado. 

Fachada del Banco de España en Madrid
Fachada del Banco de España en Madrid Flickr/AntonioTajuelo

A finales del pasado año se filtró en distintos medios que la reforma fiscal podría implementar la ‘sicav para pobres’, es decir, una cuenta de valores en la que registrar todo tipo de activos y productos financieros y que sólo tributarían en el momento del reembolso. Si el movimiento de capital era para reinvertir, no tributaría. Sin embargo, lo que ha llegado es el sorprendente (¿decepcionante?) Planes Ahorro 5.

La ‘sicav para pobres’ significaba una auténtica revolución que liberalizaría los mercados financieros, reduciendo al máximo la intermediación bancaria y abriendo un horizonte casi infinito a los asesores independientes.

En estado puro

Con esa nueva cuenta, el ahorrador podría tener depósitos, acciones, bonos, fondos de inversión… con total independencia. El titular sería quien decide qué se compra, qué se vende y cuándo, eliminando innecesarias comisiones de corretaje y, por supuesto, de gestión. Liberalización en estado puro. Era el vehículo perfecto para que crecieran las Eafi; empresas de asesoría de inversión independiente, que recomendarían al titular en qué invertir sin pensar en los intereses del banco en cuestión.

Enseguida se escucharon voces críticas, denunciando, entre otras cosas, que la Agencia Tributaria no tendría capacidad de supervisión sobre estos instrumentos.

Finalmente, lo que ha aparecido es el Planes Ahorro 5, una cuenta que tendrá la forma de depósito o seguro, que garantizará el 85% del capital y que, a partir de 5 años, estará exenta de tributación. Eso sí, siempre que no se aporten más de 5.000 euros al año.

En breve podrán verse anuncios de las principales entidades financieras anunciando estos vehículos de ahorro-previsión. Pero tienen dos desventajas claras respecto a la sicav: obligan a contratar un producto bancario y no podrán ofrecer altos retornos, ya que la obligatoriedad de garantía del 85% capital provoca que los costes de aseguramiento de la cartera se coman gran parte de la rentabilidad. Será casi imposible que rindan más del 1% anual, como resulta casi imposible que lo hagan ahora los nuevos fondos o planes Garantizados.

Bueno para los bancos

Para los bancos es bueno por varias cuestiones: esos planes de nuevo cuño les computará en balance y hará más cautivo al cliente. No falta quien ha denominado a estos vehículos ‘el rescate 2.0 a la banca’. Algo hay de eso.

Fuentes relacionadas con la industria independiente no dudan en comentar que los lobbies bancarios y aquellos relacionados con la industria de la inversión colectiva han funcionado a la perfección, transformando un producto bueno para el ahorrador pero malo para ellos como era la ‘sicav para pobres’ en una plataforma totalmente favorable para el sector financiero aunque no tanto para el partícipe. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba