Economía

Día clave para la nueva Pescanova: los antiguos accionistas pueden mantener el 20% del capital

La banca acreedora y los accionistas de la antigua Pescanova mantienen este lunes una reunión fundamental para el futuro de la compañía. El encuentro debe sentar las bases del acuerdo en los concursos de acreedores de las diez filiales. En caso contrario, volverán las antiguas disputas. La banca prepara un plan B por si no hay acuerdo.

Imagen de una factoría de Pescanova.
Imagen de una factoría de Pescanova.

La nueva Pescanova vive este lunes una jornada trascendental. La banca acreedora y los antiguos accionistas mantendrán una reunión que determinará si el futuro de la compañía camina por el acuerdo o vivirá desencuentros como en el pasado. Ambas partes debatirán los términos de los concursos de acreedores de la diez filiales de Pescanova que tendrán que presentarse ante el juez durante los próximos 23 y 24 de marzo. Unas condiciones que ya quedaron definidas en el acuerdo global para la compañía alcanzado hace meses. Un acuerdo que contempla una hoja de ruta, desconocida hasta ahora, que permite a los antiguos accionistas alcanzar hasta el 20% del capital de la nueva Pescanova, según confirman fuentes conocedoras de este acuerdo.

Este acuerdo define que los antiguos accionistas mantendrán un 5% del nuevo capital, una vez que la banca realice la inyección de capital de 150 millones durante el próximo octubre. En esta ampliación, los antiguos accionistas cuentan con la posibilidad de aumentar su participación en otro 15%. Estos 150 millones se repartirán entre 25 millones en capital y el resto, los otros 125 millones, en deuda subordinada, explican estas mismas fuentes.

Saneada la matriz, la hoja de ruta para sortear definitivamente la liquidación obligaba a limpiar de deudas todas las filiales españolas del grupo, un proceso iniciado en septiembre del 2014. Las propuestas de quitas superan en todos los casos el 90%. Pero la cifra varía en cada una de las diez subsidiarias. La compañía presentará este lunes su propuesta de concurso para cada una de ellas. “Será el mejor marco para la sociedad Pescanova, socios, trabajadores y acreedores (entre los que se encuentran más de 100 bancos)”, explican alguna de las fuentes negociadoras.

Las quitas que soportarán todas las filiales serán diferentes pero, en todos los casos, superarán el 90%

Sin embargo, los principales bancos acreedores, el conocido como G7, formado por Sabadell, Popular, Bankia, Abanca, Caixabank, BBVA y UBI Banca, trabajan en un ‘plan b’ de concurso de acreedores en caso de que cada una de las propuestas presentadas por la empresa para las filiales no les satisfaga. “Estos convenios tienen que ser razonables para poder dar viabilidad a la empresa en su conjunto”, explican desde la banca.

De hecho, desde el ‘pool’ de entidades financieras no se descarta que tenga que reestructurarse o, incluso, desaparecer alguna de las filiales que entrarán en concurso.  Las empresas en peligro de liquidación son Bajamar Séptima, Frinova y Pescanova Alimentación. “Los convenios deben ser lógicos para los acreedores. El antiguo consejo debe ser responsable”, aseguran desde las entidades. Una posibilidad que no gusta entre los accionistas de Pescanova que piensan que las quitas asimétricas podrían generar un desequilibrio que permitiría a los acreedores poder compensar en algunas filiales las pérdidas sufridas en otras.

A principios de marzo, la compañía comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el cierre de la fase común de los procedimientos concursales en los que se encuentran sus 10 subsidiarias: Frigodís, Frivipesca Chapela, Fricatamar, Insuiña, Pescafresca y Pescafina Bacalao, Bajamar Séptima, Frinova, Pescanova Alimentación y Novapesca Trading. En total, la suma a sanear supera los 800 millones.

El convenio de la banca para rescatar Pescanova fue acordado en abril de 2014 y secundado por más del 60% de los acreedores. Entidades extranjeras como el HSBC o el fondo Third Avenue que compró la deuda a Santander, han secundado la propuesta, que contempla entre otras cosas una inyección de capital de unos 150 millones de euros en ‘dinero fresco’ y una quita del alrededor de 2.000 millones, frente los 3.000 totales. Los bancos que forman el steering comite (Sabadell, Caixa, BBVA, Bankia o Popular), pasarán a controlar la compañía, por tanto. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba