Economía

Sin acuerdo por Pescanova: banca y consejo difieren por la quita de 1.000 millones a las filiales

Ambas partes continuarán negociando hasta este miércoles para evitar presentar dos propuestas de concurso al juez para cada una de las diez filiales de Pescanova. El primer borrador no contempla la conversión de esta deuda en capital de la nueva Pescanova, una condición que no acepta la banca acreedora.

Imagen de una filial de Pescanova.
Imagen de una filial de Pescanova.

Sin acuerdo. Así acabó la reunión entre la banca acreedora con el actual consejo de Pescanova en la que se deberían haber cerrado los términos de los concursos de acreedores que afectarán a las diez filiales de la compañía de alimentación. El desencuentro ha obligado a ambas partes a mantener nuevas negociaciones este martes y miércoles, según confirman fuentes conocedoras de las negociaciones. El objetivo es enviar una única propuesta de concurso para cada una de las filiales que tendrán que presentarse ante el juez durante los próximos 23 y 24 de marzo. Las mayores diferencias se centran en la gestión de los 1.000 millones de quita que debe aplicarse a estas filiales para que Pescanova en su conjunto sea viable.

La propuesta de la banca es convertir esos 1.000 millones en capital, como así está acordado con los otros 1.000 millones de quita establecidos para la matriz. Sin embargo, en este primer borrador de convenio, los accionistas de la entidad no han introducido las modificaciones estructurales ni el reparto por filial de la próxima ampliación de capital que se debe efectuar para dar viabilidad a la empresa. Un movimiento que hace recelar a la banca sobre los verdaderos intereses del consejo.

Las entidades sostienen que la deuda de los acreedores debe convertirse en capital de la nueva Pescanova. Un movimiento que otorgaría la mayoría de la compañía, un 55%, al conocido como G7 , formado por Sabadell, Popular, Bankia, Abanca, Caixabank, BBVA y UBI Banca, que está dispuesta a asumir una quita de 2.000 millones sobre los 3.600 millones de la deuda de la compañía. El 20% restante podría quedar en manos de los antiguos accionistas, como adelantó Vozpópuli este lunes, si decidiesen hacer nuevas aportaciones en la próxima ampliación de cpital. Mientras, el resto de acreedores (entre los que se encuentran casi otro centenar de entidades financieras) pasará a controlar el 25% restante.

La primera propuesta de la compañía no contempla las modificaciones estructurales ni el reparto de la ampliación de capital que afectará a cada filial

De hecho, desde el ‘pool’ de entidades financieras no se descarta que tenga que reestructurarse o, incluso, desaparecer alguna de las filiales que entrarán en concurso. Las empresas en peligro de liquidación son Bajamar Séptima, Frinova y Pescanova Alimentación. “Los convenios deben ser lógicos para los acreedores. El antiguo consejo debe ser responsable”, aseguran desde las entidades. Una posibilidad que no gusta entre los accionistas de Pescanova que piensan que las quitas asimétricas podrían generar un desequilibrio que permitiría a los acreedores poder compensar en algunas filiales las pérdidas sufridas en otras.

Ambas partes confían en poder llegar a un acuerdo antes del miércoles. Sin embargo, en estos momentos de la negociación, la opción que parece más probable es que se presenten dos propuestas de convenio (empresa y banca acreedora) para que sea el juez el que decida qué camino adoptar para evitar la liquidación de la entidad.

A principios de marzo, la compañía comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el cierre de la fase común de los procedimientos concursales en los que se encuentran sus 10 subsidiarias: Frigodís, Frivipesca Chapela, Fricatamar, Insuiña, Pescafresca y Pescafina Bacalao, Bajamar Séptima, Frinova, Pescanova Alimentación y Novapesca Trading

El convenio de la banca para rescatar Pescanova fue acordado en abril de 2014 y secundado por más del 60% de los acreedores. Entidades extranjeras como el HSBC o el fondo Third Avenue que compró la deuda a Santander, han secundado la propuesta, que contempla entre otras cosas una inyección de capital de unos 150 millones de euros en ‘dinero fresco’ y una quita del alrededor de 2.000 millones. Precisamente, el ebitda (beneficio antes de impuestos) de Pescanova parece suficiente para poder pagar los intereses de la deuda restante de 1.600 millones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba