Pensiones

Pensiones: solo el 5% de los españoles sigue trabajando tras los 65 años, la mitad que en el resto de Europa

Bélgica,España y Hungría son los países con las tasas de empleo de 65 a 69 años más bajas de la UE. La media europea está en el 11,7% y en algunos países roza el 30%

Una de las propuestas que ha puesto el Gobierno sobre la mesa para la futura reforma de las pensiones es la prologación voluntaria de la vida activa fomentando la compatibilidad de trabajo y pensión tras la jubilación. Y lo cierto es que si recurrimos a las últimas cifras de Eurostat (año 2015), en España hay pocas personas que siguen trabajando después de haber cumplido los 65 años.

En concreto, menos de un 5% de los españoles de entre 65 y 69 años seguía en activo a cierre del año 2015. Esto sitúa a España a la cola de Europa, solo por delante de Hungría, donde la tasa es del 4,6%. Hasta 2011, la edad legal de jubilación en España estaba en 65 años, aunque en la edad real de jubilación siempre ha sido mucho más baja, cerca de los 63 años.

En el año 2011, el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero aprobó una reforma que elevaba la edad legal de jubilación a los 67 años. El cambio es progresivo y no entrará en vigor de forma definitiva hasta el año 2027. Aún así ya se está hablando de la posibilidad de volver a aumentar la edad jubilación ante la crisis que vive actualmente el sistema de pensiones y el panorama tan sombrío que dibujan las proyecciones de población.

18.000 millones de déficit

Y es que la Seguridad Social cerró 2016 con el mayor déficit de su historia: un desfase de unos 18.000 millones. El Gobierno aún tiene que dar a conocer las cifras definitivas, pero ya reconoció este déficit en los planes presupuestarios que envió a Bruselas antes de que acabase el año.

Además de la sangría del sistema provocada por la crisis, la demografía supone uno de los grandes retos del futuro. Las proyecciones del INE apuntan a que 1 de cada 3 españoles tendrá más de 65 años dentro de 50 años, lo que dificultará la financiación de las pensiones. Según los expertos, las últimas reformas que se han hecho garantizan la viabilidad del sistema, pero a costa de bajar y mucho las prestaciones.

De hecho, los expertos calculan que, si no se hace nada para evitarlo, las pensiones caerán, nada más y nada menos, que un 40%. Si tenemos en cuenta que la pensión media de jubilación ronda actualmente los 1.000 euros, esta tremenda caída dejaría las pensiones del futuro en el entorno de los 600 euros, una cantidad con la que difícilmente se podrá financiar el coste de la vida.

El Banco de España y otros organismos económicos han pedido ya públicamente se alargue de nuevo la edad de jubilación

Por eso, el debate de alargardenuevolaedaddejubilación vuelve a estar sobre la mesa, igual que muchas otras propuestas que pretenden aumentar los ingresos del sistema para que no todo el ajuste se haga a través del gasto. El Banco de España ha sido uno de los organismos que se ha mostrado favorable a aumentar de nuevo la edad de jubilación y casi todos, hasta los sindicatos, están de acuerdo en la medida de fomentar la compatibilidad de trabajo y pensión.

Lo cierto es que, si volvemos a las cifras europeas, la situación de España estámuyalejadadelamedia, donde el 11,7% de las personas que tienen entre 65 y 69 años siguen trabajando. En España la cifra se queda en menos de la mitad y Estonia, en cambio, representa el caso diametralmente opuesto, con un porcentaje de casi el 30%.

¿Qué pasa en los países vecinos? Llama la atención, por ejemplo, que en Portugal el porcentaje es del 18,3%, prácticamente tres veces la cifra española. En Alemania el número de personas de entre 65 y 69 años que sigue trabajando asciende al 14,5% y en Italia del 8,6%. La situación de Francia es más parecida a la española, aunque la cifra sigue siendo más elevad (5,9%).

Nuevas reformas

En este contexto se está planteando la nueva reforma de las pensiones. Actualmente el PactodeToledo trabaja a contrarreloj para presentar sus nuevas recomendaciones de reforma en junio. Y todo apunta a que este fomento de la compatibilidad de trabajo y pensión formará parte de ellas. Pero no será la única.

El aumento de las cotizaciones, el destope de las bases y pensiones máximas, la financiación de algunas prestaciones con ingresos, la mejora de los salarios, el fomento de la conciliación, la mayor equidad entre regímenes o incluso las cuentas nocionales son algunas de las propuestas que están encima de la mesa. Lo que está claro es que la reforma tendrá que llegar antes o después.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba