Economía

El gasto en pensiones superará los 130.000 millones en los Presupuestos de 2015, un 32% más que al comienzo de la crisis

Al mismo tiempo que los ingresos encogen, el desembolso en pensiones, principal partida de gasto del conjunto de las Administraciones, crece en más de 32.000 millones, una cantidad superior a lo que se destina a prestaciones de desempleo o intereses de la deuda. Y está por ver que la recuperación cobre el impulso necesario como para corregir esta tendencia...

Los ministros de Hacienda y Empleo, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez.
Los ministros de Hacienda y Empleo, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez. EFE

El desembolso en pensiones superará los 130.000 millones de euros en los Presupuestos Generales de 2015 que prepara el Ministerio de Hacienda. La rúbrica se convierte de largo en la principal partida de gasto del conjunto de las Administraciones, por encima del sueldo de todos los empleados públicos, cuyo montante ronda los 115.000 millones de euros.

Al tiempo que los ingresos encogen, este capítulo se dispara durante la crisis un 32 por ciento y crece en más de 32.000 millones, una cantidad superior a lo que se destina a las prestaciones de desempleo o los intereses de la deuda. Y aún está por ver que la recuperación tenga la suficiente fuerza como para frenar esta preocupante tendencia…    

Estos 130.000 millones representan alrededor de un 35 por ciento de todo el gasto desembolsado por el Estado central y se desglosan en dos partes según cómo se financien: por un lado, unos 115.000 millones de prestaciones contributivas que se costean con las cotizaciones del sistema de Seguridad Social, y por otro unos 12.500 millones de clases pasivas o funcionarios y unos 2.000 de pensiones no contributivas que sufraga el Estado con sus Presupuestos.

No obstante, la nueva contabilización de las drogas, la prostitución y las inversiones inflará el cálculo del Producto Interior Bruto y echará una mano a la hora de aliviar la magnitud de las cifras: el gasto en proporción al PIB se situará casi en el 12 por ciento, todavía en unas cotas consideradas normales en el entorno de la UE.

Las cuentas de la Seguridad Social

Los 130.000 millones se dividen entre la parte que corre a cargo del Estado vía impuestos y la que soporta la Seguridad Social vía cotizaciones. Ahora bien, ¿cómo marchan las cuentas de la Seguridad Social que precisamente suponen la parte del león? El año que viene será el primero en el que se aplique la fórmula de actualización de las pensiones, el llamado factor de sostenibilidad que desliga las revalorizaciones de la inflación y en su lugar las vincula a los ingresos y gastos de la Seguridad Social en ciclos de diez años. En concreto, para calcular la evolución de la caja de las pensiones se tomarán las cuentas de los últimos cinco años y las previsiones de los cinco próximos.

Si se cogen las cifras del último lustro ya cerrado, los gastos en pensiones contributivas engordaron en unos 19.000 millones, a la vez que los ingresos por cotizaciones retrocedían unos 8.000 millones. El desfase entre las prestaciones que se brindan y los empleos que las sustentan se ha catapultado desde un superávit presupuestario de unos 16.000 millones en 2009 a un déficit superior a los 10.000 millones en 2013.

Aunque la fórmula de las pensiones precisa tener en cuenta muchos otros cálculos como las previsiones o definir exactamente qué partidas exactas se toman, semejantes números hablan por sí solos y no dejan otra opción al Gobierno: las prestaciones en 2015 sólo se podrán elevar el mínimo legal establecido, un 0,25 por ciento, máxime cuando además la inflación está situada en terreno negativo.

Pero incluso así, el desembolso en prestaciones seguirá escalando debido a que la proporción de jubilados aumenta, éstos cada vez han cotizado más y por lo tanto cobran pensiones más altas. Valga un dato: hace treinta años sólo un tres por ciento cotizaba por la base máxima. Ahora lo hace un 20 por ciento y como es lógico cobra una prestación más alta.

A pesar de la mejora del empleo, en 2014 el Gobierno sólo conseguirá ceñirse a los 10.000 millones de déficit presupuestado para la Seguridad Social gracias a que este año empezarán a contribuir los salarios en especie como los cheques restaurante, las guarderías, las ayudas al transporte, los seguros médicos o el pago en acciones. De acuerdo con los cálculos del Ministerio de Empleo, este incremento de cotizaciones reportará unos 900 millones adicionales a la caja de las pensiones.

Por más que la afiliación a la Seguridad Social haya aumentado un 2,3 por ciento hasta julio, los ingresos por cotizaciones sólo han repuntado un exiguo 0,57 por ciento en los siete primeros meses del año, es decir, unos 1.300 millones de euros más. Y ello se debe a que los desempleados están perdiendo la cobertura y por lo tanto ya no cotizan a la Seguridad Social. Así, las cuotas sociales de los parados caen un 13,45 por ciento, mientras que las de los empleados crecen un 2,03 por ciento, unas ratios más acordes con la evolución de las afiliaciones.

Sin embargo, al mismo tiempo, las obligaciones reconocidas de la Seguridad Social, es decir las prestaciones, suben un 3,92 por ciento, unos 2.700 millones de euros. Si bien es cierto que se trata de un ritmo de incremento sustancialmente menor, comparado con la tasas medias de aumentos del seis por ciento registradas durante la última década. Un hecho que en gran medida obedece a que las pensiones también se revalorizaron sólo un 0,25 por ciento.

En cualquier caso, la brecha entre los ingresos por cotizaciones y los gastos en pensiones continúa ensanchándose. El Gobierno espera que la recuperación del ciclo corrija poco a poco este agujero. Sin embargo, está por ver que la recuperación del empleo en una economía estancada adquiera el impulso suficiente como para evitar la cuasicongelación permanente de las pensiones… Eso sí, en un contexto de inflaciones muy bajas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba