Bruselas mete prisa para que España acelere los cambios en el sistema de Seguridad Social

El PSOE teme un divorcio con UGT en la negociación con el Gobierno de la reforma de las pensiones

Alfredo Pérez Rubalcaba quiere alcanzar un amplio acuerdo con el PP para reformar las pensiones, pero sospecha que la UGT se lo va a impedir. Es un asunto crucial para el Gobierno porque Bruselas le mete prisa para que apruebe cambios profundos en el sistema de Seguridad Social.

En el Gobierno no se prevé la posibilidad de que la nueva reforma de las pensiones sea una propuesta exclusivamente suya, a pesar de que disfruta de mayoría absoluta en el Parlamento. Lo que Bruselas le ha pedido y, además, que lo haga con celeridad, es que presente un acuerdo que sea sostenible en el tiempo, con independencia del partido que gobierne. La ministra de Trabajo, Fátima Báñez, lleva semanas hablando con los principales partidos, sindicatos y empresarios para que cuando el proyecto de ley llegue al Congreso esté bastante cocinado, a partir del informe que a finales de mayo presentará el grupo de doce expertos creado el pasado viernes.

UGT advirtió en su reciente congreso que mantendrá una "posición firme" ante un posible "debilitamiento del sistema público de pensiones"

Sin embargo, el propósito del Gobierno, en el que colabora con buena disposición el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, puede caer en saco roto si el secretario general de UGT, Cándido Méndez, defiende para esta reforma los criterios que el sindicato ha expuesto en el congreso clausurado el fin de semana. En el documento aprobado se anticipa “una posición firme” ante posibles “decisiones políticas que impliquen un debilitamiento del sistema público de pensiones”. Además, alerta de su rechazo a “cualquier modificación que pudiera afectar a la actual estructura básica” del modelo y exige un aumento de las aportaciones públicas, cifradas en los presupuestos vigentes en 115.000 millones de euros, junto a la actualización, sobre todo, de las prestaciones mínimas. De contención del gasto, como impone Bruselas, nada de nada.

Según fuentes socialistas, Rubalcaba se arriesga a un divorcio con UGT en la negociación pendiente con el Gobierno para la reforma de las pensiones si, al final, el sindicato no encuentra margen para avalar el acuerdo e intenta arrastrar al partido a su terreno. El catedrático de Economía Aplicada Santos Ruesga es el experto más afín a la UGT que integra el ‘comité de sabios’ encargado de redactar el documento base para los trabajos de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo.

El PP, el PSOE, CiU y PNV avalan hoy en el Congreso una iniciativa en la que abogan por un amplio acuerdo en el Pacto de Toledo

En la dirección del PSOE hay un amplio consenso en valorar la importancia de esta reforma, pues a través del conocido como ‘factor de sostenibilidad’ se intentará garantizar la cobertura financiera del sistema de pensiones modulando su coste mediante palancas de corrección automáticas que tomarán como referencia el crecimiento económico, la evolución demográfica o el número de afiliados a la Seguridad Social.

Como muestra de buena voluntad, el PP, los socialistas, CiU y el PNV han firmado una iniciativa que será debatida este miércoles en el Congreso en la que se insta al Pacto de Toledo a llegar “al máximo nivel de acuerdo” en esta reforma. Si se cumplen las expectativas del Gobierno, su calendario será el siguiente: a finales de mayo, el informe pendiente de los expertos pasará a la comisión del Pacto de Toledo, antes de las vacaciones de agosto deberá conseguirse un acuerdo, el proyecto de ley que lo incluya se debatiría en el otoño y su aprobación se espera para navidades con el fin de que las nuevas reglas para las pensiones empiecen a rodar en enero del año que viene.

En el Gobierno se recuerda que la que introdujo en el sistema el llamado 'factor de sostenibilidad' de las pensiones fue la ex vicepresidenta económica Elena Salgado

“Este es un asunto de Estado y cualquier partido de gobierno que se precie de serlo tiene que entrar en el acuerdo”, afirman fuentes oficiales, que recuerdan que fue la ex vicepresidenta económica Elena Salgado, en la etapa de Zapatero, la que incluyó en el sistema el llamado ‘factor de sostenibilidad’ de las pensiones. “Tenemos la máxima disposición a colaborar en la reforma, pero no será creíble si no está avalada por la mayoría de los partidos y los sindicatos. Esperamos que todos estén a la altura de la circunstancia”, señalan en el PSOE.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba