Economía

El galimatías económico del PSOE: Sánchez propone fuertes subidas de impuestos mientras Díaz los baja

El secretario de Economía del PSOE y hombre de confianza de Pedro Sánchez, Manuel de la Rocha, anuncia que el programa electoral incluirá subidas de impuestos por valor de 8.500 millones de euros. Y lo hace justo antes de las elecciones andaluzas, cuando Susana Díaz promete bajar IRPF, Sucesiones y Donaciones. El ala más liberal del partido reacciona con indignación por acercarse peligrosamente a Podemos.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz Gtres

El Partido Socialista también está dividido en lo que a política económica se refiere. Tan sólo un día después de que Susana Díaz confirmase que tenía la intención de bajar impuestos, el secretario federal de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha, se descolgó con una entrevista al diario Expansión en la que anunciaba que el programa electoral socialista contemplaría subidas del Impuesto de Patrimonio por valor de 6.000 millones de euros y del Impuesto de Sociedades por valor de 2.500 millones de euros.

Las declaraciones de Manuel de la Rocha, un hombre de confianza de Pedro Sánchez, incendiaron a muchos miembros del ala más liberal del PSOE. “Por muy cierto que sea que España tenga un problema de recaudación, nadie acude a las elecciones diciendo que va a subir impuestos. Ya vimos lo que hizo el PP cuando prometió bajar la tributación. Además, el partido corre el riesgo de colocarse ideológicamente en un lugar muy peligroso. En lugar de reafirmarnos en el centro donde la mayor parte de los españoles se ubica y nos ubica, parece que competimos por colocarnos a la izquierda dejando el centro a Ciudadanos”, afirmaban varias voces próximas al partido. De gran importancia en las urnas, la política tributaria amenaza con convertirse en uno de los puntos de conflicto en el seno de la formación socialista. 

Manuel de la Rocha planteaba este martes que la recaudación en España se sitúa unos nueve puntos por debajo de la media de la eurozona al tiempo que los asalariados tributan demasiado. Y a su entender esa paradoja podría resolverse con las fórmulas de siempre: atajando el fraude fiscal, haciendo que las empresas paguen más impuestos y subiendo Patrimonio.

De la Rocha pretende ingresar por Patrimonio unos 7.000 millones de euros cuando en el pico de la burbuja se recaudaban unos 2.400 millones de euros

Esta última figura tributaria consiguió ingresar en el pico de la burbuja unos 2.400 millones de euros frente a los 1.000 millones que recauda en la actualidad. Sin embargo, De la Rocha pretende multiplicar la caja obtenida por Patrimonio hasta los 7.000 millones de euros. Pese a que sostenga que 95 por ciento de los españoles no pagarán más, semejante cifra no se obtiene tan fácilmente y corre el riesgo de provocar una fuga de fortunas.

De la Rocha mantendría el mínimo exento de este impuesto en los 700.000 euros más los 300.000 euros de la vivienda habitual. Pero en cambio modificaría otros elementos para exprimirlo mucho más. Por un lado, pese a que insiste en que no se aprobará nada confiscatorio, eliminaría su tope máximo, esto es, que la tributación conjunta de renta y patrimonio nunca pueda superar el 60 por ciento de la base imponible del IRPF.

Por otro, defiende que se impute una renta anual por los fondos de inversión y las sicav aunque no se haya rescatado la ganancia patrimonial, si bien lo tributado luego se restaría de la liquidación cuando se recupere el dinero invertido. También suprimiría las exenciones a la empresa familiar, lo que puede representar una clara erosión del tejido productivo. Y, por último, evitaría que haya comunidades como Madrid en las que este tributo no se pague.

Además de Patrimonio, De la Rocha pretende meterle mano al Impuesto de Sociedades eliminando las numerosas deducciones y exenciones de las que se benefician las grandes empresas. Y en tanto no se apruebe la reforma, las obligará a tributar como mínimo un 15 por ciento de su resultado contable, medida con la que espera ingresar unos 2.500 millones de euros adicionales.   

La batería de alzas tributarias se completa con la fijación de un mínimo en Sucesiones y Donaciones e incrementos en la fiscalidad medioambiental y del alcohol.

Al mismo tiempo, en plena carrera electoral, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, promete una rebaja de entre dos y tres puntos y medio del IRPF y una bajada de Sucesiones y Donaciones para las empresas y los autónomos. Justo lo contrario. Eso sí, la rebaja del Impuesto de la Renta la supedita a que reciba más de 1.000 millones de la financiación autonómica. En cualquier caso, el contraste entre Susana y Pedro Sánchez vuelve a relucir en todo su esplendor a pesar de que Andalucía es junto a Cataluña la Comunidad que padece los impuestos más altos, tal y como destacaba este martes un estudio del Colegio General de Economistas.

El PSOE promete subir el salario mínimo todos los años un 5 por ciento, un objetivo que desde luego Europa no permitiría

Algunos miembros del PSOE quitaron hierro a la metida de pata del secretario de Economía precisamente cuando Susana Díaz está en campaña y anuncia rebajas fiscales: “Quizás no haya sido el momento más oportuno, pero se ha sacado de contexto todo lo que ha dicho De la Rocha. El sistema fiscal prima al que ahorra y acumula riqueza sobre el asalariado. Así que el PSOE está estudiando cómo gravar más la riqueza de forma que eso permita bajar la presión fiscal sobre las nóminas. Todavía estamos estudiando varias posibilidades”, comentan estas fuentes.

Pero ahí no quedó la cosa. De la Rocha se adentró en otro terreno muy pantanoso al prometer un repunte del salario mínimo desde los 648 euros hasta los 930 euros a lo largo de dos legislaturas. Esto equivale a un incremento del 5 por ciento al año, un alza que se antoja insostenible y que desde luego no se permitiría en Europa en tanto en cuanto haya unas tasas de paro tan elevadas.

Y por si fuera poco, al más puro estilo Podemos, enunció medidas tan intervencionistas como limitar los salarios astronómicos y los bonus. Incluso reconocía que se estaban planteando premiar en las licitaciones públicas a aquellas empresas en las que la brecha salarial entre las retribuciones más altas y las más bajas sea muy estrecha. Más de una persona del ámbito del PSOE simplemente clamaba contra tales propuestas porque provocarían una fuga del talento. “Este tipo de iniciativas nos acercan más a Podemos que al centro”, reconocían algunos. Tal y como avanzó Vozpópuli, el PSOE ya barajaba desde hace tiempo propuestas a imagen y semejanza de las planteadas por la formación que lidera Pablo Iglesias, como por ejemplo la creación de un banco público o incluso destinar las vivendas de la Sareb a familias desahuciadas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba