Méndez y Toxo entran en campaña con una apuesta por la recuperación de la banca pública

El PSOE cierra un pacto con los sindicatos: Bankia no volverá a manos privadas

La privatización de Bankia no constará en el programa con el que el PSOE concurrirá a las próximas elecciones generales y todo lleva a concluir que, si las gana, esta entidad permanecerá en manos públicas. La primera señal de ello aparece en un informe presentado este lunes en Madrid, avalado por dos fundaciones vinculadas al primer partido de la oposición.

Los secretarios generales del PSOE y UGT, Pedro Sánchez y Cándido Méndez.
Los secretarios generales del PSOE y UGT, Pedro Sánchez y Cándido Méndez. Europa Press

El portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Juan Moscoso, y el exeurodiputado socialista Carlos Carnero, presenciaron este lunes en primer fila las intervenciones de los secretarios generales de UGT y Comisiones, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, a favor de la recuperación de una banca pública. Lo hicieron en la presentación del informe Una propuesta progresista para salir de la crisis patrocinado por varias fundaciones vinculadas al PSOE y UGT –Alternativas y Largo Caballero– así como al otro sindicato mayoritario (1º de Mayo).

Desde la fundación próxima al PSOE se consideraría "una vergüenza que Bankia volviera a manos privadas"

“Se debe evitar que los bancos actualmente nacionalizados vuelvan a ser privatizados –particularmente Bankia– lo que no impide una entrada parcial de capital privado en su accionariado”, se lee en el informe elaborado por los economistas Santiago Díaz y Bruno Estrada para las tres fundaciones citadas. “Es importantísimo recuperar la banca pública como la gran canalizadora del crédito hacia las pymes”, argumentó Cándido Méndez para acompañar también la apuesta que momentos antes había hecho Nicolás Sartorius, vicepresidente de Alternativas: “Sería una vergüenza que Bankia volviera a manos privadas. Ahora es muy rentable, está bien dirigida y hay que convertirla definitivamente en banca pública, tenemos que dar esa gran batalla”. El objetivo sería, según los intervinientes, conseguir que el 25% del sector financiero en España no estuviera, al menos, en manos privadas.

Como se defendía en el Partido Socialista hace casi tres décadas, el retorno a la banca pública se concibe como una herramienta potente de política económica en manos del Gobierno de turno. En esta coyuntura, supondría una especie de bypass crediticio para la creación de empleo siguiendo el modelo, según los autores del informe, de países como Alemania, Francia, Suecia, Suiza, Noruega o Dinamarca. Las entidades públicas, argumentan, prestan más que el sector privado, evitan que la crisis financiera se extienda a la economía real, tienen un papel relevante en la reconversión de los sectores productivos tras la crisis y son consideradas más seguras por los ahorradores.

20% del sector financiero en manos del Estado

El hecho de que el Estado tenga, a través del FROB, más del 20% del sector bancario en España, debe ser una oportunidad “para crear una banca pública de tamaño relevante” e, incluso, para “impulsar un sistema de banca pública regional como la alemana”, una propuesta que en boca de los sindicatos huele a resucitar las viejas cajas de ahorro.

Pedro Sánchez defiende crear una banca pública para favorecer la inversión y la financiación de la economía real

Es evidente que al líder socialista, Pedro Sánchez, le suena bien esta música, como quedó demostrado hace dos meses durante el debate del estado de la nación. Entre las 15 propuestas de resolución que los socialistas defendieron, figura la creación de una banca pública de inversión “que proporcione financiación a la economía real y combata la sequía del crédito existente”. Con esta iniciativa, el PSOE ve posible dinamizar la economía productiva, generar empleo y consolidar numerosas empresas, reservándole al Gobierno la promoción de políticas sectoriales. Se trata, según la propuesta, de crear “una banca capaz de prestar por sí misma y con capacidad de análisis de riesgo” que estaría regida por un modelo de gobierno corporativo “basado en una gestión profesional” sometido a la “rendición de cuentas”. Las mismas tesis, pues, que amparan UGT y Comisiones.

Esta sintonía de los socialistas con los sindicatos sobre el futuro de Bankia se evidencia en un momento en el que el ministro de Economía, Luis de Guindos, considera que hay tiempo hasta 2017 para privatizar la totalidad de la entidad dentro de un plan en el que el Gobierno se plantea maximizar el valor para el contribuyente recuperando la totalidad de los 22.000 millones largos invertidos en su rescate.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba