Economía

Sin freno hacia el oligopolio bancario: el G6 controla ya el 70% del mercado en España

Caixabank, BBVA, Santander, Bankia, Popular y Sabadell han ganado 26 puntos de cuota en créditos desde 2010, cuando se inició la reestructuración financiera en España. La fuga de clientes desde las entidades nacionalizadas ha provocado que el crecimiento en depósitos sea mayor: un 33%.

Imagen de una sucursal del Santander.
Imagen de una sucursal del Santander.

Desaparición de las cajas de ahorros, concentración entre los bancos, sensible reducción de oficinas, salida de entidades extranjeras del mercado nacional... El mapa financierio español camina hacia el oligoporio bancario. Un camino sin retorno, denunciado por expertos y economistas de todo tipo, que tendrá una clara incidencia futura en los clientes. Tras las recientes operaciones, Caixabank, BBVA, Santander, Bankia, Sabadell y Popular, el conocido como G6 bancario, controla ya el 70% del mercado bancario español. Las compras de Catalunya Caixa y Barclays han contribuido a que se hayan elevado en 26 puntos porcentuales la cuota de estas entidades en créditos desde 2010. En los depósitos, el incremento se sitúa en el 33%, según los datos recopilados por las entidades a cierre del primer semestre.

Así, la gran banca ha pasado de tener una cuota de mercado en el crédito del 46% a cierre de 2010 al 72%. En los depósitos, el incremento ha sido mayor, del 38% al 71%, debido a que la banca sana ha captado, desde 2012, una cantidad ingente de clientes, con sus respectivos depósitos, de las antiguas cajas. Sólo BBVA y Santander reconocieron, en el primer semestre de 2013, que recibieron 50.000 millones en depósitos de la fuga de clientes de las entidades nacinoalizadas. En el caso del banco azul, parte de esta inyección de nuevo pasivo se produjo por la integración de Unnim.

Antes de la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de 2008, la cuota de mercado entre bancos y cajas era prácticamente pareja. Su desaparición y la lenta cura de adelgazamiento de oficinas y plantillas del sistema financiero en su conjunto ha tenido un efecto multiplicador para Santander, BBVA y Caixabank que han logrado aumentar su negocio y reducir el número de sus competidores.

Esta tendencia continuará en el corto plazo, según reconocen desde el propio sector. De hecho, Enrique García Candelas, responsable del Santander en España, reconocía hace un año que su entidad, BBVA y Caixabank coparán el 70% del mercado en ejercicios venideros. En ese caso, el G6 controlaría en el entorno del 90% de la cuota bancaria en España. En ese mismo foro, Candelas confiaba en que "en un futuro no lejano tendremos solo siete u ocho entidades financieras”.

García Candelas, responsable del Santander en España, calcula que su entidad, BBVA y Caixabank aglutinarán el 70% de cuota próximamente. De ser así, el G6 superaría el 90%

Una tendencia que se confirma desde el propio sector. De hecho, los ejecutivos no desdeñan una última ronda de consolidación bancaria en un plazo de año y medio o dos años, una vez que ya esté consolidada la unión bancaria. Además, las cada vez mayores exigencias de capital y la búsqueda de mayor eficiencia para lograr una mayor rentabilidad augura futuras concentraciones. Así, tanto BMN, actualmente en manos del Estado, como Liberbank tienen todas las papeletas para ser absorbidas por otro grupo mayor.

Algunos analistas dibujan un mapa bancario compuesto por el G6, Bankinter, como entidad especializada en un segmento de clientes premium, y cuatro entidades regionales (Kutxabank, Ibercaja, Unicaja y Cajamar). "Tendrá que producirse una proceso de concentración entre estas últimas porque no hay lugar para tantos actores en el futuro", reconocen desde un par de entidades del G6.

Sólo Bankia, entre la gran banca, cuenta con restricciones hasta 2017 para ejercer sus acciones comerciales. Estos vetos fueron impuestos por Bruselas como contrapartida a los 18.000 millones inyectados en el rescate bancario. Precisamente, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de la entidad, negociará con Bruselas en 2015 la eliminación de estas condiciones, como adelantó Vozpópuli, el pasado 4 de agosto.

El plan de reestructuración, negociado entre Bruselas, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y el nuevo equipo gestor de Bankia, contempla la posibilidad de revisar las limitaciones comerciales impuestas a la entidad en 2015, siempre que se hayan cumplido las condiciones impuestas a cambio de los 18.000 millones del rescate bancario. Goirigolzarri y su equipo tienen previsto ejercer esa opción para eliminar estas restricciones y poder competir en igual de condiciones frente al resto de entidades de la gran banca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba