Economía

La ‘locura’ de Morabanc llega a su fin: desiste de pujar por Catalunya Caixa al no encontrar un socio ‘rico’

La pequeña entidad andorrana, cuyo tamaño es 25 veces menor que el de CX, se retira del proceso al ser incapaz de sellar un alianza con otra firma que aportase el músculo financiero suficiente para presentar una oferta con garantías. La salida de Morabanc deja la venta de la entidad catalana en un asunto entre bancos españoles, lo menos conveniente para el FROB.

Imagen de la sede central de Morabanc, en el Principado de Andorra.
Imagen de la sede central de Morabanc, en el Principado de Andorra.

Poco más de dos semanas ha durado la presencia del banco andorrano Morabanc en el proceso de subasta de Catalunya Caixa. Su posible oferta estaba condicionada a la alianza con un socio que ofreciera el músculo financiero, como adelantó Vozpópuli el pasado 5 de junio, necesario para poder acometer la operación. Finalmente, la entidad andorrana ha decidido retirarse de la puja por Catalunya Caixa, según confirman fuentes conocedoras de la operación, al no encontrar a ese socio capitalista.

Morabanc, cuyo tamaño es 25 veces inferior al de Catalunya Caixa, pretendía replicar la operación que ejecutaron los venezolanos de Banesco, quienes junto al Banco Etcheverría, lograron adjudicarse la subasta de Novagalicia por 1.003 millones. En este caso, el andorrano ejercería de Etcheverría a la espera de que apareciera otro Juan Carlos Escotet, situación que finalmente no ha sucedido.

El interés de Morabanc por Catalunya Caixa comenzó, a finales del pasado año, cuando este banco andorrano empezó a sondear la situación de Catalunya Caixa Inversió, la gestora de fondos de la entidad catalana, como adelantó Vozpópuli. La posible venta de esta división de CX también despertó el interés de Andbank y Banca Privada D’Andorra (BPA). La gestora forma parte del paquete de la subasta de la entidad, al que también se ha integrado un total de 43 oficinas de la red de fuera de Cataluña. El resto de las sucursales de la zona no catalana, en el entorno de 100 oficinas, serán clausuradas por el FROB antes de que cierre la venta de la entidad, prevista para la segunda quincena de julio.

La apuesta por la gestora de CX supuso un cambio de tendencia en la apuesta del banco andorrano por el mercado español. MoraBanc, que hasta 2006 era mayoritariamente de BBVA, se había manifestado absolutamente reticente a entrar en España, al contrario de lo que han hecho sus competidores en origen: los dos citados, junto a Credit Andorrá, que últimamente mantiene un buen ritmo de crecimiento en su franquicia española, el Banco de Alcalá.

En el sector, la aparición de Morabanc despertó recelo por el ínfimo tamaño de la entidad andorrana frente al de Catalunya Caixa, en el entorno de los 65.000 millones. Al cierre de 2013, contaba con cerca de 341 empleados, 9 oficinas y unos recursos propios gestionados por valor de 6.705 millones de euros. Además, mantenía un ratio de solvencia del 32% -uno de los más elevados de Europa- y el de liquidez en el 76%; por no hablar de una mínima tasa de morosidad del 2%.

El fin de la ‘locura’ de la entidad andorrana deja la subasta de Catalunya Caixa en un asunto entre entidades nacionales. En especial, entre Caixabank y Santander. Sólo alguna de estas dos entidades, según confirman fuentes bancarias, pueden evitar al fondo de rescate el fiasco de tener que suspender de nuevo el proceso y seguir gestionando la entidad catalana en el futuro. La adjudicación, de producirse finalmente, se dirimirá entre Botín y Fainé.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba