Miguel Arias se someterá al examen en el Parlamento europeo a final de mes

Satisfacción en Moncloa por el acceso a la cartera europea de Energía: la negociación con Polonia ha sido clave

Después de una negociación con muchos altibajos, Mariano Rajoy ha conseguido la cartera de Energía para España. En La Moncloa se interpreta como un éxito, facilitado por las últimas negociaciones mantenidas con Alemania y Polonia.

España ha estado a punto de quedarse con una comisaría europea de cuarto nivel pero, finalmente, ha conseguido superar las peores expectativas y se ha hecho con la cartera de Energía. Es verdad que el exministro Miguel Arias Cañete está tutelado en ella por una vicepresidenta de la Comisión, la exprimera ministra eslovena Alenka Bratusek, pero en La Moncloa se acentúa la importancia que tiene para España hacerse con este cometido en un momento en el que el país está en condiciones de convertirse en la mejor puerta de entrada de gas en Europa, incluso como alternativa a Rusia, debido a su posición estratégica en este mercado a nivel internacional. Además, este era un objetivo que venía acariciando el sector eléctrico y gasista español desde hacía meses, preocupado por la importancia de las interconexiones a través de Francia y también por la atención que en un principio prestó el Gobierno a otras comisarías después de haber ocupado en los últimos cinco años la de Competencia. Fuentes gubernamentales informan que en el acceso de España a este desempeño ha tenido especial relevancia la negociación mantenida por Mariano Rajoy con el primer ministro polaco, Donald Tusk, aspirante también a esta cartera para su país.

Hay cuatro comisarías más con las que Arias Cañete tendrá que coordinarse en sus trabajos. Se trata de las de Medio Ambiente,Industria, Transportes e Investigación. No obstante, en el Gobierno se mantiene que en ningún caso Arias Cañete podrá ser considerado como un "comisario junior". Sus retos inmediatos, según las fuentes, consistirá en sacar de los cajones algunos de los informes importantes que tenía guardados el alemán Günther Oettinger, cuyo prestigio en Bruselas deja mucho que desear.

El calvario no se acaba aquí. A final de mes, los titulares de las distitnas carteras serán examinados en el Parlamento europeo y hay miedo a que se produzca un fuego cruzado entre conservadores y socialistas que acabe descabalgando a alguno de los elegidos. No es descartable y agravaría la situación de un Gobierno, el comunitario, que lleva desde abril trabajando al ralentí.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba