Economía

Tsipras promete reformas a Merkel pero sólo menciona la evasión fiscal y la corrupción

El primer ministro griego y la canciller alemana rebajan el tono del enfrentamiento. Sin embargo, los dos se mantienen en sus trece y el riesgo de una salida del euro persiste.

La presidenta alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Alexis Trsipras
La presidenta alemana, Angela Merkel, y el primer ministro griego, Alexis Trsipras Europa Press

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, prometió este lunes a la canciller Merkel que acometerá reformas. Sin embargo, cuando llegó el momento de mencionarlas en público, tan sólo se refirió a la lucha contra la evasión fiscal y la corrupción, un hecho que pone en evidencia la tremenda distancia que todavía existe entre griegos y alemanes a la hora de alcanzar un acuerdo sobre el rescate de Atenas. El riesgo de ‘Grexit’ sigue sobre la mesa, confesaban a Vozpópuli fuentes al tanto de las negociaciones en Bruselas.

De visita oficial en Berlín, Tsipras buscaba algo de árnica entre los alemanes. Al término de la rueda de prensa conjunta, incluso se fotografió con Merkel estrechando manos entre sonrisas. Al menos el encuentro sirvió para rebajar un poco la tensión generada entre ambos países y subrayar la voluntad de ambas partes de alcanzar un acuerdo.

Pero de ahí a la solución del problema griego todavía hay un largo trecho. O eso es lo que se pudo deducir de las declaraciones de uno y otro. Con muy diferentes públicos que agradar, los dos mandatarios se mantuvieron en sus trece y eludieron ceder un ápice en público.

Consciente de que la mitad de los alemanes se muestra partidaria de echar a Grecia del euro, la canciller repitió sus líneas habituales. Esto es: Grecia debe adoptar reformas que saneen sus cuentas y la devuelvan a la senda del crecimiento. Respecto a qué medidas debían tomar los griegos, comentó que eso lo tenía que evaluar el Eurogrupo, no Alemania. Y en cuanto a las manidas reparaciones de guerra, en su opinión éstas ya se pagaron.

“Aunque hay 80 millones de personas que viven en Alemania y somos la mayor economía de la Unión, Europa se ha construido sobre el principio de que cada país es igualmente importante, con indiferencia de cuántos residentes tiene”, afirmó la canciller con la intención de aplacar el miedo de sus socios europeos a una dominación total de Berlín, una preocupación que aireaba esta semana el semanario tudesco Der Spiegel.

Por su parte, Tsipras aseguró que no estaba en Berlín para pedir ayuda financiera. “He venido para intercambiar opiniones y comprobar dónde están las coincidencias y dónde están los desacuerdos”, declaró el primer ministro griego. A continuación, reclamó una agenda de desarrollo de Grecia e insistió en que cualesquiera que fuesen las medidas había que mantener la “justicia social”. Una vez más, explicó que no iba a deshacer todo lo hecho durante cinco años de rescate, pero que había que corregir las prioridades fijándose más en el crecimiento.

Cuanto más férreo se muestra ante Bruselas, más respaldo popular gana Tsipras en casa. Así que una vez más no le faltó el punto impertinente y dijo que Alemania podría ayudarle en la lucha contra la corrupción en el caso Siemens. Como si de una nube de tinta se tratase, en Grecia se han sacado a relucir los pagos de comisiones ilegales perpetrados por empresas alemanas, entre las que se encuentran Siemens o Eurocopter. Es más, este mismo lunes las autoridades helenas confirmaban que valoran la posibilidad de prohibir que estas compañías puedan acudir a los concursos públicos.

Aun así, el líder de Syriza concedió un pequeño espacio para la autocrítica. “Es equivocado culpar a otros de todos nuestros problemas”, reconoció. El mandatario heleno también negó que fuese a confiscar bienes germanos sitos en Grecia. A su juicio, las reparaciones de guerra son una cuestión de ética y se deben estudiar como un asunto separado de las negociaciones del rescate.

Según una información del diario Financial Times, Tsipras había remitido a Merkel una misiva en la que reconocía que se quedaría sin fondos para hacer frente a sus compromisos con el FMI a finales de abril. Enviada unos días antes del último Eurogrupo, el primer ministro se mostraba especialmente crítico con el BCE por las restricciones que había impuesto a la banca helena para financiar al Estado griego.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba