Economía

Draghi insiste en que la unión bancaria se llevará a cabo pese a la resistencia alemana

El presidente del BCE ya reconoce que la integración financiera no estará lista a primeros de año. En Bruselas se da por sentado que España asumirá todo el coste del rescate de la banca.

Draghi insiste en que la unión bancaria se llevará a cabo pese a la resistencia alemana
Draghi insiste en que la unión bancaria se llevará a cabo pese a la resistencia alemana

El presidente del Banco Central Europeo se muestra convencido de que la unión bancaria saldrá adelante sí o sí pese a la resistencia de Alemania, según explican fuentes de Bruselas.

Mario Draghi cree que tardará más de lo previsto y que no estará a tiempo a finales de año por culpa de las reticencias de los germanos a que controlen sus bancos de tamaño medio o pequeño.

El presidente del BCE sabe que sus Transacciones Monetarias al Contado (OMTpor sus siglas en inglés, las futuras operaciones de compra de deuda pública a corto plazo en el mercado secundario) sólo tendrán un efecto duradero si se vislumbra una unión bancaria y fiscal en el horizonte.

Y los alemanes también son conscientes de ello. Sin embargo, fuentes de Bruselas opinan que, por un lado, los germanos quieren ganar tiempo para poder limpiar sus cajas, las Sparkassen y los Landesbanken, antes de entregar un control sobre el que luego podrían no disponer tal y como les convenga.

Por otro, los tudescos están utilizando la amenaza de tirar por tierra la unión bancaria para imponer una mayor presión reformista sobre los países de la periferia, en especial España. Y además están aprovechando ese poder de veto para que la arquitectura de la unión bancaria se diseñe según ellos quieren, igual que hicieron en su momento con un BCE a imagen y semejanza del Bundesbank.

En cualquier caso, tanto en Bruselas como en el FMI se da por seguro que España asumirá todo el coste del rescate bancario sea cual sea el resultado de las negociaciones. El trío compuesto por Alemania, Holanda y Finlandia se mostró inflexible en las reuniones del lunes y el martes entre ministros de Finanzas de la UE. De hecho, el Fondo ya incluía en sus previsiones que la deuda española aumentaría por el salvamento de los bancos.

En opinión del Gobierno español, esto supone una clara ruptura de los acuerdos del Consejo Europeo de junio, en los que se explicitó claramente que se iba a separar el riesgo bancario del soberano y que por tanto la recapitalización no sería directa.

Mariano Rajoy se reúne hoy en París con el presidente galo François Hollande para trazar un frente común en este sentido.  

Las reticencias de todos los Estados europeos a ceder la supervisión del sistema bancario parecen comprensibles, pues resulta muy difícil mantener una política fiscal sin tener controlada a la banca.

Inevitablemente, la unión bancaria conducirá a la integración fiscal del mismo modo que la unión monetaria está abocándonos a la unión bancaria. De otro modo no se pueden compensar los desequilibrios que surgen y las transferencias de capital que pueden precisarse.

Por ejemplo, como ha sido el caso en los años precedentes a esta crisis, la aparición de burbujas en unos sitios al tiempo que otros necesitaban estímulos: la periferia crecía a toda velocidad mientras que Alemania se estancaba.   

Y ahora, pese a que el BCE tiene prohibido dar dinero a los Estados, éstos han utilizado durante esta crisis a los bancos nacionales para que les compren las emisiones de bonos, en una suerte de financiación monetaria por la puerta de atrás.

Y existe un riesgo muy grande para todos: en el instante en que los Gobiernos traspasen al BCE los poderes regulatorios, el nuevo supervisor bien podría determinar que los bancos llevan a cabo prácticas que favorecen a sus Estados pero que no resultan sostenibles, como por ejemplo las compras de deuda pública o los créditos concedidos a ciertos sectores. De ahí que Alemania prefiera otro supervisor distinto al BCE que pueda atar más en corto.

La nota positiva para Europa estriba en la visita de Merkel a Atenas. Fuentes de Bruselas destacan que al menos Berlín ya ha hecho las cuentas y calcula que le sale más barato mantener a Grecia asistida dentro del euro que expulsarla y padecer los contagios. Los helenos por fin está consiguiendo exhibir una aminoración sensible del gasto pese a que se lo coman los intereses de la deuda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba