Economía Más regalos: suben las becas, dependencia, I+D e inversión de empresas públicas

El presidente del Gobierno defiende su gestión de la economía como principal aval electoral y anuncia nuevas alzas del gasto en las partidas que más maltratadas estuvieron durante la crisis: becas, dependencia, I+D e inversión.

El presidente del Gobierno ha anunciado alzas en los presupuestos de becas, dependencia, I+D e inversión. Si bien no ha querido entrar en cifras, Mariano Rajoy ha detallado que el aumento del gasto en I+D será sustancial después de años de recortes entre 2009 y 2013. En 2014 hubo un incremento del 10% de las ayudas directas muy peleado por Guindos frente al criterio de Montoro. Y en 2015 la subida fue muy leve.

Un crecimiento durante el año que viene del 3% que supera incluso las previsiones de EEUU o Reino Unido permitirá elevar algunas partidas que salieron bastante maltratadas durante la crisis. O al menos eso es lo que defendió el presidente del Gobierno en su comparecencia antes del paréntesis estival. Entre pensiones, salarios, cobertura de desempleo e intereses de la deuda copan el grueso del león de los desembolsos. De modo que se hicieron reformas para contener el alza del gasto en las prestaciones de jubilación. Se recortó el número de empleados públicos y se congelaron las retribuciones. Incluso se aplicó un recorte a la ayuda a los parados. Pero esas partidas fueron declaradas centrales mientras que el resto se desplomaba ante la brutal caída de los ingresos. La inversión, la educación, la dependencia o el I+D fueron víctimas naturales de la falta de fondos. "Los ingresos cayeron en 70.000 millones entre 2008 y 2009", se justificó una vez más.

Pequeñas alegrías

Pero ahora llega el momento de empezar a repartir algunas alegrías. Tras años de mucha inversión durante la época de bonanza, el Gobierno considera que la dotación de infraestructuras es suficiente. Por eso, la mayor parte del incremento se hará a través de las empresas públicas al igual que ya se hizo el año pasado.

El desarrollo de la Ley de Dependencia quedó abortado ante el advenimiento de La Gran Recesión. Y el sistema de becas se reformó para bajar los desembolsos ligándolas a la obtención de buenos resultados académicos. En 2016 estas dos partidas al menos obtendrán un pequeño alivio. 

Las otras beneficiadas serán las Comunidades Autónomas, que recibirán fruto de la mejora de la recaudación casi 7.500 millones de euros. Si bien tendrán que dedicar el grueso de ello a reducir el déficit, todavía desbocado. 

Después de años de congelación salarial, los funcionarios obtendrán un alza salarial del 1% en un guiño hacia un colectivo muy amplio y muy desencantado con los populares.

Y por tercer año consecutivo las pensiones repuntarán un 0,25%. Aunque los pensionistas han estado conseguiendo un ligero incremento de capacidad adquisitiva con tasas de inflación negativas, el año que viene se prevé que los precios suban en torno a un 1 por ciento y por lo tanto erosionen la capacidad adquisitiva del grupo que más ha protegido Rajoy durante su legislatura.   

El reto de las pensiones

El propio Rajoy advirtió de que las pensiones serán probablemente el principal reto de la próxima legislatura. “El otro día estuve con un líder europeo cuyo país cuenta con 3,4 millones de pensionistas para algo más de cuatro millones de cotizantes. En España tenemos 9,3 millones de pensionistas para 17 millones de trabajadores. Por eso es tan importante generar empleo y alcanzar los 20 millones de ocupados. Desde enero de 2014 se han incorporado a la Seguridad Social casi 900.000 nuevos cotizantes. Pero hacen falta más”, aseguró el presidente. En los actuales Presupuestos se contempla que la tasa de paro caiga ligeramente por debajo del 20 por ciento, unas previsiones que la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) ha tildado de un tanto optimistas.

El jefe del Gobierno ha insistido mucho en que durante la crisis ha conseguido preservar buena parte de las rúbricas de corte social. “El 53 por ciento de estos Presupuestos se destina a gasto social”, declaró. Y a continuación listó que por cada 100 euros, unos 39 se dedican a pensiones, 7 a cobertura del desempleo y políticas activas, 8 a otros gastos sociales, 10 a los intereses de la deuda y 14 a las CCAA que gestionan la educación, sanidad y servicios sociales. "Más de 13 millones de españoles recibieron el año pasado algún tipo de protección social, recordó un Mariano Rajoy al que se le preguntó durante la rueda de prensa por las víctimas de la austeridad y los desempleados. 

La estabilidad presupuestaria

Rajoy resaltó la situación de descontrol de las finanzas públicas cuando tomó el poder y la imperiosa necesidad de mantener la senda de consolidación fiscal. "Siempre hemos cumplido y eso ha generado confianza. (...) Otros se olvidan de que un presidente socialista decidió cambiar el artículo 135 de la Constitución y que ese artículo forma parte de los Tratados europeos", subrayó. Sin embargo, ha incidido en que en esta ocasión la corrección de los desequilibrios presupuestarios ocurrirá naturalmente gracias a la recuperación de la economía y, en consecuencia, de los ingresos.

Respaldada por tablas y cifras, la intervención se centró en los resultados económicos obtenidos como principal aval electoral. "España acapara el 56 por ciento de los puestos de trabajos creados en Europa", dejó caer muy ufano. Destacó los avances del mercado laboral, la exportaciones o la competitividad al no tener inflación. Y aseguró que la economía había entrado en una suerte de círculo virtuoso de mayor competitividad, más crecimiento, más empleo, más ingresos y, al final, menos impuestos. Llegado ese punto, no dudó el presidente incluso en sacar a pasear el fantasma de Syriza: "Grecia estaba creciendo y creando empleo. Estaba a punto de salir del programa de rescate. Y fíjense lo que ha pasado".   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba