El Gobierno opina que si gana el PPE en Europa, por fin podrá tener un comisario de total confianza en una cartera económica

El comisario Almunia presionó a Rajoy para que acudiera al rescate, en contra del criterio de Rubalcaba

Sustituir a Joaquín Almunia como comisario en Bruselas se ha convertido en una prioridad para el Gobierno, deseoso de contar con alguien de la máxima confianza sentado en una cartera económica de relieve. En La Moncloa no se olvida que Almunia trabajó a finales de 2012 para que España acudiera al rescate, en contra del criterio, por ejemplo, de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Con la prima de riesgo en caída libre y el bono a 10 años en la frontera del 3%, en el Gobierno se tiene ahora la sensación de no haber explicado bien a los ciudadanos las consecuencias que hubiera tenido para España hace año y medio la petición de un rescate, cuando la incertidumbre en los mercados era máxima. Hay detalles poco conocidos de la tensión vivida dentro del Gabinete de Rajoy a finales de 2012, cuando algunas voces potentes defendieron desde la sombra la oportunidad de solicitar auxilio financiero a Bruselas.

El comisario europeo defendió que Alemania terminaría imponiendo condiciones suaves al rescate de España

Una de estas voces fue la del comisario Joaquín Almunia, recuerdan en el Gobierno, quien presionó a Rajoy para que diera este paso en la convicción de que el núcleo duro de la UE aceptaría la imposición de condiciones light, perfectamente asumibles por España, a cambio de favorecer su apertura a los mercados.

A finales de 2012, Rajoy no podía descartar del todo tener que acudir en ayuda de Bruselas, pero tenía claro que si lo hacía debía obtener antes las garantías suficientes de Mario Draghi (BCE) para contribuir a rebajar la prima de riesgo. Estas garantías fueron muy difusas, tanto o mas que la posición mantenida por Alemania, condicionada por el pulso entre el Bundesbank y la canciller Merkel, preocupada de forma prioritaria por su campaña electoral.

El Gobierno exigió garantías de que si acudía al rescate le sería rebajada la prima de riesgo con ayuda del BCE

“Almunia presionó para que pidiéramos el rescate porque estaba convencido de que era lo mejor. No lo interpretamos como una actitud sectaria, pues Rubalcaba defendía justamente lo contrario, pero las circunstancias habrían sido otras si hubiéramos contado con un comisario de entera confianza, con alguien del que no sospecháramos podía estar haciendo un doble juego”, se recuerda en el Gobierno.

En aquel momento, Rubalcaba, igual que ahora, tenía una relación muy directa con Rajoy, en su calidad de líder de la oposición y le dejó claro al presidente que compartía sus temores sobre las consecuencias de ir a un rescate sin conocer previamente su condicionalidad, en una coyuntura donde todavía muchos pensaban que iba a ser muy difícil encarar un ajuste fiscal superior a los 30.000 millones de euros como el que finalmente hizo el Gobierno.

Duran i Lleida (CiU) fue también uno de los líderes políticos que con mayor pasión defendió la petición de solicitar auxilio a Bruselas

Entre quienes compartieron las tesis de Almunia favorables al rescate, en el Gobierno se destaca también al portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Durán i Lleida, quien llegó a instar a Rajoy a tomar la iniciativa con el argumento de abaratar el coste de la financiación pública. Durán razonó en su favor que todas las economías, salvo la española, habían conseguido rebajar el coste del servicio de su deuda, incluidas la griega, la portuguesa y la irlandesa, las tres rescatadas.

En el Gobierno se presume ahora, cuando las tensiones en los mercados han decaído pero todavía no puede cantarse victoria por el alto endeudamiento, de haber conseguido cambiar la imagen de España en los mercados y, sobre todo, en Alemania, después de constatarse que pertenecer al club del euro estaba saliendo muy caro a los países del sur de Europa y barato, por no decir gratis, a los del norte.

En el Gobierno hay quien sigue pensando que fue un error de manual  pedir solo 40.000 millones para los bancos

Lo que todavía queda por relatar, en un capítulo aparte, son las tensiones que la posibilidad o no de acudir al rescate, suscitaron dentro del Gobierno y las que se libraron también dentro del equipo económico hace 22 meses en plena negociación de la ayuda de 40.000 millones que luego recibió el  sistema financiero. Hay voces dentro del Gabinete que siguen defendiendo que fue un error de manual no coger los 100.000 millones que Bruselas estaba dispuesta a librar, pues con ellos tal vez se hubiera logrado el acceso al crédito de familias y empresas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba