Resistencia en el Gobierno a pactar con el PSOE el subgobernador

Rajoy abre paso a Becker hasta el principal sillón del Banco de España

Falta mes y medio y cualquier sorpresa puede ocurrir, pero quien tiene en estos momentos la mayoría de las papeletas para sustituir a Miguel Ángel Fernández Ordóñez como gobernador del Banco de España es el leonés Fernando Becker, nombre que sonó también como primer ministro de Economía de Mariano Rajoy.

Rajoy abre paso a Becker hasta el principal sillón del Banco de España
Rajoy abre paso a Becker hasta el principal sillón del Banco de España Iberdrola

Sobre el tablero hay tres protagonistas principales en la carrera hacia el puesto de gobernador. Becker es el candidato preferido del presidente del Gobierno. Luis Linde, que este viernes accedió al Consejo del Banco de España, es respaldado por el ministro Luis de Guindos. Y, por último, Antonio Sáenz de Vicuña, aparece como favorito del grupo de presión adosado al Banco Central Europeo.

Fernando Becker, actual director de desarrollo corporativo de Iberdrola, lleva desde hace casi trece años trabajando en la eléctrica, puesto al que accedió después de su polémico paso por el Instituto de Crédito Oficial en la etapa de José María Aznar como presidente. Con anterioridad, fue senador y consejero de Economía de Castilla y León. Natural de esta última provincia, es amigo personal de Mariano Rajoy, quien quiere confiarle la ingente labor de saneamiento interno que le espera al Banco de España, una institución que ha caído en el más profundo de los desprestigios durante la gobernanza de Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Becker es amigo personal de Rajoy, fue senador, consejero de Castilla y León, presidente del ICO y ahora trabaja en Iberdrola

Rajoy lleva como una losa que se le recuerde este descrédito de tan importante institución cuando sale fuera de España. Y en su equipo hay quien opina que MAFO debió dimitir, aunque solo fuera por dignidad, cuando el propio BCE y el FMI han dado el paso de supervisar el saneamiento del sistema financiero español con el encargo complementario de esta tarea a las consultores Roland Verger y Oliver Wyman. No lo hizo, y ahora el gobernador aspira a lavar su imagen ante el Parlamento en un movimiento a la desesperada que ha disparado la preocupación en el Gobierno y en el propio PSOE, responsable último de su nombramiento en julio de 2006.

Si, finalmente, Becker se convierte en gobernador, una de las tareas prioritarias que deberá afrontar será el cambio radical en la unidad de inspección del supervisor. Quienes lo conocen aseguran que funciona con una opacidad extrema mediante un modelo de murallas chinas que escapa al control, en muchas ocasiones, de los máximos órganos de dirección de la entidad.

El PP se resiste a ceder a los socialistas el puesto de subgobernador cuando fue el PSOE el que rompió la tradición en 2006

Si Becker accede finalmente al principal sillón del edificio vecino de La Cibeles, hay pocas posibilidades de que el nombre del subgobernador sea pactado con los socialistas. Hay dos razones que pesan, según fuentes parlamentarias: la insistencia un tanto estéril de Alfredo Pérez Rubalcaba de pactar con el Gobierno todas las vacantes institucionales en bloque y, en segundo lugar, la resistencia del PP a regalar gratuitamente al PSOE cargos de confianza que no se merece.

Fue Zapatero el que incumplió hace seis años la tradición de que las dos fuerzas políticas principales pactaran los nombramientos de gobernador y subgobernador y, por lo tanto, el PP no ve ahora motivos para ser generoso con Rubalcaba, sobre todo con un puesto de tanta sensibilidad como es el del número dos del Banco de España.

Fuentes gubernamentales informan que Linde, pese a contar con el respaldo de Guindos, tiene pocas posibilidades de sustituir a MAFO, en parte debido a su edad y también a que es un hombre con cierta cercanía al PSOE. El hecho de haber accedido al consejo del Banco para cubrir la vacante dejada por Vicente Salas, como adelantó Vozpópuli, no significaría más que un gesto de apoyo del presidente al ministro de Economía, su principal patrocinador.

Según la creencia mayoritaria dentro del PP, el futuro de Becker solo podría torcerse si la situación de los mercados empeora como consecuencia del caos griego y de la confusión que puede surgir también en Europa después del referéndum irlandés. En este escenario, aseguran las mismas fuentes, al final sería el Banco Central Europeo el que presionaría al Gobierno para colocar en el sillón de la calle Alcalá a uno de los suyos, con predilección especial por Antonio Sáenz de Vicuña, director del servicio jurídico del propio BCE, elegido en su día por Rajoy como candidato testimonial para cubrir la vacante que dejará José Manuel González-Páramo en el consejo ejecutivo de la entidad el 31 de este mes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba