Rajoy quiere colocar a Arias Cañete de comisario, con independencia de la cartera que ofrezcan a España en la Comisión

El ascenso de Guindos a la presidencia del Eurogrupo pierde fuelle: "Ha vendido la piel del oso antes de cazarlo", aseguran en Moncloa

La carrera de Luis de Guindos hacia la presidencia permanente del Eurogrupo, un cargo aún inexistente, no está ni muchos menos despejada y empieza a chocar con numerosos obstáculos. En el Gobierno se admite que está en el aire y que no será fácil encontrarle al ministro de Economía otro hueco en Bruselas dada la firmeza con la que Mariano Rajoy quiere convertir a Miguel Arias Cañete en comisario. "Ha vendido la piel del oso antes de cazarlo", se mantiene en La Moncloa.

El ministro Luis de Guindos junto al ministro holandés de Finanzas y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.
El ministro Luis de Guindos junto al ministro holandés de Finanzas y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Gtres

Si la agenda se desarrollara como el Gobierno desea, en la cumbre europea de junio se decidiría, un mes después de las elecciones europeas, el nombramiento de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea, la creación de la presidencia permanente del Eurogrupo y la propuesta de Luis de Guindos para ocupar el cargo a partir del verano de 2015. Sin embargo, las cosas no van a ser tan sencillas, según se teme en La Moncloa. "El ministro ha vendido la piel del oso antes de cazarlo", afirman fuentes cercanas al presidente del Gobierno.

Para empezar, se da por hecho que de las elecciones del próximo día 25 saldrá un empate entre los dos grandes bloques políticos que operan en la UE, de forma que haya una negociación bastante larga antes de decidirse si al frente de la Comisión se sienta Juncker o el candidato socialdemócrata, Martin Schulz. Además, es altamente improbable, aseguran fuentes gubernamentales, que se llegue a la cita de junio con un reparto a 28 de las carteras comunitarias y con la decisión tomada de crear la presidencia estable del Eurogrupo, el organismo desde el que los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona definen mensualmente su estrategia.

En Bruselas se negociará primero la presidencia de la Comisión, luego el reparto de carteras y, por último, si se crea o no la presidencia permanente del Eurogrupo

Las razones para el pesimismo son sencillas de explicar. Frente a un grupo de países que opina que dar este paso no debe implicar muchos trámites, hay otros, entre ellos Alemania, Francia e Italia, que aspiran a convertir el Eurogrupo en un centro de decisiones muy potente, blindado por una arquitectura jurídica e institucional que requeriría la modificación del Tratado. Para ello hace falta tiempo. En cualquiera de los dos escenarios, añaden estas fuentes, sería una auténtica sorpresa que el núcleo duro de la UE se arriesgue a gratificar a España con un puesto tan jugoso con un año de antelación, todo un universo en los tiempos comunitarios que corren, pues se trabaja con la premisa de que el holandés Jeroen Dijsselbloem no dejará el cargo que ocupa desde principios de 2013 hasta julio del año que viene. A esta responsabilidad accedió sin el voto de España.

En el Gobierno y en el PP se ha tomado buena nota de la visita girada el pasado lunes a Madrid por el candidato del Partido Popular Europeo (PPE) a la presidencia de la Comisión. A preguntas de los periodistas sobre las posibilidades de promocionar a Luis de Guindos en Bruselas, Juncker ha dejado apuntadas dos notas que invitan al acento: La presidencia no permanente del Eurogrupo es una responsabilidad que él mismo ocupó durante ocho años y no se la desea a nadie. En segundo lugar, depende de la decisión de los ministros de Finanzas, y él no sabe todavía lo que opinan sobre el particular. O, más bien, "no se ha querido mojar".

Juncker ha dejado dicho en Madrid que la posible designación de Guindos corresponde a los ministros de Finanzas de la eurozona y que desconoce su opinión

El ministro de Economía, que hace tiempo expresa en privado su deseo de abandonar el Gobierno, tendría complicado aspirar a otro puesto de relevancia dentro de la UE ya que Mariano Rajoy, según fuentes seguras, no se abrirá a una negociación con el futuro presidente de la Comisión que ponga en juego varios nombres dependiendo de la cartera que se le asigne finalmente a España. “La decisión de que Miguel Arias sea comisario está tomada, con independencia de la Comisaría que consiga España”, aseguran estas fuentes. Antes de que el propio Arias fuera nombrado candidato a las europeas, tuvo que combatir algunas versiones interesadas, procedentes del mismo Gobierno, que apuntaban a que solo alguien como Luis de Guindos podía ganarse una cartera de tanto prestigio como la que, por ejemplo, ocupa ahora Olli Rehn como responsable de Asuntos Económicos y Monetarios. Estas lecturas solo adjudicaban a Arias Cañete posibles desempeños de segundo nivel dentro de la Comisión, “algo que ni es cierto ni tampoco justo”, dado el decidido interés expresado por el presidente del Gobierno de convertirle en comisario de primera.

Rajoy tiene decidido convertir a Miguel Arias Cañete en comisario, con independencia de la cartera comunitaria que le corresponda a España

Guindos cuenta desde el mes pasado con una antena altamente fiable para tomar la temperatura a sus aspiraciones, ya que el secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa, fue nombrado vicepresidente del grupo de trabajo del Eurogrupo, en el que los representantes de los 18 países de la eurozona preparan las reuniones de los ministros de Economía. De Mesa fue elegido para el cargo por un mandato de dos años y medio tras la dimisión de su antecesor, el luxemburgués Georges Heinrich.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba