Las aspiraciones del ministro descansan en la posibilidad de que el responsable del Banco Central releve a Napolitano en Italia

Guindos aspira a sustituir a Draghi al frente del BCE si le falla la presidencia del Eurogrupo: tiene prisa por dejar el Gobierno

Es posible que en las próximas semanas haya fumata blanca en el reparto de los principales cargos de Bruselas, pero en el Gobierno crece la impresión de que a Luis de Guindos se le ha puesto muy cuesta arriba lograr la presidencia del Eurogrupo. La alternativa, expuesta por el ministro de Economía a algunos de sus colaboradores, sería sustituir a Mario Draghi al frente del BCE.

 Que Luis de Guindos tiene prisa por abandonar el Gobierno ya es un secreto a voces dentro del Consejo de Ministros y también en Bruselas. “Se le ve cada vez más nervioso y, en ocasiones, con la cabeza en otro sitio, parece como si le aburriera el día a día”, asegura un alto cargo del PP que sigue sus movimientos de cerca. La sorpresa llegó hace solo dos semanas cuando trascendió a la dirección del partido, embarcada en la recta final de las europeas, que Guindos había comentado a algunos colaboradores que si fracasa su escalada a la presidencia del Eurogrupo tiene puesta su mirada en la sustitución de Mario Draghi como presidente del Banco Central Europeo (BCE).

“¿Guindos al frente del BCE?”, exclamó extrañado un alto cargo del PP cuando le llegó la confidencia. “Sí, él está convencido de que Mario Draghi terminará sustituyendo a Napolitano como presidente de la República italiana y no agotará su mandato en Fráncfort”, le respondió el ayudante del titular de Economía.

En el PP se ve a Guindos nervioso, con la cabeza en otro sitio, como si le aburriera el día a día

Las aspiraciones de Guindos encajan en algunas consideraciones que manejan los altos cargos del Gobierno que mayor proximidad tienen a los despachos de poder de Bruselas. En primer lugar, llegar a la presidencia permanente del Eurogrupo se le ha puesto muy cuesta arriba al ministro porque, para empezar, es un cargo que no existe. Es altamente improbable, aseguran estas fuentes, que el mes que viene se señale a España como beneficiaria de esta alta responsabilidad cuando todavía, después de los complejos resultados electorales del domingo, 25, no está decidido el reparto de carteras en la Comisión Europea y ni siquiera hay consenso sobre quien será su presidente. Sigue también sin haber acuerdo sobre si la hipotética creación de la presidencia permanente del Eurogrupo debe implicar o no una modificación del Tratado, un trámite que sería largo y penoso.

Campaña mediática contra Cañete

Según Guindos ha ido conociendo con desasosiego las dificultades que encierra su ascenso a este desempeño, han aumentado también las especulaciones en determinados medios de comunicación sobre los problemas a los que se enfrentaría Miguel Arias Cañete, después de una campaña tan polémica, para ocupar una cartera de relieve en la Comisión. Y es que muchos en la dirección del PP creen que el ministro de Economía está jugando con varias barajas, bajo la premisa personal de que él sería el más indicado para ocupar una comisaría de primera fila como la que ha venido ocupando, por ejemplo, en la legislatura recién acabada, el finlandés Olli Rehn, responsable de Asuntos Económicos y Monetarios. “El reparto de comisarías va a ser muy complicado y lo que hay que tener claro es que si Francia consigue la de Economía, como es previsible, Guindos no tendrá espacio alguno para ir al Eurogrupo”, asegura un alto cargo del Gobierno con despacho compartido en Bruselas.

La ambición de Guindos y sus prisas por abandonar el Gobierno es lo que le está conduciendo también a poner la mirada en la política italiana. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, cumple 88 años este mes de junio y en su país se ha empezado a especular con su retirada y la posible llegada al cargo de Mario Drahi. Su nombre ya sonó el año pasado como posible relevo, hasta que el propio presidente del BCE telefoneó a Napolitano para pedirle que le dejara ganar tiempo y aceptara repetir un segundo mandato en el Palacio del Quirinal, algo sin precedentes en la tradición italiana.

El mandato le vence a Draghi en 2019

Sin embargo, en fuentes comunitarias, se duda de que Draghi esté dispuesto a dar ahora este paso, en parte porque su mandato en el BCE expira en 2019, y también porque desde que llegó a la institución hace tres años en sustitución de Jean-Claude Trichet, después de duras negociaciones con Alemania, Francia y el resto de los socios europeos, su prestigio no ha hecho más que crecer y su protagonismo en la resolución temporal de la crisis de la deuda no tiene fácil alternativa para los tiempos que se avecinan.

Fernández de Mesa y Román Escolano, los dos preferidos del ministro de Economía como sustitutos

“Guindos conoce los escollos que tiene para salir del Gobierno y encontrar un hueco internacional y sabe también que su tiempo está tasado ya que él mismo ha favorecido que su equipo esté de retirada”, aseguran en el PP. En sus avanzadillas, incluso ha señalado a dos personas que le gustaría que le sustituyeran en Economía: el actual secretario general del Tesoro, Iñigo Fernández de Mesa, y el presidente del ICO, Ramón Escolano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba