Economía

Rosell sella la paz con Garamendi y pacta la nueva cúpula de CEOE

El presidente de la patronal mostró su enfado con los críticos nada más ser reelegido a mediados de diciembre. Los empresarios tenían la sensación de que se avecinaba un ajuste de cuentas. Pero tras superar muchas desconfianzas, Rosell y Garamendi han hablado y han acordado las vicepresidencias y el comité ejecutivo.

Ambos candidatos conversan antes del inicio de la Asamblea General Electoral del pasado diciembre.
Ambos candidatos conversan antes del inicio de la Asamblea General Electoral del pasado diciembre. EFE

Rosell y Garamendi han sellado la paz y han pactado la nueva cúpula de CEOE. Después de unas elecciones muy disputadas por la jefatura de la organización empresarial, los ánimos se encontraban caldeados. De ahí que fuese necesario el reencuentro entre los dos candidatos. Y así ha sido. Se acabó el clima de tensión en la patronal entre Garamendi y Rosell. Juntos han nombrado a tan sólo cuatro vicepresidentes en lugar de las huestes habituales de otros tiempos: el presidente de la patronal madrileña y apoyo fundamental en las elecciones para Rosell, Juan Pablo Lázaro; el presidente de la patronal valenciana, José Vicente González; el propio presidente de Cepyme, Antonio Garamendi; y el presidente de la patronal catalana, Joaquim Gay de Montellà.

No hay ninguna patronal sectorial y se ha arrebatado el cargo de vicepresidente a tres pesos pesados que se rebelaron contra Rosell

Llama poderosamente la atención que no haya ninguna patronal sectorial y que se haya arrebatado el cargo de vicepresidente a tres pesos pesados que se rebelaron contra Rosell: Juan Lazcano, presidente de la patronal de la construcción, Javier Ferrer Dufols, presidente de Confemetal, y Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa.

"Mentiras y calumnias"

Nada más ganar las elecciones hace menos de un mes, Rosell tomó el atril visiblemente enojado. Aunque fuese sólo por 17 votos de diferencia, nadie pudo decir que estuviese contento por haber sido reelegido presidente de la CEOE. En sus manos había tenido pocos días antes un documento que circulaba por la patronal y que según sus propias palabras vertía “mentiras y calumnias sin firmar”.

Entre otras cosas, el escrito acusaba a Rosell de dilapidar las reservas de dinero durante su mandato o de que la patronal catalana no abonaba sus cuotas.

El enfado del recién reelegido presidente de la confederación era mayúsculo, y su discurso estuvo trufado de advertencias tales como “porque soy un caballero, pero es para acordarse”, o un “estoy muy decepcionado con muy pocos”. La sensación de que se avecinaba un ajuste de cuentas caló honda entre los allí presentes sin importar la candidatura que habían apoyado.

Tras superar muchas desconfianzas, Rosell y Garamendi han hablado y han acordado las vicepresidencias y el comité ejecutivo

Sin embargo, muchos de su círculo más próximo e incluso miembros del Gobierno han tratado de calmar a Rosell para que alcance una paz que evite una guerra de guerrillas en el seno de la patronal, máxime cuando el presidente de Cepyme mantiene importantes respaldos en la Junta Directiva. Poco a poco y tras superar muchas desconfianzas, Rosell y Garamendi han hablado y han acordado las vicepresidencias y el comité ejecutivo.  

Ninguna mujer

Los primeros damnificados serían dos de las visibles cabecillas de la oposición, el presidente de Confemetal, Javier Ferrer Dufols, y el presidente de la patronal de la construcción, Juan Lazcano. Pero no queda ahí la cosa: la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, también queda fuera a pesar de no haber expresado su apoyo público a ninguno de los dos bandos. Es más, ella misma por un momento barajó presentarse pero su patronal no quería líos y se lo impidió. Incluso así, Rosell siempre ha interpretado que González de Frutos es uno de sus mayores críticos y una de las personas con mayor predicamento dentro de la casa. De modo que Rosell no se lo ha perdonado y, como consecuencia, no hay ninguna mujer entre los vicepresidentes. ¿Cómo sentará esto en Unespa, una patronal con mucho músculo dentro de la confederación?, comentan algunas fuentes.

Naturalmente, el hombre que surge reforzado es el presidente de la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro, quien mantenía una larga amistad con Garamendi pero a última hora cambió de bando y apoyó a Rosell brindándole la victoria con sus cerca de 30 votos.

"Con la salvedad de Garamendi, Rosell ha decidido rodearse de gente de confianza, como es natural. Y eso ha provocado descartes de mucha importancia para ocupar los sillones de vicepresidentes. Garamendi no ha tenido otra opción que transigir, pero sí que ha logrado incluir gente afín a su persona en el Comité Ejecutivo. A pesar de que se ha establecido una relación de diálogo entre el presidente de la CEOE y el presidente de Cepyme, todavía está por ver que este clima se consolide en algo realmente estable y sólido. No obstante parece bueno que hayan entablado conversaciones. Se trata de algo muy importante para el futuro de la confederación", sostiene un miembro de la patronal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba