Economía

Escotet cede la presidencia de varios de sus holding en España a un señalado en la lista Falciani

Salvador Eduardo Cores ha comenzado a heredar el mando absoluto en algunos de los holding con los que el banquero venezolano controla desde España sus participaciones financieras por medio mundo. Unos movimientos que comenzaron a producirse pocos días antes de conocerse que Escotet, dueño de las cajas gallegas, formaba parte de la lista Falciani al poseer varias cuentas en el banco HSBC.

Juan Carlos Escotet, presidente del grupo Banesco, que controla Abanca.
Juan Carlos Escotet, presidente del grupo Banesco, que controla Abanca. EFE

Siempre ha estado en la órbita del cetro de poder de Juan Carlos Escotet. Aparece como consejero delegado, vicepresidente o apoderado de más de una decena de empresas ligadas al banquero venezolano. Pero desde hace unas semanas, Salvador Eduardo Cores ha comenzado a heredar el mando absoluto en algunos de los holding con los que Escotet controla desde España sus participaciones financieras por medio mundo. Unos movimientos que comenzaron a producirse, según ha podido saber Vozpópuli, pocos días antes de conocerse que Escotet formaba parte de la lista Falciani al poseer varias cuentas en el banco HSBC suizo donde tenía depositados 4,5 millones de dólares a título personal y 7 millones a nombre de sus sociedades. Precisamente, Cores aparece también señalado en esta investigación ya que figuraba como uno de los apoderados de estas cuentas en el HSBC.

En concreto, Cores figura como apoderado en ambas cuentas del banco suizo, según reflejan los documentos hechos públicos por El Confidencial y otra serie de medios internacionales. Una investigación que se conoció cuando este ejecutivo acababa de estrenarse en la presidencia de Banesco Holding Latinoamerica, uno de los tres hóldings que Escotet posee en España.

Desde esta sociedad domiciliada en Madrid, Escotet controla las participaciones en entidades en Panamá, República Dominicana y Estados Unidos. Con esta cartera, Escotet avaló la compra por 1.003 millones de Novagalicia en 2013, después de que el Estado le inyectará más de 8.000 millones para evitar su quiebra. Un año después, Escotet ya había recuperado su inversión. La entidad gallega, ahora rebautizada como Abanca, logró en 2014 un beneficio consolidado antes de impuestos de 601 millones de euros y después de impuestos de 1.157 millones de euros.

En términos bursátiles, Abanca ha supuesto una compra con PER 1 vez para Banesco. El PER (número de veces que el precio contiene el beneficio) es de una vez, y solo en un año se ha recuperado lo invertido con los beneficios obtenidos. No hay ninguna entidad financiera ni española ni mundial que ofrezca este ratio que muestra lo barato o caro de una inversión.

Cores, además, se ha convertido en administrador único de Banesco Holding Marcas, una sociedad de intermediación en operaciones con valores y otros activos. El nombramiento se ha producido dentro de una reorganización ejecutiva en esta firma que ha supuesto la salida de la presidencia de Escotet. De hecho, Cores, que ocupaba la vicepresidencia, ha pasado a ser el único administrador de esta firma que gestiona y administra los valores representativos de los fondos propios de entidades tanto residentes como no residentes en territorio español.

Desde Abanca explican que ninguno de estos holdings tiene relación alguna con las antiguas cajas gallegas que están bajo el paraguas de Abanca Holding, el entramado financiero que controla la participación en Abanca y Banco Etcheverría.

Banesco reestructuró su holding en España antes de convertirse en el nuevo propietario de Novagalicia. Tras desembarcar en el Etcheverría, Banesco puso en marcha una transformación de su estructura societaria en España, donde aterrizó con su holding en 2007 en busca de seguridad jurídica para sus operaciones al margen de las autoridades venezolanas.

En marzo de 2013, meses antes de la adquisición de la antigua NCG, Escotet fusionó su holding en España con Banesco Dutch Holding BV, una sociedad domiciliada en Holanda para aprovechar las ventajas fiscales. La matriz absorbió un patrimonio de 77 millones de euros, de los cuales 71 millones pertenecían a las participaciones de Banesco.

Tras esta reorganización, Escotet gestiona todos sus negocios en España a través de estos hóldings bajo la figura jurídica de Entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE), una figura de opacidad fiscal en España, surgida en 1995 como emulación de figuras semejantes existentes en otros países de la Unión Europea  (Holanda, Bélgica, Suiza, Dinamarca, Suecia, Irlanda, etc.) que se estaban beneficiando de la atracción de capitales o dumping fiscal.

En el caso español, los beneficios fiscales son muy importantes: están exentos de pago la entrada y la salida de capitales, los dividendos, beneficios y plusvalías generados por las empresas extranjeras participadas por las ETVE. Únicamente la inversión que realicen para desarrollar su actividad dentro de España queda sujeta a tributación; en cambio sí que pueden deducirse gastos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba