Economía

Banco Madrid, la entidad que José Pérez arrebató a Conde y perdió ante Linde

Suyos fueron los informes, como director general de Inspección del Banco de España, que cambiaron para siempre la historia de Banco Madrid. La venta a Deutsche Bank fue una de las soluciones para tapar el agujero en Banesto. Entonces comenzó su transformación en una entidad de banca privada que vivió su gran eclosión con Pérez en la presidencia. Otro capricho de las puertas giratorias.

José Pérez, ex presidente de Banco Madrid.
José Pérez, ex presidente de Banco Madrid. Banco Madrid

La acusación tiene 20 años de vida. En su día, significó un mordisco en la yugular de Mario Conde. Uno de los muchos argumentos para el cambio de gestores en aquel Banesto. "Fueron unos imprudentes y pésimos gestores, con un amplio historial de elusión de la normativa bancaria". El torpedo salió de la boca de José Pérez, entonces director general de Inspección del Banco de España de Luis Ángel Rojo, pocos días después de la intervención en diciembre de 1993. La sospecha persigue ahora al verdugo en la sombra de Conde. El economista ilustrado instalado, hasta el pasado miércoles, en el 'establishment' de la presidencia de Banco Madrid. Ahora es Pérez el señalado. El denunciado por el Gobierno ante la Fiscalía Anticorrupción. Una gestión bajo la lupa con indicios de delito de blanqueo de capitales, según un informe del Sepblac. Y, como el boomerang, la histórica acusación de Pérez puede acabar definiendo el final de un currículum intachable. Son los peligros de la puerta giratoria.

"Esta semana parece pura ficción. Algo inaudito para alguien como Pepe". La defensa llega de un antiguo colaborador en el Palacio de Cibeles. Allí donde José Pérez se convirtió durante 25 años en una de las figuras clave del sistema financiero español. El desarrollo de los sistemas de pagos, la creación de los mercados de deuda pública, la preparación de la incorporación al Sistema Monetario Europeo, la supervisión bancaria en los años 90...

Un apellido digno de estudio que puede acabar atropellado por el 'affaire' del Banco Madrid. Paradojas de la vida, el mismo banco al que se vio obligado Conde a traspasar a Deutsche Bank, según cuentan quienes vivieron de cerca aquella operación, como uno de los últimos intentos de frenar el agujero que tenía contaminado el balance de Banesto. La operación se ideó a raíz de aquellos informes de inspección de Pérez que dibujaban un Banesto herido de muerte. Años después, explicaría que "había una clara insolvencia contable, se había consumido el capital. El banco no podía salir adelante sin un plan de saneamiento".

Una venta por 42.000 millones de pesetas

Banesto vendió Banco de Madrid por 42.000 millones de pesetas, logrando unas plusvalías de 30.000 millones (también de pesetas). La operación se cerró el 5 de marzo de 1993, apenas un mes después de que JP Morgan entrara en el capital del antiguo Banco Español de Crédito. Sin embargo, estos dos chutes de solvencia no sirvieron para evitar el terremoto en la sede de Canalejas en diciembre de ese mismo ejercicio.

Sin imaginarlo, aquellos informes de Pérez cambiaron para siempre la historia de Banco de Madrid. La integración en la entidad alemana empezó a diluir su red con la del Banco Comercial Transanlántico. Hay quienes sostienen en el sector que la historia de aquella entidad minorista quedó difuminada entonces. De Banco Madrid sólo quedó el nombre cuando Deutsche Bank le vendió la ficha bancaria a la Kutxa en 2001 por 18 millones de euros.

De ese movimiento, nació un nuevo banco. Se reorientó su estrategia para convertirla en una entidad de banca privada. En esa apuesta cambió ligeramente la marca. De Banco de Madrid a Banco Madrid. La Kutxa encargó su gestión a un equipo de profesionales ajeno a la entidad vasca. Pero la crisis de la banca privada y el fracaso de la fusión con BBK motivaron que retomara el control de su filial en enero de 2009, para proceder a su reestructuración y posterior venta. Dicha reestructuración culminó con la salida del director general de Banco Madrid, José Miguel López Frade, en abril.

Desde entonces, la caja que presidió Xabier Iturbe estuvo buscando comprador para esta unidad, encontrando, sin embargo, bastantes dificultades en el empeño. La principal, la fuerte caída de las cifras de negocio de banca privada por culpa del desplome de los mercados en 2008 y principios de 2009, el descontento de los clientes y su preferencia por productos conservadores, con márgenes mucho menores para las entidades. Además, tropezó con obstáculos propios como el concurso declarado en enero por la inmobiliaria Monteverde con una deuda de 170 millones, de la que era acreedor Banco Madrid.

MAFO impuso la presidencia de Pérez

La venta al andorrano BPA no estuvo exenta de cierta polémica. Estas tensiones se fraguaron al ser la primera operación de compra que negociaron los supervisores españoles y andorrano, tras el acuerdo anunciado por ambos Gobiernos, de intercambio de información fiscal para luchar contra el fraude. Inicialmente, ésta era una condición sine qua non para que BPA pudiera entrar en el capital de la filial de Kutxa. Sin embargo, la operación se cerró antes de que la alianza entre ambos gobiernos entrara en vigor en 2011. A cambio, desde el Banco de España se impuso la presidencia de José Pérez.

Bajo su mandato, Banco Madrid vivió una explosión de crecimiento. Compró a Banco de Valencia su gestora de valores Nordkapp .Fue una operación importante para la entidad porque entonces le permitió elevar un 50% el tamaño de sus activos bajo gestión. En aquel momento, la gestora de Banco de Valencia gestionaba un patrimonio total de 630 millones de euros entre más de 1.000 clientes particulares y clientes institucionales.

En noviembre de 2013, adquirió a BMN su gestora. Con esa compra, Banco Madrid logró aumentar su volumen de negocio en unos 500 millones de euros. Gracias a esta operación, a cierre de 2013, el grupo logró un volumen de negocio de 3.733 millones de euros. Ese mismo año, Banco Madrid también se hizo con Liberbank Gestión, la gestora de fondos de Liberbank.Esa compra le aporta 931 millones de euros a su cartera de activos bajo gestión.

A cierre de 2013, el grupo contaba con 15 oficinas operativas y una plantilla de 264 personas, 89 más que en el ejercicio anterior. Su número de clientes creció un 21,9% en 2013. Banco Madrid también pujó por comprar la banca privada de Inversis, que finalmente adquirió Andbank.

Los días de miel se acabaron súbitamente, el pasado martes, tras las denuncias del Tesoro Americano sobre posible blanqueo de capitales en su matriz BPA. Un tsunami que prontó afectó a Banco Madrid, intervenido por el Banco de España, y a José Pérez, expropiado del consejo por el Gobernador Luis Linde. Como él ayudó a hacer con Conde.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba