Del efecto llamada al efecto salida en la inmigración

Nuevas alarmas para la Seguridad Social: la crisis expulsará de España a casi un millón de personas en los próximos siete años

Quedaron muy atrás los tiempos del efecto llamada para la inmigración y ahora la crisis ha abierto con todas las consecuencias el efecto salida. Casi un millón de personas abandonarán España de aquí a 2020, según las previsiones oficiales del Ministerio de Trabajo.

Cola de inmigrantes ante una oficina del paro
Cola de inmigrantes ante una oficina del paro EFE

Los cinco millones de inmigrantes que recibió nuestro país en los tiempos de vacas gordas contribuyeron a mantener la Seguridad Social en superávit con la aportación de 8.000 millones de euros al año. Sus cuentas estaban boyantes antes de la crisis porque ingresaban mucho más de lo que gastaban y había colchón suficiente para atender todas las prestaciones recogidas en la ley de Igualdad.

La Seguridad Social ha entrado en déficit y la inmigración hace tiempo que ha dejado de compensar el desfase entre cotizantes y beneficiarios del sistema

Pero los tiempos han cambiado de forma radical y ahora la Seguridad Social arrastra un déficit que empieza a ser significativo por el desplome del mercado laboral y el aumento del paro. La proporción entre cotizantes y pensionistas ha caído entre los meses de agosto y septiembre a su nivel más bajo desde 1999. Ahora hay solo dos trabajadores por cada pensionista, ecuación que ha obligado al Gobierno a tirar del Fondo de Reserva de la Seguridad Social para encarar el pago de las prestaciones contributivas. De momento, se ha echado mano de 3.000 millones de euros.

El papel de los inmigrantes sería básico para que la Seguridad Social recuperara la buena salud que tenía antes de la crisis, pero desgraciadamente las previsiones oficiales del Ministerio de Trabajo no apuntan en esta dirección. En los próximos años, calcula que se marcharán de España 945.000 residentes como consecuencia de la recesión económica y de las dificultades para encontrar trabajo. La mayoría de ellos serán inmigrantes, dentro de una tendencia que se inició con fuerza hace varios años y que les induce a regresar a sus países de origen. En el primer semestre de este año salieron de España 269.486 personas, casi un 45% más que en el mismo periodo de 2011. La huida de inmigrantes como consecuencia de la crisis camina también pareja al aumento de la emigración de jóvenes españoles en busca de trabajo. Se calcula que entre 2008 y 2011 alrededor de 300.000 han salido a probar suerte en el extranjero.

De aquí a siete años habrá movimiento vegetativo negativo: más defunciones que nacimientos

El informe económico financiero de la Seguridad Social refleja también otro dato preocupante: de aquí a siete años el movimiento vegetativo será negativo: el descenso de nacimientos y el aumento de defunciones traerá como consecuencia un saldo negativo de casi 20.000 ciudadanos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba