LA PRESIÓN FISCAL SOBRE EL TRABAJO AUMENTÓ EL DOBLE EN ESPAÑA QUE EN LA OCDE

La presión sobre las nóminas se dispara en España: los impuestos a los salarios suben más en los últimos dos años que en la última década

España se convierte en el cuarto país en que más han crecido los impuestos sobre las nóminas, sólo por detrás de Holanda, Polonia y la República Eslovaca. Nuestro país es ya el duodécimo con mayor presión fiscal sobre los trabajadores entre los desarrollados. La carga ha sido mayor para quienes menos cobran: los solteros sin cargas famliares.

La presión fiscal sobre las nóminas toca máximos históricos
La presión fiscal sobre las nóminas toca máximos históricos EFE

La presión sobre las nóminas sigue subiendo. Tanto que en los últimos dos años ha crecido más que en toda la última década, según reflejan los datos de presión fiscal sobre el trabajo de la OCDE que señalan que son fundamentalmente los empleados con nóminas los que están contribuyendo con sus salarios a sanear las arcas públicas en 7 de cada 10 países analizados por la organización, una tendencia en la que España se ha convertido en uno de los lugares donde más se nota ese esfuerzo. 

Según el estudio de "Impuestos sobre salarios, 2013" publicado este martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), España es el cuarto país en el que más han subido los impuestos a las nóminas, sólo por detrás de Holanda, Polonia y la República Eslovaca. Esa política convierte a nuestro país es ya el duodécimo con mayor presión fiscal sobre los asalariados en el club de países desarrollados. 

Los impuestos han subido más para quienes menos cobran: los solteros sin cargas familiares

Los impuestos personales al trabajo se han incrementado especialmente para los solteros y sin cargas familiares. Para ellos, España ha liderado el repunte incluso por encima de Irlanda que ocupa un distante número dos. Las autoridades internacionales cuestionan la progresividad de esa medida porque esos trabajadores cobran entre un 50 y un 67% del salario medio en España. También han aumentado, aunque en menor medida, las cargas a las parejas con hijos independientemente de que entren uno o dos salarios en el hogar.

Los impuestos no sólo crecen para los trabajadores. También aumentan para las empresas que pagan nóminas por lo que la llamada “cuña fiscal” (la media que la OCDE usa para determinar la diferencia entre el dinero que se cobra y el que el trabajador lleva a casa y que incluye cotizaciones a la Seguridad Social y otras contribuciones sociales) alcanza ya el 41,4%, lo que representa una subida del 3,1% con respecto a los niveles de 2009, cuando los gobiernos de PSOE y PP comenzaron a cambiar sus políticas.

La presión ha aumentado más durante la crisis que durante la última década

Ese aumento de la presión sobre los trabajadores ha sido un recurso compartido por el último año de gobierno de Zapatero y el primero de Rajoy. Según las estadísticas, en esos dos años, la carga sobre las nóminas ha crecido más que durante toda la década anterior en España. Esa respuesta la han compartido la mayoría de gobiernos de los países desarrollados. En total 23 de los 34 países analizados optaron por una respuesta fiscal similar a la española.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba