Economía

Pese a la fuerte subida de impuestos, la recaudación cae 1.400 M. hasta julio y el gasto sube 17.000 M.

Los ingresos del Estado incluyen 30.000 M. que han de devolver las CCAA por los anticipos de 2009 y 2010, lo que cuestiona aún más las cuentas regionales. Los expertos consideran que el alza del IVA no será capaz de compensar el desvío de los gastos.

Pese la subida de impuestos, las cuentas siguen sin cuadrar. Incluso con el alza del IRPF y de Sociedades, la recaudación acumulada cayó en 1.400 millones respecto a julio del año pasado, según los datos de la Agencia Tributaria. Esa cifra se aleja mucho de la previsión de obtener 7.000 millones más durante todo 2012 y se debe, sobre todo, a un desplome de los impuestos indirectos del orden del 8 por ciento.

Al mismo tiempo, el gasto desembolsado hasta julio según la contabilidad de caja se disparó en 17.000 millones más que en 2011. Aunque el gasto corriente y la inversión se han reducido en un 28 y un 30 por ciento respectivamente, las transferencias han aumentado unos 2.000 millones para la Seguridad Social (un 42 por ciento más), 8.000 millones para las comunidades (un 95 por ciento más) y 1.500 millones para las corporaciones locales (un 19 por ciento más). A esto hay que añadir el coste de los intereses, que se ha duplicado hasta los 20.000 millones a finales de julio.

La suma de esos 1.400 millones ingresados de menos y los 17.000 millones dispensados de más suponen un desfase de casi 20.000 millones respecto al 2011, ejercicio en el que el déficit se descontroló hasta el 8,9 por ciento del PIB.

De acuerdo con la contabilidad de caja, los presupuestos del Estado central registran un déficit del 4,62 por ciento hasta julio, lo que supera el objetivo del 4,5 para todo el año. Y en esas mismas cuentas se afirma que los ingresos se han elevado en unos 30.000 millones. Sin embargo, en esos cálculos el Estado central se anota entre sus ingresos casi 30.000 millones que las comunidades autónomas tienen que devolverle por los anticipos de 2009 y 2010. Entonces el Estado previó una recaudación mayor para esos dos años, dio de más a las autonomías y ahora reclama que se le retorne la diferencia. Tales derechos reconocidos, los 30.000 millones, representan casi la mitad de los ingresos del Estado central hasta julio, unos 68.000 millones.

No obstante, las autonomías ya tienen por otro lado adelantado más de 30.000 millones entre fondo de proveedores, líneas ICO de liquidez y anticipos, a los que se sumarán los 18.000 millones del fondo de liquidez. En total, unos 50.000 millones que junto a los 30.000 millones antes mencionados que las regiones han de devolver cuestionan seriamente la viabilidad de los presupuestos autonómicos, máxime cuando todo lo que han ingresado por IVA e IRPF en lo que llevamos de año asciende a unos 55.000 millones.

Por ejemplo, Cataluña tiene adelantados en lo que va de ejercicio 10.000 millones cuando sus gastos son de 30.000 millones, tiene una deuda de 40.000 millones y el déficit en 2010 y 2011 superó los 7.000 millones.

Estos números ponen en duda la capacidad del Ministerio de Hacienda para recortar el déficit y embridar a las comunidades autónomas. Con una caída del consumo al ritmo del 2 por ciento, los expertos ven muy difícil que el incremento del IVA pueda compensar todo el desvío.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba