Economía

El Ibex acusa directamente a Salgado: "La ministra nos presionó para apoyar la OPV de Bankia"

Varias grandes empresas confirman que fue la propia ministra de Economía quien llamó a los presidentes del Ibex para 'animarles' a que comprasen acciones de la nacionalizada en su debut en el parqué. La confianza en las 'bankias' fue mínimo. La mayoría vendió en los días siguientes a la OPV.

La antigua ministra de Economía, Elena Salgado
La antigua ministra de Economía, Elena Salgado

La salida a Bolsa de Bankia se convirtió en un asunto de Estado en julio de 2011. Raro era el financiero o alto ejecutivo del Ibex que no defendía este argumento para explicar el porqué del apoyo de sus respectivas firmas al proceso. Una inversión que estuvo condicionada a las presiones ejercidas por el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Así se defendía entonces en privado. Sin embargo, ninguno de estos inversores puso, hasta este miércoles, nombre a la responsable de estos movimientos: Elena Salgado. "La ministra Salgado llamó en persona a los presidentes de bancos y empresas para que se apoyase la salida a Bolsa de Bankia", confirman a Vozpópuli en varias de las empresas que apoyaron el llamamiento gubernamental.

"Entonces, las presiones del Gobierno fueron tremendas porque nadie creía en la inversión en Bankia", sostiene un alto ejecutivo bancario, que confirma que su entidad recibió hasta dos llamadas desde el ministerio de Economía de entonces. "Tanto es así, que la mayoría vendimos nuestra participación en apenas 48 horas o días después", prosigue este mismo banquero. Desde otra entidad se confirma que se procedió a la venta de acciones de Bankia con pequeñas plusvalías en los días posteriores. Según indica la cotización histórica de los títulos de Bankia, el 2 de agosto de 2011, apenas 12 días después del debut en el parqué, se registró un gran volumen de venta de acciones. Los movimientos llegaron a superar en esa jornada los 500 millones de euros, cuando en los días posteriores fluctuaron entre los 80 a 100 millones. Ese día, los títulos cerraron en un precio de 3,9 euros, por encima de los 3,75 euros a los que se valoró cada titulo el día de su estreno en el Ibex.

"Las presiones del Gobierno fueron tremendas porque nadie creía en la inversión en Bankia", sostiene un alto ejecutivo bancario

Desde el Ibex, según varias empresas consultadas por este medio, se confirman las declaraciones efectuadas este miércoles por Luis de Guindos. El ministro de Economía ha acusado al anterior Gobierno socialista, en una intervención en el Congreso de los Diputados, de haber "forzado voluntades" en la operación de salida de Bankia a Bolsa en julio de 2011, recordando que esta operación "nunca hubiera sido posible sin el visto bueno del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)".

Unas declaraciones que llegan menos de una semana después de que los peritos del Banco de España aseguraran en un informe que Bankia salió a Bolsa con sus cuentas maquilladas, ofreciendo a los futuros accionistas datos erróneos, como recogió Vozpópuli. "Por mucho que la Dirección de Bankia se hubiera empeñado en salir a Bolsa, la operación nunca se hubiera producido sin el visto bueno del Banco de España y la CNMV", ha insistido Guindos.

"Lo que ha dicho hoy -por este miércoles- Guindos es el fiel reflejó de lo que sucedió entonces. Las llamadas provenían directamente de la propia Salgado no animando, sino obligándonos a comprar", admiten desde otra gran empresa. Este llamamiento del Gobierno se completó, en algunos casos, con encuentros personales de Rodrigo Rato, presidente por entonces de Bankia, con algún homónimo de gran empresa.

El informe de los dos peritos del Banco de España, conocido la pasada semana, confirma que estas presiones surgieron efecto. Grandes empresas españolas, bancos nacionales y extranjeros, fondos de inversión... hasta 29 grupos invirtieron 1.239 millones de euros en la salida a bolsa de Bankia de julio de 2011 para comprar 332,5 millones de acciones y cubrir así el tramo institucional mínimo exigido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que alcanzaba el 40% del total de las acciones emitidas. Mapfre, asociada de Bankia, fue la compañía que realizó una mayor inversión, de 281,5 millones de euros, por delante de Banco Santander, que destinó 156,7 millones, y Caixabank, 100 millones.

"Las llamadas provenían directamente de la propia Salgado no animando, sino obligándonos a comprar", admiten desde otra gran empresa

El sector financiero español, en conjunto, acudió al salto al parqué de Bankia con 469,2 millones. Además de Santander y Caixabank, Barclays, hoy propiedad de la entidad catalana, invirtió 85,2 millones, Banco Popular 55,9 millones, Banco Sabadell, 48,4 millones, Ibercaja 11 millones, Bankinter 6,95 millones y Banca Cívica 5 millones, según refleja el informe pericial del Banco de España. Sólo BBVA, al igual que sucedió un par de años después con el llamamiento del Gobierno al sector financiero para apoyar la creación de la Sareb, se mantuvo firme en el pulso con el Ejecutivo y decidió no comprar 'bankias' en su OPV.

Mientras, BFA/Bankia dedicó 76,6 millones. Además de Mapfre, otras firmas en las que Bankia participaba y compraron acciones de la entidad fueron Renta 4, con 20 millones, y Ahorro Corporación, con 10 millones. Asimismo, también participaron la Mutua Madrileña, con 25 millones, y la Cámara de Comercio de Madrid, con 12 millones. 

Entre las empresas españolas, Gestamp lideró las inversiones con 58 millones de euros, seguida de Iberdrola, con 55 millones, Telefónica, con 25,2 millones, ACS, con 25 millones, Villar Mir, DISA (petrolera propiedad de la familia Carceller) y Ferrovial, todas con 20 millones, Ence, con 7 millones e Isolux, con 6 millones. Acciona, por su parte, figura dos veces en el documento, con 20 y 10 millones. Por su parte, aparecen dos inversores extranjeros, Amber, con 40 millones, y DiamondBack, con 17,47 millones.

Sólo BBVA se mantuvo firme en el pulso con el Ejecutivo y decidió no comprar 'bankias' 

El FROB analiza los sueldos de Rato y Blesa

Por otra parte, Bankia ha encargado un análisis forense a PwC sobre los sueldos de Miguel Blesa y Rodrigo Rato, así como el de sus consejeros, para conocer si existió algún tipo de irregularidad, como informaba este miércoles Expansión. Fuentes conocedoras del proceso confirman que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) instó al nuevo equipo de Bankia a que solicitara este 'forensic' tras conocerse las prácticas de las tarjetas 'black'.

Este informe debe identificar si las retribuciones en las épocas de Blesa y Rato al frente de Caja Madrid y Bankia cumplieron con la ley. Este forensic, que se encuentra en un "estado muy avanzado", según confirman estas fuentes, se completará con los correos electrónicos de Miguel Blesa gracias a los que se descubrió la existencia de las visas opacas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba