Economía

Hacienda no tocará el IRPF autonómico, no subirá el IVA de gafas y limitará poco los módulos

Aunque se tope al 50% el tipo máximo del IRPF, el Gobierno no modificará los gravámenes de las CCAA. Incluso si éstos alcanzan cotas calificadas como confiscatorias, se trata de una competencia autonómica.

Aunque se limite al 50 por ciento el tipo máximo del IRPF, el Gobierno ha renunciado a modificar los recargos autonómicos del IRPF, incluso a pesar de que muchos de ellos alcancen cotas habitualmente calificadas como confiscatorias. El titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, entiende que se trata de una responsabilidad de los gobiernos regionales y que, por lo tanto, no entra en sus competencias el ponerles un tope, según relataron fuentes de los representantes de autónomos y patronales que se reunieron este lunes con el ministro.

Cataluña y Andalucía tienen, por ejemplo, un tipo marginal máximo del 56 por ciento. Sin embargo, estos tipos no se notarán en el bolsillo del contribuyente durante el año electoral de 2015, ya que la parte autonómica no se retiene mes a mes de las nóminas. Es decir, los ciudadanos percibirán la rebaja de Montoro durante el año, pero a la hora de hacer la declaración ya en abril de 2016 no se librarán del mazazo autonómico. Un asunto que además se tratará con las Comunidades en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Pese a que obligada por Bruselas subirá el IVA sanitario, Hacienda ha negociado que no se incremente la presión fiscal sobre los productos de uso generalizado para las familias. Esto es, en principio no se subirá el IVA de las gafas graduadas o de las lentillas hasta el 21 por ciento, pero sí el que toca el material de los hospitales, lo que supondrá un serio golpe a las cuentas de las Comunidades Autónomas.

Respecto al sistema de tributación por módulos, un esquema por el que se paga en función de unos parámetros como el número de metros, las mesas, o el consumo eléctrico, el Ejecutivo sólo va a limitarlo de manera muy reducida. El Gobierno lo mantendrá fundamentalmente para la agricultura, la pesca y aquellos autónomos que traten directamente con el consumidor final, es decir, comercio, hostelería y taxis. Además, ideará un régimen transitorio de varios años para eliminar el sistema de módulos en el transporte ligero, los llamados furgoneteros.

Los expertos de la reforma fiscal abogaban por suprimir este sistema porque lo consideraban proclive al fraude y a las bajas tributaciones. Sin embargo, los colectivos de autónomos responden que Hacienda prefiere quedarse con una recaudación segura y que las verdaderas bolsas de fraude se encuentran en otras áreas.  

Las retenciones a profesionales se bajarán del 21 al 19 por ciento, tal y como ya contemplaba la legislación. Pero además se creará un tramo de menor retención para aquellos profesionales que tengan rentas más bajas.  

En unas reuniones con representantes de la CEOE, Cepyme, UPTA y ATA, el ministro Montoro les ha trasladado el calendario de la reforma fiscal. La intención del Gobierno es aprobar el anteproyecto este viernes, publicar el texto el lunes y abrir un periodo de consultas durante 15 días. A mitad de julio, se presentará el proyecto de ley en el Consejo de Ministros. Y en septiembre se iniciará la tramitación parlamentaria.

En ese encuentro también se ha confirmado que tanto el IRPF como Sociedades se bajarán en dos fases. La primera rebaja se acometerá en 2015 y la segunda en 2016, tal y como se reflejaba en el Plan de Estabilidad enviado a Bruselas. En parte, estas reducciones de impuestos se compensarán con tributos medioambientales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba