Economía

El nuevo Gobierno griego es "optimista" e insiste ante los líderes europeos en "corregir" las reglas de la Unión

El Gobierno heleno continúa su periplo por Europa. El ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, se ha reunido con Mario Draghi, mientras que el nuevo presidente del país lo ha hecho con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. 

Alexis Tsipras y Martin Schulz comparecen tras la reunión.
Alexis Tsipras y Martin Schulz comparecen tras la reunión. Efe

La gira europea del nuevo Gobierno griego continúa y este miércoles, el nuevo presidente, Alexis Tsipras, se ha reunido con el persidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, mientras que el ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, lo ha hecho con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Ambos representantes helenos se han mostrado muy optimistas tras los encuentros y confían en alcanzar un acuerdo viable y aceptable para ambas partes. 

Así, el ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, se mostró este miércoles optimista tras su reunión con Draghi en Fráncfort. Varufakis dijo tras la entrevista con Draghi que el nuevo Gobierno griego considera que las cosas no pueden seguir igual que antes e instó a sus acreedores europeos a aliviar la austeridad del endeudado país.

El responsable de finanzas heleno instó a sus acreedores europeos a aliviar la austeridad del endeudado país

El responsable de Finanzas griego, que este jueves se reunirá con su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, indicó que había mantenido un debate "muy fructífero" con Draghi. Explicó que las reformas que Grecia necesita y que ha tenido que adoptar el país en los últimos años han supuesto "una gran crisis humanitaria".

Varufakis propuso en Londres esta semana un canje de la deuda de Grecia, que en su mayor parte es ahora pública, por bonos ligados al crecimiento de vencimiento indefinido, algo que el BCE no puede aceptar porque implicaría una financiación estatal. El nuevo ministro de Finanzas griego dijo esta semana al diario Financial Times que el Gobierno heleno no va a pedir una quita de la deuda del país, sino que va a proponer una fórmula para reducirla, a través de dos tipos de nuevos bonos.

Grecia ha comenzado a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un plan para ayudar al país a gestionar mejor las amortizaciones de su deuda, indicó Varufakis, en una entrevista con el diario italiano La Repubblica. A comienzos de marzo de 2012 el Gobierno griego logró que un 85,8 % de los acreedores privados participaran en la quita de la deuda helena, que supuso renunciar a un 53,5 % del valor nominal de los títulos la misma. 

Tsipras, también "muy optimista"

También Tsipras se mostró "muy optimista" acerca de la posibilidad de que su Gobierno y sus socios de la eurozona encuentren un acuerdo aceptable para ambas partes tras su reunión con Schulz. "Soy muy optimista acerca de que trataremos de hacer lo mejor posible para alcanzar una solución común, viable y mutuamente aceptable para nuestro futuro común", dijo Tsipras a la prensa el primer ministro heleno.

Tsipras, que previamente se había reunido -por separado- con los presidentes de la Comisión Europea y del Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente, señaló en su única comparecencia ante la prensa en esa visita que sabe "muy bien que la historia de la UE es una de desacuerdos", pero al final es también una de "compromisos y de acuerdos". "Tenemos la voluntad de trabajar en esta dirección, de trabajar para encontrar un acuerdo y un compromiso mutuamente aceptable para nuestro futuro común", señaló el primer ministro griego.

Tsipras reiteró que en su Gobierno están "preparados para deliberar" con los socios y acreedores internacionales

En este sentido, Tsipras reiteró, tras visitar las tres instituciones comunitarias en Bruselas, que en su Gobierno están "preparados para deliberar" con los socios y acreedores internacionales, siempre teniendo en cuenta los objetivos de Atenas. "Nuestro objetivo es respetar la soberanía del pueblo griego y el claro mandato que nos ha dado, y al mismo tiempo respetamos las reglas de la UE", recalcó el líder griego.

Durante su breve comparecencia ante la prensa junto a Schulz no hubo margen para preguntas de la prensa, dado que Tsipras viaja este miércoles a París, donde se reunirá con el presidente francés, François Hollande. "Queremos corregir este marco, no romperlo", subrayó Tsipras en inglés, al tiempo que indicó que "es en este marco en el que podemos encontrar una solución común y viable para nuestros ciudadanos, para nuestra perspectiva común".

En este contexto se mostró "muy optimista" tras sus conversaciones en Bruselas "de que estamos en el buen camino en la buena dirección para encontrar un acuerdo viable, aunque por supuesto no lo tenemos aún". Schulz, por su parte, compartió el "optimismo" de Tsipras a la hora de alcanzar un acuerdo entre la UE y el nuevo Ejecutivo griego.

"Soy optimista de que ambas partes encontraremos un entendimiento común sobre las bases del programa para Grecia en los próximos años. Encontraremos vías de compromiso", dijo. El presidente del PE alabó la "gira" europea de Tsipras tras su elección, y señaló que el líder de Syriza "es un primer ministro que lucha por la cooperación europea, en vez de por la separación griega", lo que es una "señal buena y fuerte".

Schulz, que fue el primero en visitar a Tsipras en Atenas tras su victoria el 25 de enero, envió un mensaje de apoyo al primer ministro heleno en la lucha contra la evasión fiscal. Afirmó que "los ciudadanos griegos han pagado la peor parte de la crisis y deben ser ahora los que más tienen en la UE y han pagado impuestos fuera quienes contribuyan a solucionar el problema".

Entre quienes esperaban a Tsipras en las puertas de la Eurocámara estaba el anciano eurodiputado de Syriza Manolis Glezos, de 92 años, que se ha fundido en un abrazo con el nuevo primer ministro griego.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba