DOBLE REVÉS AL PRIMER MINISTRO HELENO

Doble revés a Tsipras: el Eurogrupo rechaza su plan y los griegos piden el 'sí' en el referéndum

Sin acuerdo. Así ha concluido la reunión de urgencia del Eurogrupo celebrada este martes. Los ministros de Economía de la eurozona rechazan la propuesta del primer ministro heleno, que había pedido una prórroga de otros dos años para evitar el impago de la deuda. Este miércoles se celebrará una nueva reunión, donde se evaluarán nuevas propuestas del Ejecutivo heleno.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis.
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis. EFE

La reunión de urgencia del Eurogrupo celebrada este martes ha concluido sin acuerdo. Los ministros de Economía de la eurozona han rechazado en una teleconferencia la propuesta del primer ministro heleno, Alexis Tsipras, que había pedido una prórroga para evitar el impago de la deuda sin ofrecer ninguna medida a cambio. Este miércoles se celebrará una nueva reunión en la que se valorará una nueva propuesta helena.

Al mismo tiempo, en la plaza Syntagma, donde el día anterior miles de griegos clamaban por decir 'no' a las propuestas de la troika, este martes otros tantos miles de ciudadanos bajo el lema de 'Vivimos en Europa' pedían el voto a favor del 'sí'. Justo la postura contraria a la que defiende el Gobierno de Syriza. Los dos reveses colocan a Tsipras en una situación muy delicada a pocos días del plebiscito.

Europa dejará que el Gobierno griego tenga que lidiar solo con las consecuencias de su indisciplina. El ministro finlandés de Finanzas, Alex Stubb, anunció este martes en Twitter que el Eurogrupo se ha saldado sin un acuerdo. A partir de ahora Atenas no tendrá un paraguas financiero al que acogerse de cara a los más de 9.000 millones a los que tiene que hacer frente en los próximos meses. Es más, sin la ayuda de Europa, el Estado griego incurrirá en un default por valor de 1.600 millones de euros esta misma noche, convirtiéndose en el primer país desarrollado que no paga un vencimiento al FMI.

En principio, la sangre no llegará al río, porque Grecia apenas tiene acreedores privados y el principal acreedor público es la Unión Europea vía el fondo de rescate europeo, la llamada Facilidad Europea de Estabilidad Financiera. El Consejo de este mecanismo de salvamento está formado por los países miembros, y éstos por el momento no van a reclamar todas sus deudas como hubiese sido lógico en un impago. Esperarán a negociar en los próximos días. Sobre todo a que el referéndum brinde un Sí de forma que el Ejecutivo heleno, sea cual sea, tenga un mandato claro de proceder con las reformas.

El otro acreedor es el BCE, que en principio esperará a que se resuelva el plebiscito y no desenchufará a la banca griega de su línea de liquidez que la mantiene en pie. Otra cosa distinta sería que Mario Draghi elevase un punto la presión e impusiese este miércoles una quita a las garantías que ponen las entidades para conseguir dinero del banco central. En ese supuesto, los recursos de la banca se restringirían todavía más. El BCE tan sólo se verá obligado por ley a retirar los fondos al sistema financiero griego cuando sea el objeto de un impago, algo que podría ocurrir el próximo 20 de julio, fecha en la que deberían ingresar la devolución de unos 3.500 millones de euros de Atenas.

Una nueva jornada de negociaciones

En una carta al Eurogrupo, Tsipras planteaba negociar un tercer rescate de dos años que hiciese frente exclusivamente a los vencimientos de deuda. demás, proponía una "breve prórroga" del actual rescate -que expiraba este martes a medianoche- para evitar un "impago técnico". Sin embargo, la misiva omitía algo fundamental para los acreedores: las condiciones que aceptaría a cambio. De ahí que el Eurogrupo denegase la ayuda.

No obstante, el Eurogrupo volverá a reunirse este miércoles por la mañana con la intención de salvar un acuerdo. La idea es discutir otra contrapropuesta de Atenas que será remitida justo antes. Los griegos necesitan una prórroga para poder empezar a negociar un tercer rescate que podría ascender a los 29.000 millones de euros. 

Una vez terminado el Eurogrupo, el presidente de la institución, el holandés Jeroen Dijsselbloem, advirtió que la rebeldía de los griegos no iba a salir gratis: "El nuevo paquete de rescate tendrá más condiciones".

El propio presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, había ofrecido horas antes un pacto siempre que Tsipras apoye el Sí en el plebiscito y acepte todas y cada una de las medidas ya planteadas. A lo que los griegos han contestado con una petición de alivio de la deuda y dos años de financiación, algo que se antoja difícil de aprobar en Bruselas sin que haya habido antes una demostración de compromiso con las reformas. Curiosamente y como ya hemos mencionado, la petición helena no aludía a ninguna medida. 

La canciller alemana, Angela Merkel, ya había anunciado antes de la reunión del Eurogrupo que su Gobierno no hablará de un tercer rescate con Grecia antes de que se celebre el referéndum heleno del domingo. Merkel ha dicho ante los diputados de su partido -muchos de ellos muy críticos con la ayuda a Grecia- que no era de esperar que este martes hubiera nada nuevo en cuanto a las negociaciones.

Por su parte, el consejero delegado del fondo de rescate europeo, Klaus Regling, declaró este martes: “Es una lástima para Grecia que el programa de rescate expire hoy sin un arreglo que le dé continuidad. (…) Hasta la segunda mitad de 2014, el país estaba avanzaba por el buen camino hacia un crecimiento robusto. Muchos de los sacrificios de los griegos estaban dando resultados”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba