Economía

El Gobierno avisa: el secesionismo pone a Cataluña al borde de la recesión

En el informe que se va a remitir a la UE se habla de una bajada de las previsiones económicas para 2018 “si no hubiera una pronta solución” en Cataluña.

A 72 horas de que se cumpla el plazo para que Carles Puigdemont envíe su respuesta al requerimientopara que vuelva a la legalidad, el Gobierno ha querido meter hoy un grado más de presión. El Ministro de Hacienda ha explicado al Consejo de Ministros el informe que va a elevar a la Unión Europea sobre el Presupuesto General del Estado irá 2018, que está paralizado por la situación política.

“Debería ser un buen año para el crecimiento y el empleo pero si no hay una pronta solución (de la crisis catalana) nos veremos obligados a una bajada en las previsiones de crecimiento económico”, ha dicho la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Los datos que han movido a Hacienda a revisar sus previsiones macro es que, mientras la inversión ha crecido en el segundo trimestre en toda España un 13%, en Cataluña cayó un 10%.

Eso se ha acentuado dramáticamente en los últimos diez días con la salida de centenares de empresas de Cataluña en busca de un domicilio social y fiscal más seguro -entre ellas, seis de las siete ‘catalanas’ que cotizan en el IBEX-. Ademas, el sector turístico ha sufrido una caída de entre el 20 y el 30% en sus reservas. Todo ello, teniendo en cuenta que la economía catalana representa el 20% del PIB español, ha llevado a La Moncloa a replantearse las cifras de crecimiento en toda España para 2018.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha explicado que la salida de empresas provocadas por la inestabilidad “podría terminar provocando una recesión económica en Cataluña”. La ‘numero dos’ no ha querido dar detalles de qué hará el Gobierno si Puigdemont confirma que ha declarado la independencia, pero si ha dejado claro que el diálogo posible es en la comisión de estudio de la reforma territorial del Congreso. “Los 350 diputados y los senadores son los mediadores”.

El Gobierno le ha formulado una pregunta “muy sencilla” en el requerimiento, cuya respuesta debe ser “si o no”; si es un no, se abrirá el diálogo “en el Congreso de los Diputados”, no con el Ejecutivo, que no quiere bajo ningún concepto dar sensación de negociación bilateral en estos momentos.

Sáenz de Santamaría ha hecho incluso autocrítica de su “operación diálogo” con el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. “Probablemente haya cometido muchos errores, pero no he cometido he cometido uno mayúsculo: que es negociar, por cuenta del Gobierno la soberanía del pueblo español”, explicó.

Dato importante porque circunscribe el posible “diálogo” tras vuelta a la legalidad de Puigdemont a la reforma constitucional. No se opondrá a que el Presidente de la Generalitat acuda al Congreso, pero sin fotos con Mariano Rajoy en la escalerilla de La Moncloa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba