Financiación autonómica "El Gobierno tiene en el FLA una moneda de cambio para la negociación autonómica"

El catedrático de Hacienda Pública, Juan José Rubio, considera que Moncloa puede utilizar las deudas de las autonomías con el Estado por el Fondo de Liquidez Autonómica como criterio vertebrador de un hipotético nuevo reparto 

El catedrático de Hacienda Pública, Juan José Rubio Guerrero.
El catedrático de Hacienda Pública, Juan José Rubio Guerrero.

En lo que muchos ven un problema, el catedrático de Hacienda Pública, Juan José Rubio, ve una oportunidad. Partícipe de la última comisión gubernamental de expertos sobre el modelo autonómico en representación de Castilla-La Mancha, Rubio asegura que el Fondo de Liquidez Autónomica (FLA), noticia estos días por las deudas que ha 'permitido' acumular a las comunidades durante la crisis, puede ser un instrumento facilitador de la negociación con las autonomías por parte del Gobierno de Mariano Rajoy a la hora de corregir las distorsiones del actual sistema.

"El Gobierno puede usar el FLA como moneda de cambio para lograr que las comunidades acepten el modelo que el Ejecutivo proponga", explica el catedrático a Vozpópuli. "Por ejemplo, la Comunidad Valenciana tiene una infrafinanciación en el modelo actual (es la peor financiada con 1.798 euros por habitante) pero, si le condonamos deuda con el Estado a través del FLA (en torno al 70% de la deuda total de la comunidad tiene como acreedor al Estado), esa infrafinanciación ya no es tal", apunta Rubio, de forma similar a lo que ocurre, por citar otro caso, con Cataluña, otra de las más infrafinanciadas por el sistema (la quinta peor financiada, con 1.922 euros por habitante) y a la vez más beneficiadas por el FLA (es la más endeudada con el Estado en términos absolutos por esta vía).

El catedrático, en cualquier caso, apoya 'quitas' de deuda como vehículo de la negociación siempre que se ajusten a un criterio de justicia."La condonación de la deuda se puede hacer siempre y cuando se tenga en cuenta que esa condonación supone cambios en la financiación per cápita", señala, saliendo al paso de los reclamos del Partido Socialista de Cataluña, la Generalitat de Valencia y el Gobierno de Baleares sobre condonaciones para sus comunidades.

"Sería injusto que a aquellas comunidades que se han endeudado mucho se les perdone deuda y a las que no tienen déficit por haberse ajustado a la estabilidad presupuestaria no se les compense de alguna forma", remarca, haciéndose eco del caso de comunidades como Madrid, que pese a ser estar 'saneada' (este año no ha precisado FLA, aunque el que viene sí podría necesitarlo), se encuentra también entre las tres autonomías más 'perjudicadas' por el reparto de la financiación (1.883 euros por habitante), junto a Murcia (1.840) y la citada Valencia. 

La expansión del Cupo, "poco realista"

El catedrático, por otra parte, 'corta alas' al Lehendakari Inigo Urkullu en su propuesta - apoyada por el 'padre' del Cupo, Pedro Luis Uriartede extender el sistema del Concierto que se aplica en el País Vasco y Navarra (las comunidades, con diferencia, mejor financiadas por el Estado, con 4.654 y 3.734 euros por habitante respectivamente) al resto de autonomías.

"Es una propuesta poco realista, habría que establecer de forma imperativa la aportación que realiza cada uno de los territorios a lo que es el fondo de solidaridad interterritorial", algo que, según Rubio, plantearía 'demasiados' conflictos en la articulación financiera del conjunto del Estado. 

De acuerdo al experto, además, en la metodología actual del cálculo del Cupo, el País Vasco "no aporta nada a lo que es la nivelación interterritorial", por lo que, si ese sistema se extendiera a otras comunidades autónomas ricas como Cataluña y Madrid, "nos encontraríamos con que las comunidades con menor capacidad fiscal tendrían una incapacidad manifiesta para poder prestar los servicios públicos".

El catedrático asimismo incide en que la extensión del Concierto supondría "un paso atrás" al eliminarse la Agencia Tributaria, el organismo que da "cierta eficacia y eficiencia a la gestión tributaria en todo el territorio español". 

El Estado Federal, "factible"

No descarta el catedrático, de otras formas, otras posibilidades de cambio, sobre todo, a la hora de poner coto a fenómenos como el desafío soberanista catalán. En este sentido, Rubio reconoce como “factible” una mayor cesión de impuestos a las autonomías e incluso una reforma constitucional hacia un Estado federal.

“Aquellas comunidades autónomas que tengan cierta ansia de independencia se podrían sentir confortables dentro de un estado que reconozca sus hechos diferenciales. Estaríamos hablando de Estados dentro una Federación, como ocurre en EEUU. Las CC.AA. tendrían capacidad fiscal para fijar sus propios tributos, el Estado fijaría los suyos y a partir de ahí se fijarían mecanismos compensatorios para que todos los territorios pudiesen dar una cobertura normalizada de los servicios”, apunta Rubio, que, de hecho, considera que España ya 'camina' hacia un Estado federal.

“Yo creo que de una u otra manera la evolución política de España nos conducirá a un modelo federal tanto a nivel político como económico en el medio plazo. Fundamentalmente, porque la vuelta atrás en el Estado autonómico es muy difícil en este momento procesal y, por lo tanto, una forma de articular un estado a medio y largo plazo es el reconocimiento de las especificidades territoriales y ese reconocimiento tiene que ser político, económico y financiero”, remarca Rubio. “No supone ninguna ruptura de la unidad nacional sino articular un estado diferente como ocurre en Alemania, Canadá y EEUU”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba