Economía

El gasto en personal de la Administración sigue en cotas de 2008, pese a haber recortado casi 400.000 empleos

Tras haber suprimido una paga extra valorada en unos 4.500 millones, la partida de personal del conjunto de las Administraciones Públicas descendió hasta los 115.223 millones en 2012, apenas 3.000 millones menos que los 118.514 millones registrados de desembolsos por este concepto en 2008. Y una vez restablecida la paga extra en 2013, el gasto volverá a subir según los datos remitidos a Bruselas.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. GTres

Pese a haber recortado casi 400.000 empleos y haber congelado las remuneraciones, el gasto en asalariados de la Administración todavía se sitúa en niveles cercanos a 2008. Tras haber suprimido una paga extra valorada en unos 4.500 millones, la partida de personal del conjunto de las Administraciones Públicas descendió hasta los 115.223 millones en 2012, apenas 3.000 millones menos que los 118.514 millones registrados por este concepto en 2008.

Sin embargo, una vez se haya restablecido la paga extraordinaria del sector públicoel gasto volverá a subir levemente en 2013 según los datos remitidos a Bruselas en el informe de acciones adoptadas por España.

De hecho, si se compara la ejecución presupuestaria de enero a julio de 2012 con la del mismo periodo de 2013, el ahorro conseguido este año a fuerza de eliminar puestos de trabajo asciende a los 1.700 millones de euros. Una cantidad importante, sólo que estos números encierran un problema: en el segundo semestre de 2012 se eliminó la paga extra por valor de 4.500 millones de euros, y en cambio este año se repondrá. O sea, que en cuanto se sumen esos 4.500 millones de la paga extra restaurada parece claro que se compensarán todos los ahorros y el gasto en 2013 será mayor o, en el mejor de los casos, igual al realizado en 2012.

Si se mide en términos del PIB y por lo tanto de la capacidad productiva y riqueza del país, la cifra de gasto en nóminas alcanzó el 11,2 por ciento del PIB en 2012, un punto mayor que el 10,89 por ciento del PIB anotado en 2008 según los datos recogidos en la Contabilidad Nacional. Y de acuerdo con los guarismos enviados a Bruselas, la partida de remuneraciones repunta de nuevo en 2013 hasta el 11,4 por ciento del PIB al haber restaurado la paga extra y haber caído el Producto Interior Bruto. Todo ello a pesar de que durante los nueve primeros meses de este año se han suprimido en torno a 87.000 efectivos según la EPA. En términos de PIB, esta partida siempre había rondado el 10 por ciento. Hasta que en 2009 se disparó al 12 por ciento del PIB.

Tras haber subido hasta mediados de 2011, el empleo público del conjunto de las Administraciones ha descendido en 390.000 personas durante los últimos 24 meses y se coloca en los niveles de 2004 con 2,83 millones de efectivos. Sin embargo, el gasto en personal sigue sin rebajarse significativamente por debajo de las cotas de 2008. Mientras que en 2004 este capítulo se elevó a los 84.595 millones, en 2008 ascendió a los 118.514 millones; 125.710 millones en 2009; 125.658 millones en 2010; 123.632 millones en 2011 y 115.215 millones en 2012.

Es decir, sin contar con la paga extra, entre 2011 y 2012 se han recortado unos 5.000 millones después de que hubiese subido mucho bajo el mandato de Zapatero, en especial por la subida salarial de 2009 aprobada por María Teresa Fernández de la Vega ya en medio de la crisis.

Riesgo de desviación

En su boletín económico trimestral, el Banco de España advierte de que la remuneración de los asalariados públicos ha vuelto a experimentar “una ralentización en el ajuste” durante el primer semestre de 2013.

De hecho, en la Encuesta de Población Activa se observan dos fenómenos. Por un lado, una vez han logrado unas cuentas más saneadas y han exhibido un sorprendente superávit del orden de 2.000 millones, los ayuntamientos han vuelto a engordar sus plantillas en los últimos 6 meses en unos 30.000 efectivos.

Por otro, al mismo tiempo que entre junio y septiembre los indefinidos descienden en 35.000, la contratación de temporales ha repuntado en 24.000 en el conjunto de las Administraciones. En los seis primeros meses del año, esta partida ha alcanzado el 5,61 por ciento del PIB, suma 57.552 millones y por lo tanto va camino de seguir en el entorno de los 115.000 millones de euros al final del ejercicio.

Los expertos consultados apuntan que no se ha avanzado lo suficiente ni en la eliminación de empresas públicas autonómicas, ni en la reforma de la Administración.

Los expertos consultados apuntan que no se ha avanzado lo suficiente ni en la eliminación de empresas públicas autonómicas, ni en la reforma de la Administración. Y que una parte de esos empleos públicos destruidos se ha eliminado en las empresas públicas de las autonomías que no consolidan y que por lo tanto no aparecen en las cuentas. Lo que explicaría la gran diferencia que hay entre el número de puestos suprimidos y el escaso ahorro logrado.

Junto a las pensiones, se trata del principal capítulo de gasto del conjunto del Estado. Y al igual que las pensiones está resultando bastante difícil bajarlo. De acuerdo con los datos reflejados en los Presupuestos de 2014, el ahorro en personal del Estado central por la no reposición tan sólo supone unos 53 millones de euros, una cifra muy pequeña en comparación con los 23.234 millones que gastó en 2012 según la Intervención General. 

En definitiva, la remuneración de asalariados no se está reduciendo con la velocidad que precisan las cuentas estatales. Tal y como recoge el informe de acciones adoptadas por España remitido a Bruselas, el Gobierno aún ha de rebajar el gasto por este concepto a un ritmo anual de 5.000 millones al año hasta 2016, sin que se hayan anunciado medidas que justifiquen semejante ajuste.

Por Administraciones

Las Comunidades Autónomas abarcan la mayor parte del gasto en personal, unos 34.185 millones hasta junio de 2013 y 69.165 millones en el conjunto de 2012. Los ayuntamientos desembolsaron 10.524 millones durante los seis primeros meses de 2013 y 20.286 millones en todo 2012. Y el Estado central unos 11.590 millones durante el primer semestre de 2013 y 23.238 millones en el ejercicio completo de 2012.

Incluso con la no reposición, el Estado retiene las mismas cotas de gasto que hace cinco años, 23.234 millones en 2012 frente a los 23.164 millones de 2008. En 2010 alcanzó los 24.872 millones. Y lo mismo ocurre con las corporaciones locales, que gastaron 20.286 millones en 2012 frente a los 20.627 millones de 2008.

Las Autonomías han afrontado el mayor ajuste del gasto en este capítulo al recortarlo desde los 72.062 millones de 2008 y los 76.792 millones de 2009, hasta los 69.165 millones de 2012. Pero también son las que más lo han aumentado a un ritmo mayor. En porcentaje del PIB, desde el 4,27 de 1995 hasta el 7,34 de 2009. Y en cantidades totales, desde los 19.091 millones de euros desembolsados en 1995 hasta los 76.792 millones de 2009.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba