Economía

Los accionistas crispan a FG, pero los 163 directivos de BBVA logran salvar sus 70 millones de 'superbonus'

BBVA vivió una de las juntas con mayores críticas de los últimos años. Un total de 22 intervenciones, entre sindicatos y pequeños accionistas, que pusieron el acento en los altos salarios de los consejeros.

Francisco González y Ángel Cano, presidente y consejero delegado de BBVA.
Francisco González y Ángel Cano, presidente y consejero delegado de BBVA. BBVA

Fueron 22 intervenciones. Algunas con preguntas. Otras con reflexiones sobre la falta de recursos humanos en las sucursales. Las menos, simplemente, con una queja histórica por alguna vieja afrenta. Pero en casi todas hubo un hilo conductor común: la crítica ante la petición de elevar la retribución variable de 163 directivos al 200% de su sueldo fijo. Las quejas de sindicalistas, algunos de ellos con un paquete significativo de acciones, y minoritarios apenas quedaron como un canto en mitad del desierto. La votación posterior refrendó el apoyo al 'superbonus' de 70 millones para 163 directivos, entre ellos sus tres máximos consejeros ejecutivos (Francisco González, Ángel Cano y José Manuel González Páramo). La media asciende a 430.000 euros por banquero. Eso sí, BBVA, a diferencia de otras ocasiones, no diseccionó el porcentaje de apoyo de los accionistas a una medida. La normativa le permite no comunicarlo hasta la próxima semana.

Fueron 22 intervenciones alejadas del favorable panorama sobre la entidad que transmitieron presidente y consejero delegado en sus respectivos discursos. Mensajes apoyados en buenos números y cargados de un ideario tecnológico como punto clave para apuntalar el futuro de la entidad. "Los clientes quieren un servicio ágil, en tiempo real, transparente y a buen precio... Para conseguir todo esto, hay que hacer un uso intensivo de las nuevas tecnologías: plataformas tecnológicas de última generación, Big Data, Cloud Computing, movilidad, etc. La banca se está convirtiendo en la industria BIT, banca de información y tecnología, en el camino hacia una banca del conocimiento...", sostuvo FG en su discurso inicial.

El auditorio, sin embargo, al menos el que intervino posteriormente, pasó de largo sobre las ventajas tecnológicas. Se centró mayoritariamente en los sueldos de los directivos de BBVA. Una reiteración que acabó por crispar a González. “Es mentira que se vaya a pagar un bonus de 200%", sostuvo enérgicamente el banquero. "Es una autorización que se pide a la junta en el caso de cumplir objetivos. Se hace por una norma europea que está levantando muchas críticas porque está provocando que se vaya talento fuera de Europa a Estados Unidos y Asia”.

"Usted cobra má que dos ministros, el presidente Rajoy, el Rey y la responsable del FMI", le recriminó un accionista al presidente de BBVA

La respuesta se fraguó tras una cascada de críticas de sindicatos y minoritarios al 'superbonus'. "Se reduce el dividendo y se pide autorización a la junta para aumentar el variable. No es coherente", aseguró el portavoz de Uniter, la asocación de trabajadores jubilados de BBVA. "No me importa que se aumenten el variable si ello va condicionado a notables subidas de la cotización de la acción", sotuvo un pequeño accionista. Otros, como el representante del sindicato ELA, centraron sus críticas en el sueldo del propio FG: 5,16 millones en 2013, tras la suma de los componentes fijos, variable y acciones. "Usted cobra más que todos los representantes públicos juntos que acudieron al Global Economic Forum celebrado hace unas semanas en Bilbao, incluidos dos ministros, el presidente del Gobierno, la responsable del FMI y el Rey", le espetó, a la vez que le recordó que el fondo de pensiones del presidente de BBVA (79,7 millones) "es superior al de 5.000 empleados que entraron a la vez que usted en el banco".

La respuesta del presidente fue contundente: “No me parece justo este tipo de reivindicaciones en un banco que ha creado empleo y paga sus nóminas. Tampoco es ético que se diga que no damos créditos… se habla mucho de lo que ganan directivos pero está en la media de lo que pagan compañías internacionales comparables. Y respecto a los salarios de los empleados, están en la media o un poco por encima respeto a otras entidades”.

"Hemos pagado bonus, sueldos, hemos hecho todo lo posible para que el banco esté en pie y siga vivo. No como ha pasado con el 40% del sistema financiero que ha desaparecido. Este banco es el mejor banco que hay en este país", sostuvo FG ante las críticas del aumento de la presión a los trabajadores y de los horarios extendidos bajo coacción que tiene que soportar la plantilla. Argumentos defendidos por un sindicato de Unnim Banc.

Sin embargo, las palabras más duras del número uno de BBVA se dirigieron a la asociación Ausbanc, con cinco turnos de palabra. “Este banco no gusta a algunos que buscan publicidad con amenazas o chantajes, a lo que no se presta ni se prestará el BBVA”.

"Si pagáramos tendríamos juntas más tranquilas. Para nosotros sería más barato pagarle, pero no. El sentido de la ética nos lleva a no pagarlo", espetó González a un accionista que, desde hace varios años, reivindica a la entidad la devolución de una cantidad. El mismo que aseguró que con Emilio Ybarra las juntas eran "más tranquilas" y aplaudió a Emilio Botín por "devolver todo el dinero a los afectados por Lehman Brothers".

"Este banco no gusta a algunos que buscan publicidad con amenazas o chantajes... Si pagáramos tendríamos juntas más tranquilas", aseguró Francisco González

Entre las quejas de los accionistas también aparecieron las pérdidas en España (671 millones), la mala aventura en China o Turquía, la comercialización de cláusulas suelo o el impacto de las preferentes de Eroski. Críticas que desde la presidencia de BBVA se defendió contratacando. "Si tenemos un ejercicio malo cuando la acción sube un 26%... que me explique él (por el accionista) como hace un ejercicio mejor...". "Hemos comercializado un producto por cuenta de una compañía. No nos hemos llevado un solo duro. Hemos recurrido esta condena y recurriremos hasta donde haga falta para demostrar que no lo hemos comercializado mal", aseguró en relación a la condena por las preferentes de Eroski.

"Es una demagogia interesante hablar sobre la situación de las inversiones en Turquía y China. La rentabilidad de la inversión en China es de un 0,8%. Estar en China es una opción importante. Estar allí sin perder dinero, como sucede ahora, es una opción que no se puede abandonar. Lo mismo sucede con Turquía. La inversión en Turquía es una de las mejores de este banco. Que no nos venga a contar historias que no son verdad", enfatizó con vehemencia el presidente de BBVA.

A su lado, Ángel Cano, consejero delegado, -"el directivo que convenció al presidente para no entrar en la Sareb", según otro accionista-, no intervino. Sí lo hizo Domingo Armengol, secretario del consejo, para concretar que el impacto de la eliminación de las cláusulas suelo será de 35 millones mensuales si se mantiene el actual nivel de tipos de interés o que la entidad se ahorrará 1.060 millones por el reparto de dividendo en nuevas acciones y no en cash.

"Sabemos que la parte mala del sistema financiero genera conflico social", aseguró González como cierre de acto de una junta tensa, que adelanta lo que puede ser la tendencia en las asambleas de accionistas de los bancos tras seis años de crisis.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba