Economía

FG pone fecha a su salida: "No estaré al frente de BBVA más de 5 años"

Cambió la norma para extender su mandato hasta 2020. Entonces, Francisco González cumplirá 75 años. Con esa edad, si no antes, como él mismo admitió en la presentación de resultados anuales, se retirará de la presidencia de BBVA. La aportación de la nueva división de banca digital, dirigida por Carlos Torres, será determinante en el proceso sucesorio. Su éxito metería presión a Ángel Cano.

Francisco González, presidente de BBVA.
Francisco González, presidente de BBVA.

Cambió, en 2011, el reglamento interno de BBVA para alargar la edad de jubilación de los consejeros de los 70 a los 75 años. El movimiento le permite a Francisco González presidir la entidad hasta 2020. Veinte años después de asumir el máximo sillón. Una fecha que incluso podría acortarse, según ha anunciado el propio banquero en la presentación de los resultados anuales del grupo. González pretende culminar la transformación digital de la entidad. "Me gustaría poder llevarla a término pero no sé si ese proceso se culmina en 5 ó 10 años", aseguró. Sin embargo, cuestionado de nuevo por su fecha de salida, el número uno de BBVA aseveró que "es imposible" que esté al frente de la entidad "5 años más". "Quiero dedicarme a mi vida privada", explicó. "Puede que esté al frente de la entidad bastante menos que este tiempo (5 años) pero no sé cuánto", incidió.

González cumplió 70 años en octubre. Este plazo temporal de 5 años al que se refirió este miércoles coincide con el tope que impone el reglamento del consejo. Una norma que parece que no volverá a alargarse. Desde que FG accedió a la presidencia de BBVA, el consejo de administración ha cambiado hasta en dos ocasiones la edad máxima de jubilación del presidente. A la mencionada de 2011, se une la decisión tomada el 21 de diciembre de 2007, en el último consejo del año, que retrasó la edad de jubilación desde los 65 años a los 70. Dos años después, en 2009, González prejubiló a José Ignacio Goirigolzarri, diez años más joven que él.

Hasta 2020, González tendrá que someter a la Junta de accionistas la renovación de su cargo cada tres años, como el resto de consejeros. Una vez que abandone BBVA, el banquero pretende seguir en activo de forma particular. "No creo que me jubile", aseguró.

El presidente escenificó esta declaración de intenciones con Ángel Cano, consejero delegado, sentado a su derecha. Allí, a su lado, escuchó como FG desgranaba el perfil que tendrán que tener los futuros gestores de los bancos cuando éstos sean multinacionales puramente digitales. "Claramente, quienes dirijan los bancos serán gente como quien lidera Google. No se va a poder competir en este mundo (bancario) si no se tienen estas habilidades digitales", sostiene González.

Desde que González accedió al máximo sillón del banco se han cambiado hasta en dos ocasiones la edad máxima de jubilación del presidente

Precisamente, la evolución de la nueva línea de negocio de banca digital, liderada por Carlos Torres Vila, será determinante en el devenir del proceso sucesorio en BBVA. Algunas fuentes consideran que el éxito de esa división puede cambiar los equilibrios de poder internos y "meterle presión" a Cano, de quien depende directamente. De hecho, este nuevo segmento de negocio, cuyo responsable cuenta con amplios poderes para transformar la entidad, es una apuesta personal de González.

Esa división es, desde hace un año, responsable de toda la oferta comercial, la estrategia multicanal, el modelo de distribución, la línea global de negocio de sistemas de pagos y el diseño de los procesos comerciales y operativos, contando con los recursos locales necesarios para ello. También tendrá como objetivo desarrollar nuevos negocios, desde el desarrollo de iniciativas internas como Wizzo (una aplicación que funciona como monedero virtual) hasta la adquisición de empresas innovadoras como Simple, anunciada recientemente, pasando por la participación en el capital de startups a través de BBVA Ventures.Precisamente, González augura importantes crecimientos de los beneficios en el futuro por la "espectacular" reducción de costes que aporta el mundo digital. Para ello, BBVA pretende duplicar el número de clientes digitales activos hasta alcanzar los 14 millones en los dos próximos ejercicios. A cierre de 2014, este tipo de clientes llegaban a los 9,1 millones sin contar Garanti.

El presidente de BBVA no ha querido desvelar cuáles son los objetivos de ingresos a medio plazo del negocio digital. "Ahora mismo no aportan ningún ingreso", explicó. "Para que sean rentables es necesario tener toda esa infraestructura de productos que empezamos a crear desde hace un año (con el lanzamiento de la división de banca digital)", resumió. La inversión en el mundo digital en España alcanzó los 675 millones en 2014.

Esta transformación digital, junto a la mejora de los márgenes, fruto de la reactivación del negocio bancario, señalan a España como la geografía que más recorrido a la hora de incrementar su aportación a los beneficios del grupo. En 2014, el negocio en España aportó 152 millones, tras la resta de las pérdidas de 876 millones generadas por la actividad inmobiliaria. Habrá que esperar a 2016, año en el que prevé que sus activos inmobiliarios dejen de dar pérdidas, para que España tenga un peso similar al que sumaba antes de la crisis, el 25%.

Podemos y la inestabilidad política

El presidente de BBVA también quiso pronunciarse sobre la importancia de este año electoral. González advirtió de que la inestabilidad política puede hacer "descarrilar" el círculo "virtuoso" de crecimiento en el que ha entrado la economía española, por lo que garantizó que una falta de estabilidad política puede tirar "por la borda" los esfuerzos de familias y empresas de los últimos tres años. Así contestaba a una pregunta sobre lo que piensa de Podemos. Eso sí, afirmó desconocer el programa de este partido y subrayó que tener un Gobierno estable es una "condición importante" para España. "Me da igual el Gobierno que sea, pero que sea un Gobierno estable. Los populismos no funcionan".

La "penosa" salida a Bolsa de Bankia

El banquero fue tajante. La salida a Bolsa de Bankia fue "una historia penosa". Y confía en que "no se volverá a repetir". Recordó que BBVA fue el único gran banco que no participó en la colocación de Bankia. El máximo responsable de BBVA atribuyó lo ocurrido entonces a "malas conductas, mucha corrupción y alejamiento de algunos dirigentes de las instituciones de la realidad y las personas". añadió que ahora "España está saliendo de la crisis" y que "es un ejemplo a nivel mundial". Y denunció que "con gobiernos anteriores ha habido de todo, muchas decisiones fueron errores de libro".

González volvió a quejarse de que la mala praxis en las antiguas cajas ha dañado a la banca en general. Recordó que actualmente existen 300 ex directivos de cajas imputados en los diferentes procesos y se lamentó de que "la justicia es muy lenta y no hay un castigo adecuado al daño producido". La claridad de su mensaje quedó reducida al silencio cuando se le cuestionó qué tipo de castigo debe tener Rodrigo Rato por su labor en Bankia. "No me convierta en fiscal ni en acusación concreta", aseveró. La misma respuesta esgrimió ante la cuestión de sí José Ignacio Goirigolzarri debería dimitir como presidente de Bankia en caso de acabar finalmente procesado a raíz de la información contenida en el informe pericial solicitado por el juez Fernando Andreu.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba