Baile de cifras

La Federación de Natación dijo haber ganado 242.000 € cuando había perdido 606.000

Fernando Carpena prepara el despido del gerente, al que indemnizarán con 45 días por año, mientras que a los recientes despedidos se les aplicó la reforma laboral.

El presidente de la Federación Española de Natación, Fernando Carpena
El presidente de la Federación Española de Natación, Fernando Carpena EFE

El presidente de la Real Federación Española de Natación, Fernando Carpena, presentó a la asamblea general del 11 de octubre de 2014, y al Consejo Superior de Deportes, un beneficio estimado para 2014 de 242.454,82 euros, que finalmente se ha convertido a 31 de diciembre de 2014 en un déficit de 606.320,36 euros.

En esa misma asamblea presentó un superávit previsto para 2015 de 94.000 euros, conforme al plan de viabilidad pactado entre la Federación y el Consejo Superior de Deportes (CSD). Sin embargo, en la información presentada al CSD ya había un déficit de 233.537,11 euros, según la documentación entregada por Carpena a Miguel  Cardenal, presidente del CSD.

El presidente de la Federación parece que ha señalado ya a un culpable de la situación de este "baile de cifras": Eugenio Bermúdez, gerente de la organización. Le considera “como único responsable del descontrol en las cuentas federativas”, según personas que conocen la situación interna de este organismo. Fuentes de la Federación indicaron que en las próximas semanas está prevista la salida de Bermúdez, persona que venía de organismos similares de Ciclismo y Baloncesto y que fue recomendada por el Consejo.

El presidente de la Federación ya ha señalado a un culpable de este "baile de cifras": Eugenio Bermúdez, gerente de la organización

En la Federación hay un enorme malestar porque, al parecer, el gerente va a recibir una indemnización de 32.000 euros, a razón de 45 días por año, mientras que a los cuatro trabajadores despedidos recientemente se les aplicó la reforma laboral.

Subvenciones públicas para despidos

El Consejo Superior de Deportes adoptó en 2013 una medida considerada insólita por muchos especialistas en la gestión deportiva. Se  concedieron subvenciones públicas para que las federaciones deportivas españolas despidieran a parte de sus empleados. Las estructuras laborales se habían multiplicado en los tiempos de bonanza y patrocinadores y con la crisis se hicieron insostenibles.

Carpena aprovechó la ocasión para despedir a cuatro trabajadores, con mucha antigüedad, y “excelente prestación profesional" por causas objetivas económicas, según indicaron personas que conocen la situación. Para hacer frente a los despidos el Consejo Superior de Deportes aportó una subvención extra no reembolsable de 132.275,58 euros, y un préstamo de 43.757,78 euros. El plazo de amortización del crédito es de 5 años y 3 años de carencia (total 8 años) a un tipo de interés del 4.283% anual. Dentro de los estamentos deportivos se criticó que el Consejo Superior de Deportes destinara fondos al despido de trabajadores en federaciones deportivas españolas, en vez de dirigir ese dinero a la actividad deportiva.

Personas relacionadas con la Federación indicaron que los despidos fueron una medida "absolutamente innecesaria". Ese año, en 2013, se celebró el Campeonato del Mundo de Natación en Barcelona. Ese evento exigía el trabajo de los empleados federativos, sustituidos en gran parte y con un mayor coste, por trabajadores de la Federación Andaluza de Natación, cuyo presidente, Juan Viota, es vicepresidente primero de la Española.

Los despidos contaron entonces con la aprobación y financiación del Consejo Superior de Deportes. Los críticos expresan su decepción con el hecho de que Carpena y Bermúdez, los dos principales responsables de la actual situación económica, hayan continuado en sus puestos.

Fernando Carpena, presidente de la Real Federaciòn Española de Natación desde el mes de diciembre de 2008, llegó al cargo con una federación saneada económicamente. A 31 de diciembre de 2014 el déficit acumulado desde que dirige la organización es ya de 1.441.668,70 euros.

Dentro de los estamentos deportivos se criticó que el Consejo Superior de Deportes destinara fondos al despido de trabajadores en federaciones deportivas

Personas críticas con Carpena indicaron que todas las ayudas a clubes, federaciones territoriales, deportistas y técnicos desaparecieron tras su llegada, en 2010. “Sin embargo, no ha dudado en incrementar las cuotas a los clubes, las licencias federativas e implantado inscripciones para poder participar en las competiciones nacionales de natación y waterpolo”, añadieron.

Sólo los deportistas incluidos en el programa de la Asociación de Deportes Olímpicos (ADO) mantienen sus ingresos, que se ganan con sus resultados deportivos. Hay críticas al continúo retraso en el cobro, "ya que la Federación demora en exceso el cumplimiento de sus obligaciones financieras", señalan.

"Plan de viabilidad"

Fuentes del Consejo Superior de Deportes indicaron a Vozpópuli que a la Federación de Natación se le aplica estos momentos un plan de viabilidad y se fiscalizan sus cuentas como al resto de estas organizaciones. "Es cierto -dijeron- que es la Federación número uno en cuanto a resultados deportivos, pero evidentemente tiene que recuperarse financieramente con la aplicación severa de ese plan y los ingresos que prevé con sus nuevos proyectos".

Añaden que han comunicado oficialmente ya el despido del gerente. La concesión de ayudas a la reestructuración concedidas el año pasado fue algo puntual en un contexto de crisis económica donde las federaciones necesitaban redimensionar sus objetivos y adaptarse a los nuevos tiempos, según señala el CSD.

Triunfador en la Asamblea

Cuando Carpena celebró la última Asamblea federativa, el 11 de octubre de 2014, se presentó, según personas que asistieron, "triunfante con unos datos económicos en la chistera con los que deslumbrar a unos asistentes con poca información y menor interés". "La misma información se había trasladado al Consejo Superior de Deportes, órgano con el que el presidente mantiene una relación idílica tras obtener elevadas ayudas extraordinarias y préstamos a largo plazo a tipo de interés cero o simbólicos", señalaron las mismas fuentes.

En 2013 Carpena obtuvo ayudas extras del Consejo Superior de Deportes por importe de 128.667 euros y en 2014 de 158.683 euros. La subvención ordinaria procedente del Consejo Superior de Deportes en 2014 creció en un 29,06 %, pero el déficit de la federación no deja de crecer.

Personas que conocen la relación de Carpena con el CSD dijeron que en el Consejo Superior de Deportes le pidieron silencio sobre las cuentas y una solución y el presidente ofreció el despido del gerente con fecha de febrero. Sin embargo, en marzo aún estaba en los locales de la organización, según dijeron fuentes de este organismo.

La Federación Española de Natación cuenta con un vicepresidente económico, el presidente de la federación madrileña (con dos ERES y un concurso de acreedores en su mochila federativa), Juan José Dueñas, una comisión económica, otra de control de auditoría, "y todo para no conocer la realidad o engañar voluntariamente a los asambleístas y al propio Consejo Superior de Deportes", explican los críticos con la actual gestión de Fernando Carpena.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba