Economía

El número de parados sin ayudas sube a los 2,1 millones pese a la mejora del empleo

Los buenos datos del mercado laboral presentan una nota amarga: la ratio de desempleados con cobertura asciende al 56%, ocho puntos menos que el año pasado. El Gobierno se ahorra 420 millones de euros al mes en ayudas respecto al ejercicio anterior.

Engracia Hidalgo y Tomás Burgos comentan este martes los datos de paro y afiliación.
Engracia Hidalgo y Tomás Burgos comentan este martes los datos de paro y afiliación. EFE

El número de parados sin ayudas por desempleo sigue enquistado en el entorno de los dos millones de personas pese a la mejora de la ocupación. Incluso con medio millón de empleos más, la cantidad de desocupados sin subsidio o prestación del Estado central alcanza los 2,1 millones frente a los 2 millones de 2014, los 1,98 millones de 2013 y los 1,6 millones de 2012. A la vista de tales guarismos, España sufre un serio problema con el paro de larga duración.

Mientras que poco a poco algunos se incorporan al mercado laboral cobrando normalmente menos que antes, las estadísticas ponen en evidencia que un segmento de la población española está condenada a vagar por las listas del Sepe sin remedio. El mercado laboral español va por barrios y presenta realidades muy fragmentadas. 

Por un lado, la afiliación sube en 96.909 ocupados y el paro baja en 13.538 efectivos. En los últimos doce meses, las cifra de desempleados cae en 300.333 trabajadores y experimenta el mayor descenso desde el año 1999. La Seguridad Social suma 459.918 afiliados en el último año. El número de contratos aumenta un 12,47 por ciento hasta los 1,26 millones, de los cuales el 9,8 por ciento son indefinidos. Es decir, la contratación indefinida crece un 22,98 por ciento respecto al año pasado, si bien tan sólo el 5,8 por ciento de todos los contratos son fijos a tiempo completo

Los datos de empleo de hoy ponen de manifiesto que el mercado laboral español está fragmentado y que tenemos un serio problema con los parados de larga duración

A todas luces, estos datos se antojan bastante buenos tras un erial de seis largos años. Sin embargo, por otra parte, las noticias positivas esconden una nota muy, muy amarga. El paro de larga duración persiste y el número de personas que reciben la prestación contributiva por desempleo ha descendido un 22 por ciento respecto a enero del año anterior tocando los 969.148 parados, lejos de los 1,2 millones que la percibían hace un año o de los 1,4 millones que la ingresaban en 2014.

A esto se añade el descenso de la cifra de perceptores del subsidio de paro, ése que asciende a los 426 euros y del que actualmente sólo se beneficia un millón de individuos, un 9,7 por ciento menos que el año anterior y un 13,7 por ciento menos que hace dos ejercicios.

Así las cosas, de los 4,5 millones de desempleados registrados, algo más de 2 millones no recibe ninguna de las ayudas al desempleo recogidas en las estadísticas del Ministerio de Empleo. De forma que la tasa de cobertura de las ayudas se reduce del 64,6 por ciento registrado en 2013 al 56,4 por ciento de la actualidad, prácticamente ocho puntos menos.

Respecto al año pasado, esta triste realidad supone un ahorro para las arcas del Estado de 420 millones al mes y explica una parte de la recuperación de las cuentas públicas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba